Viajes y ocio

La CALACA Espacio Cultural: Festival independiente



La CALACA Espacio Cultural: Festival independiente - Viajes y ocio

 

Un amplio portón de madera. Cuando atraviesas este, un espacio de  cultura alternativa se abre ante ti: un gran garaje convertido en galería por un lado y por el otro, mesas que ofrecen libretas y accesorios que venden los propios creadores; un escenario de fondo y en su contraparte, una barra de bebidas; un baño poco público, muy familiar por su azulejo verde, y un jardín, aun lado del garaje, suficientemente grande para que varios proyectos artísticos puedan ser vistos, mientras charlas con un cigarro en la mano, en un ambiente de cordialidad  y difusión de ideas. ¿Contracultura? Cualquiera tendrá una opinión, pero que afortunado somos de que existan este tipo lugares.

 

El pasado 23 de mayo del 2019, asistí al “Festival Independiente” en La Calaca Espacio cultural. Varias editoriales de corte independiente llevaron sus proyectos: La Sangre de las Musas, Editorial Alebrijez, Sello editorial Lado B, letras de Maíz, Aguas Escondidas, etc. Los mismos autores estuvieron presentes para hablar de su trabajo. La diversidad de ideas, edades y géneros literarios, presenta un escenario lleno de alternativas al gran mercado artístico general o popular. ¿La alternativa como forma de resistencia al mercantilismo actual?  Hablando con el director de una de estas editoriales, la idea misma de que este festival intente estar apartado del sistema capitalista le parecía errónea: los que muestran sus proyectos o trabajos buscan venderlos, que el visitante les conozca y les compren. Sin embargo, los proyectos que se presentan en La CALACA son el punto de quiebre con el modo comercial general. La oportunidad de convivir y ver otras formas de pensamiento y propuestas artísticas, en diferentes campos, es invaluable. Como lo escribí arriba, es estar  entre familia, un acercamiento más personal y profundo del que se pueden encontrar en galerías, museos o ferias del libro: literalmente estamos dentro de una casa. Los actores hablan con su público, y el público tiene la oportunidad de corresponderles, rechazarlos o aceptarles. Y si los trabajos de los autores gustan, difundirlos.

 

Además de editoriales, algunos creadores mostraron proyectos pictóricos, fotográficos y “fanzines” con conceptos visuales y de contenido alegórico. Se venden libretas con portadas bordadas o pintadas, separadores y pequeñas muestras influenciadas por arte popular mexicano. Hay también proyectos  que combinan lo visual con los accesorios: llevar una fotografía o dibujo colgados en una cadena.

 

Hacer una crítica al Festival y a los creadores es difícil, sobre todo teniendo en cuenta lo anterior, y que la idea de libertad de expresión es fundamental para realizar todo esto. No hablo de censurar, sino de criticar correctamente (aunque tu revisión sea acertada, algunos desconfiaran). Es imposible que todo nos guste, siempre hay conceptos e ideas que nos pueden parecer erróneas. Poco atrayentes, también, pero en esos caso hay desagrado y negación. Mi opinión sobre el primer día del Festival Independiente es: ¡me encanto! Regresar a casa con una nueva experiencia vivida, una agradable y satisfactoria, no es pan de todos los días. Afortunadamente, en el arte hay pocas decepciones (lo que no es arte se descarta). Sin embargo, no puedo afirmar que estuve de acuerdo con las ideas o proyectos de todos los creadores. Cuando recorres un mundo diverso llevas contigo tus ideas y dogmas, las formas correctas o incorrectas, según tu experiencia, de hacer o no hacer tal o cual cosa; la visión personal, que es difícilmente universal, se proyecta entre interlocutores, sin llegar al debate aniquilador.

 

Me limito a contar lo que vi, y a simplemente “rolarlo” para que los que viven o visitan la CDMX tengan la oportunidad de estar ahí, y conocer (sobre todo los que disfrutan de las exposiciones, ferias de libro o museos) una alternativa, y un nuevo lugar donde poder expresarse y platicar con iguales, en un entorno fecundo de creación artística. Recomiendo que lleven dinero (con mucho cambio para no hacer sufrir a los que no tienen), porque estoy seguro que compraran mucho, pero sin remordimiento de perdida.  Adentro venden comida y bebidas, también cigarros. El acceso es gratuito (si necesitan salir, se les cobraran $50 pesos para reingresar). La verdad todo esto vale la pena para que esta clase de eventos y estos lugares se mantengan; es asequible. El lugar no está muy lejos del metro San Antonio, de la línea naranja, o cerca de Metro San Pedro de los Pinos.

Link de página: https://es-la.facebook.com/lacalacacultural/

Escrito por Jose Avila

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

José Carlos Zarza Ávila

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.