Historia

La Cólera De Aquiles

La Cólera De Aquiles - Historia

Ya han pasado nueve años de guerra entre aqueos y troyanos y Homero nos canta los sucesos de la guerra de Troya a partir de aquí. El título de este capítulo tiene por nombre la cólera de Aquiles. Años atrás en el saqueo de la ciudad de Tebas Hipoplacia, situada al noroeste de Anatolia, fue raptada la hija del sacerdote Crises, Criseida, por Agamenón, rey de Micenas.

Crises llegó al campamento aqueo cargado de numerosos bienes para rescatar a su hija, todos estaban de acuerdo pero sin embargo Agamenón le rechazó de mala manera amenazándole con asesinarle si vuelve a pedir a su hija. Crises se marchó acatando la orden de Agamenón y rogó al dios Apolo que vengase la injuria de los aqueos. Apolo cumplió el deseo de Crises y durante nueve días los aqueos tuvieron que sufrir la ira y los ataques del dios.

Al décimo día Aquiles, el hijo del mítico Peleo, convocó a la hueste a una asamblea para saber la causa de la ira de Apolo. El adivino Calcante fue el encargado de vaticinar las razones de la ira de Apolo y éste contó la razón del rapto de la hija de Crises, Criseida, y la negativa de Agamenón a devolvérsela. En respuesta Agamenón acepta pero pide algo a cambio: la mujer raptada de otro aqueo, como la de Aquiles, Briseida.

Aquiles se encoleriza y decide marcharse hacia Ftia (Magnesia, Grecia) a lo que Agamenón lo deja pero le amenaza con arrebatarle por la fuerza a Briseida. Aquiles se disponía a matar a Agamenón cuando de repente Atenea bajó del cielo, enviada por Hera, para calmar a Aquiles y lo consigue. Luego se dirige a Agamenón para decirle que no participará bajo sus órdenes y que se arrepentirá de las injurias pues sin él están condenados a fracasar en la empresa. El anciano Néstor, rey de Pilos, intentó apaciguarles más consiguió poco.

Agamenón botó al mar una nave donde iba Criseida, la de bellas mejillas, veinte remeros y como jefe Ulises. Después de que zarpase la nave de Ulises, Agamenón mandó a sus dos heraldos, Taltibio y Euríbates, a que se dirigiesen a la tienda de Aquiles y que le trajesen a Briseida.

Una vez allí les atendió Aquiles quien dijo a su amigo Patroclo que se la entregase, Aquiles no puso objeciones. Briseida se marchó de mala gana y Aquiles se echó a llorar sentado sobre la rivera del mar lanzando plegarias a su madre, la diosa Tetis.  La diosa emergió de las aguas y preguntó a su hijo el porqué de sus llantos y Aquiles le relató lo sucedido y le pidió que suplicase a Zeus la vitoria para los troyanos. En Crisa, Ulises arribó y entregó a Criseida a su padre.

Días más tarde, Tetis pudo empezar a llevar a cabo su misión encomendada por Aquiles y le suplicó a Zeus que infundiera poderío a los troyanos <<hasta que los aqueos den satisfacción a mi hijo y lo exalten de honores. >>. Zeus acepta pero la diosa Hera, que estaba a favor de los aqueos, no debe enterarse pero fue en vano, sin embargo la voluntad de Zeus es irreprochable, el plan seguiría su camino.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alejandro Vides

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información