Salud

La abuela no está loca. El síndrome de Charles Bonnet

La abuela no está loca. El síndrome de Charles Bonnet - Salud

Mi madre (QEPD) se iba quedando ciega. Veía borroso en el centro del campo visual y más o menos bien en la periferia. Le diagnosticaron Degeneración Macular. Iría perdiendo la visión y solo conservaría la vista en la parte periférica del campo, ya que la degeneración macular afecta a la mácula, que se encuentra en el fondo del ojo, pero conservaría los bastoncillos, que son los que dan la visión periférica.

Conforme pasaba el tiempo se iba entristeciendo más y más. Su entristecimiento llegaba a veces a la desesperación. Yo le preguntaba muchas veces qué le pasaba y, cuando sus disculpas ya no surtían efecto y sus desesperación llegaba a los límites de lo soportable, un día confesó que tenía alucinaciones, que a veces veía con todo el ojo, pero veía cosas que eran irreales, que no estaban ahí. Veía cabezas flotando en el aire, a veces veía monstruos, a veces al acostarse o al despertarse veía gente en la habitación, mucha gente, moviéndose, hablando entre ellos, aunque ella jamás oía ningún sonido.

Una vez se despertó en la cama y a su lado estaba el cadáver de su madre (mi abuela). Otra vez, mientra comíamos en un restaurante con toda la familia, estaba viendo un desfile militar en el restaurante. Algunas veces, las menos, las visiones eran bonitas, decía que veía obras de arte, cuadros muy bonitos como jamás nadie los había pintado. Otra vez vió cómo se desarrollaba un cuerpo humano delante de ella.

Cerrar los ojos no solucionaba nada, pues seguía viendo igual las alucinaciones. Algunas veces cerraba los ojos y en vez de ver todo negro ¡veía todo blanco!.

Ella sufría en silencio porque pensaba que, si lo decía, los demás pensaríamos que estaba loca y la internaríamos. Pero sabía que lo que veía no era cierto, no existía.

La llevamos a un neurólogo que no entendió qué le pasaba, le recetó unos medicamentos que jamás tomó, pues el diagnóstico no estaba claro, sugería algún tipo de demencia, pero lo desmentía el hecho de que sus visiones no eran psicóticas, pues sabía que no eran verdad.

Investigando por Internet encontré información muy valiosa, mi madre sufría un síndrome denominado Síndrome de Charles Bonnet, nombre de su descubridor Charles Bonnet (Ginebra, 13 de marzo de 1720 – 20 de mayo de 1793) un biólogo suizo, quien lo describió por primera vez en 1769. Su abuelo le decía que veía enanitos y animales donde no había nada. Él se dió cuenta de que no eran alucinaciones psicóticas. Era algo relacionado con la pérdida de visión.

Con esta información en la mano, mi madre se tranquilizó, ya sabíamos que ni estaba loca ni tenía ningún trastorno mental. Seguí investigando acerca de algo que aliviara o curara este síndrome y nada aparecía, así que cambié a buscar en idioma inglés y lo encontré, en una página de unos médicos alemanes, pero escrita en inglés (¡qué bueno es saber idiomas!, por lo menos español e inglés para moverse por el mundo), donde relataba los éxitos de un antiepiléptico llamado Gabapentina para tratar este síndrome. En España nadie sabía nada.

Imprimí la información en inglés y se la llevamos a un oculista quien, asombrado, se lo recetó a mi madre. ¡Bendita Gabapentina! En cuestión de menos de una semana las visiones desaparecieron. A veces le volvían, pero eran muy flojas, se marchaban y en caso de hacerse insistentes, una semana con Gabapentina y listo.
Por lo visto, el Síndrome de Charles Bonnet es algo parecido al síndrome del miembro fantasma, que es cuando a alguien le amputan un miembro y lo sigue sintiendo, incluso a veces le duele, pues estas sensaciones se producen en el córtex del cerebro. Al ir perdiendo la vista, a algunas personas se les excita dicha zona y siguen «viendo». resulta que también les sucede a los que se quedan sordos, que algunos oyen sonidos inexistentes.

Si tenéis a algún familiar o conocido con mala visión, que a veces se deprima mucho o se angustie, preguntadle si ve visiones, pero avisándole antes de que son inofensivas y para nada son señales de locura; ya sólamente saber esto le quitará un enorme peso de encima. Y si es que va perdiendo la vista, avisadle de que ésto puede suceder y que si así ocurre, no pasa nada y busque ayuda médica.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Carlos Dominguez Regueira

2 comentarios

  • Muchas gracias por su aportación. No conozco a nadie con esos síntomas. Ignoraba la existencia del síndrome y su mejoría con Gabapentina. Mi conocimiento de Medicina es básico, pero nunca se puede decir que este conocimiento no me va a ser útil. Gracias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.