Sin categorizar

La Cerveza Sexual



Un connotado amigo mío, en estos días  me contó que había leído por las profunda aguas de la Internet, acerca de un experimento, así le llamo porque no puede tener otro nombre, con la cerveza y una nueva presentación o sabor quizá, es que como es tan loca la idea, me cuesta categorizarla de algún modo. Según la fuente consultada por este amigo mío, la industria cervecera alemana está desarrollando un producto con un aditivo peculiar, cerveza fermentada con una bacteria vaginal y otra con extracto del flujo pre seminal; en pocas palabras, cerveza sabor y olor a vagina para los hombres y mujeres que le gustan las mujeres y cerveza con sabor y olor a pene para las mujeres y los hombres que le gustan los hombres, es decir una cerveza sexual.

La nota me pareció alocada y obviamente que pensé de inmediato que era una rotunda mamadera de gallo, pero luego me puse analizarla con otra mirada e hice una corrida en frío (expresión propia del argot informático) de la situación, empecé a imaginarme que la cosa fuera un hecho y les juro que no pude contener la risa y hasta agua por la nariz boté cuando tomando me recordé. Son muchas las ideas que le cruzan por la mente a uno cuando tiene un cerebro inventor y jodedor como el mío (sin jactancia), empieza a maquinar y a cavilar cosas que no dan si no solo eso, risa.

Supongamos que la “cervagina” y la “cervepene” ya están en el mercado, botella transparente con etiqueta rosada la primera y botella ámbar con etiqueta verde la segunda, una con cuello grueso, protuberante y agarradera para los dedos y la otra, cuello sutil, liso, talle corto, ovalado casi diamante, características para que se sienta más cómodo el consumidor o consumidora, casi una realidad virtual, una especie desmarthbeer o cerveza inteligente; se pueden comprar en las licorerías sin problemas, dejemos volar la imaginación, vamos a la Licorería, tasca, bar, pool, cabaret, nightclub & beach “La Roka” y pedimos nuestra cerveza, la degustamos y bebemos como cualquier día en cual lo hacemos, todo un éxito el producto, un acierto de las cerveceras y un nuevo motivo para seguir bebiendo en Venezuela.

Hasta ahora nada cómico, nada gracioso, no vemos dónde es que escupimos las tripas, porque sencillamente estábamos corriendo en frío el sistema para ver si presentaba algún inconveniente en la lógica. Ahora volvamos a volar la imaginación pero haciéndonos preguntas: ¿Qué pasa con aquellos que están en el closet guardados? ¿Cuál piden? porque todo el que beba algo distinto será mirado siempre con prejuicio y observación, como en cuarentena pues, imagínese el chalequeo si un hombre pide una sabor a vagina pa´ disimular y se va en vómito, no es fácil.

Otro escenario es si usted bebe ron y su mujer cerveza y cómo hace usted para ir a comprar la caja, volveremos a los tiempos en que se compraba condom y viagra con el volumen bajo y esperando que se fueran todos para poder comprar. Peor aún, cómo carga usted una caja de cerveza por la calle que dice sabor a pene sin ser visto por los meros machos del barrio y no sentir la vergüenza. No es fácil.

Eso no es nada comparado con lo más común de nuestras fiestas y reuniones, compras una caja y luego te toca ir por otra y qué pasa si ya estando prendío te dicen que se acabaron las de cervaginas y como estás bajo los efectos del alcohol se te sale el macho alfa que llevas por dentro y en tono de titán histriónico dices “no joda, dame una cervipene pues” verás cómo el tiempo se detiene ante ti y todas las miradas desnudas sin disimulo te despeinan, oirás el sonido metálico de las chapas contra el suelo y dirá para tus adentros “coño…soy gay” y la cara de decepción de tus estudiantes viéndote haciendo ademanes negativos con la cabeza. No es fácil.

Y por último, que un grupo de sin oficios inventen el maricometro y el lesbianometro, el viejo truco del wisky cambiado, cuando uno coge una botella de Chivas Regal 18 años y le viertes AAA y lo das a probar y el incauto dice “ahhhh, vaina pa buena el 18 años”, bueno inviertes el contenido de las botellas de cervagina y cervepene y  lo das a tus a amigos y si ninguno vomita o te sacude la botella por la cabeza puedes dar por hecho la cerveza sexual fue un acierto para la industria como para la ciencia.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

jrbarroso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.