Viajes y ocio

LA CIUDAD QUE SE DETUVO EN EL TIEMPO



LA CIUDAD QUE SE DETUVO EN EL TIEMPO - Viajes y ocio

 

Hola amigas, hola amigos!

Estoy de nuevo por aquí para compartirles una historia tan impresionante como impactante. La historia sobre una ciudad que «se detuvo en el tiempo», que quedó petrificada en el sentido literal de la palabra.

Estamos hablando nada más y nada menos que de «POMPEYA», la ciudad italiana donde el tiempo no existe. 

Quizás a muchos les suene este nombre, quizás otros no lo conozcan, pero vamos a ponernos un poco en contexto y ver qué misterios esconde este sitio y cuál es su trágica historia.

 

Comenzando desde un principio, Pompeya fue fundada alrededor del siglo V AC, aunque se estima que los primeros pueblos se asentaron en el siglo XI AC.

Gozó de años de esplendor, abundancias y llegaron a vivir entre 12.000 y 25.000 personas allí.

A solo 3 horas de Roma y muy cerca de la bahía de Nápoles, constituyó un punto estratégico dentro del gran Imperio Romano, además de estar rodeada de ciudades importantes, aunque más pequeñas.

Poseía una cultura y una forma de vida únicas. Socialmente eran muy correctos; la gente de clase media y baja se oponía a la avaricia y al egoísmo, criticando a aquellos que poseían grandes fortunas y no la utilizaban para hacer el bien o ayudar al pueblo.

La gente se dedicaba en su mayoría al comercio y las grandes familias solían gozar de toda clase de privilegios, los cuales mostraban sin pudor ni vergüenza.

En cuanto a la arquitectura, Pompeya poseía palacios enormes, iglesias, un anfiteatro (el cuál alojaba toda clase de espectáculos, especialmente lucha de gladiadores), enormes baños públicos (donde la gente se reunía en grupo para disfrutar en grandes piscinas redondas, tipo jacuzzi y donde de alguna manera se discutían temas políticos, sociales y se llevaba a cabo el ocio y la relajación.

 

Y si hablamos de excesos…

Y si hablamos de excesos, Pompeya se apunta como cabeza principal en ese tópico.

Los excesos eran moneda corriente en la sociedad. Existían gran cantidad de bares, lugares de fiesta y prostíbulos que tenían sus puertas abiertas las 24hs.

Las mujeres que ejercían esta profesión, eran llamadas «lupaes», que significa «lobas» y llevaban a cabo su trabajo no solo en prostíbulos, sino también en diferentes puntos de la ciudad (como debajo de los puentes por ejemplo). Esto se daba para preservar la moral de ciertos ciudadanos y que no sean señalados socialmente.

La prostitución si bien era legal, no era tenida en cuenta como un trabajo formal y quienes la realizaban, no gozaban de las mejores condiciones salariales ni sociales.

De alguna manera las trabajadoras funcionaban como esclavas, especialmente de parte de la nobleza, quienes elegían a su gusto y podían disponer de sus servicios cuando ellos lo desearan.

Pompeya era un lugar donde los excesos no eran mal vistos, inclusive existen dibujos y carteles en diferentes paredes de la ciudad donde se hace alusión a esto. Además el tener varios/as amantes era muy normal y mostrarlos en público o hacerles grandes regalos era bien visto por la sociedad.

 

¿Pero qué pasó entonces?

LA FURIA DE LA NATURALEZA. Con esas simples palabras uno puede resumir el destino trágico que vivió Pompeya.

Todo ocurrió el 24 de agosto del año 79DC, un año antes de que se termine la construcción del famoso Coliseo en Roma a manos del emperador Tito.

Pompeya se ubicaba y sigue ahí, a los pies de un enorme volcán llamado «Vesubio», volcán ubicado en el llamado «Monte Vesubio».

Desde hacía meses, la ciudad sufría constantes terremotos y hechos extraños, naturalmente hablando. Además el Vesubio estaba en actividad y ocasionaba explosiones constantes, aunque no tan poderosas.

La sociedad comenzó su preocupación por estos hechos que no cesaban y temían lo peor. Y lo peor llegó ese 24 de agosto.

El volcán antes mencionado explotó como nunca antes, generando una de las erupciones más poderosas jamás registradas.

En esa feroz vorágine de explosiones, el Vesubio sepultó 7 ciudades, entre ellas Pompeya y Herculano. Se produjo una intensa lluvia de piedra pómez, lo que generó una nube ardiente compuesta por gases tóxicos como el metano y el azufre.

Los pobladores murieron asfixiados y aplastados por el derrumbe de sus casas debido a la cantidad de cenizas y grandes rocas que se precipitaban a increíbles velocidades (si, a diferencia de lo que muchos creen, las personas no murieron por la lava, la cual tardó 1 semana en llegar hasta la ciudad, sino por las cenizas, piedras y gases tóxicos).

Ésta ola de elementos químicos y cenizas, ocasionó que la mayoría de los habitantes de Pompeya quedaran «petrificados» en la posición en la que habían fallecido, manteniéndolos intactos hasta nuestros días. Se estima que en el momento de la explosión, en Pompeya vivían alrededor de 25.000 personas.

La ciudad estuvo sepultada durante ¡17 SIGLOS! hasta que en 1756, un grupo de arqueólogos y antropólogos lograron dar con ella gracias a manuscritos y papiros que relataban su ubicación. Tras más de 250 años de excavación (en donde se recuperaron gran cantidad de objetos y alrededor de 1500 cuerpos), Pompeya fue abierta al público y hoy se puede recorrer, tanto por tu cuenta como con una visita guiada.

UN DATO DE COLOR: El volcán Vesubio luego, siguió generando gran cantidad de erupciones, registrándose la última en 1944.

Hoy en día, existe un centro vulcanológico en la ladera de dicho volcán, el cual es controlado las 24 horas del día por un grupo de científicos especializados.

 

*Una ciudad que es leyenda y que se detuvo en el tiempo, permitiéndonos respirar sus historias, sus vivencias, sus momentos de gloria e inclusive su trágico destino final…

 

SI TE GUSTÓ ÉSTA PUBLICACIÓN, TE INVITO A LEER MI TEXTO SOBRE VENECIA, LA LEYENDA FLOTANTE… GRACIAS!!»

VENECIA: la leyenda sobre el agua

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

lucas19

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.