Literatura

La casa de los espíritus (Rosa, como un ser extraterrestre)

La casa de los espíritus (Rosa, como un ser extraterrestre) - Literatura

Rosa es la hija mayor de Severo y Nívea del Valle, una joven hermosa, de la belleza extraordinaria. La autora la describe como “blanca, lisa, sin arrugas, como una muñeca de loza, con el cabello verde y los ojos amarillos, la criatura más hermosa que había nacido en la tierra desde los tiempos del pecado original.”[1]

La figura de Rosa está representada como un ideal de belleza femenino y su descripción se encaja en la imagen de la mujer perfecta. También, Rosa tiene otras características además de ser bella, es inocente, tranquila, pura y encerrada en sí misma. Por ser tal como es, ella llama la atención de los hombres. En la calle la miran, se admiran de su belleza, pero ningún de ellos no se atreve a acercarse a ella. De alguna manera tienen miedo y por esta razón sus deseos quedan incumplidos. Y Rosa, con su pasividad, no parece darse cuenta de nada, se comporta como si no nota sus reacciones. Parece inmune a todo y por eso queda solo un objeto de sus deseos.

El único hombre que se atrevió a acercarse a Rosa y pedirle la mano fue Esteban Trueba. Aunque es bastante joven, ella acepta su propuesta de matrimonio, pero él decide ir a trabajar en las minas para amasar una fortuna antes de la boda. Durante de dos años de separación, Rosa y Esteban se intercambiaban cartas, pero ella no pareció encantada con la idea de casarse con él. Simplemente, ella acepta el hecho que se van a casar, aunque, en realidad no se conocen bien. Por otra parte, Esteban está encantado con Rosa desde el primer momento cuando la vio. Más bien, él no siente solo un afecto y amor hacia ella, sino que la desea tanto que ella se convierte en su obsesión. Así Esteban muestra que no es diferente de otros hombres.

Al final, toda la ilusión de Rosa como una mujer ideal se destruye con su muerte. Después de la predicción de su hermana Clara cuando dijo que algún miembro de la familia se iba a morir, Rosa murió al beber una bebida envenenada que estaba destinada para su padre. Muerte de Rosa afectó a todos de la familia, especialmente la pequeña Clara, que después de ese momento paró de hablar. Esteban llegó inmediatamente después de oír la noticia, frustrado, triste y completamente destrozado por la pérdida de su futura esposa. La muerte de su amada le convirtió en un hombre muy duro que se lleva por sus pasiones y hace daño a las mujeres durante toda la historia de la obra.

[1]Isabel, Allende, La casa de los espíritus, Barcelona: Plaza & Janes, 1997. pp.11

Mis otras entradas:

Biografía de Isabel Allende (La casa de los espíritus)

La casa de los espíritus (El personaje de Nívea del Valle)

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Angeles5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.