Sociedad

KARMA

KARMA - Sociedad

‘‘Yo había dejado caer ese vaso de vidrio solo para ver como se rompía… Cuando toco el suelo y cada una de sus partes recorrió el suelo y llegaron a mis pies, yo solo puede hacer una cosa… sonreír… No había nadie que estuviera a mi alrededor para decirme que lo que había hecho estaba mal, tampoco había nadie que me impidiera hacer lo que hice, solo tenía las ganas y la disposición de hacerlo… Estaba claro que era yo quien tenía que limpiar aquel desastre, en menos de cinco minutos no quedaría rastro de lo que hice, pero… ¿Que pasara cuando mi madre llegue a casa y note que falta un vaso? ¿Qué pasara cuando mi padre se antoje de beber agua en aquel vaso? ¿Cómo le daré de beber?… Es muy fácil engañarse a si mismo pero no es tan fácil engañar a otros… Pues no me importa, diré que fui yo, ya estoy grande para hacerme responsable de mis actos… Diré que sin querer queriendo fui yo quien lo rompí…Lo hice porque me gusta jugar con lo que no es mío, lo hice porque me gusta jugar con los sentimientos de otros, lo hice porque me gusta hacer que algo sin vida cobre sentido… Romper un vaso no hará que sea más feliz, no hará que me sienta mejor conmigo mismo y mucho menos hará que impida dar de bebe a alguien… Romper un vaso  solo hará que cuando yo compre uno,  alguien más malo que yo lo rompa de una manera más cruel con la que yo rompí ese vaso ajeno…”

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

1.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Eduardomonagas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.