Historia

La Cultura Popular Como Fetiche De Empresas Tabaqueras En Venezuela

La Cultura Popular Como Fetiche De Empresas Tabaqueras En Venezuela - Historia

Dos importantes trabajos relativos al tema de la cultura, la identidad y el nacionalismo y de cómo la industria del tabaco y el cigarro logró hacer fetiches de estas manifestaciones. El primer trabajo es de David Guss «The Festive State: Race, Ethnicity, and Nationalism as Cultural Performance» (2001), libro traducido al castellano por Yolanda Salas y quien a su vez es la autora del segundo ensayo titulado «En nombre del Pueblo, nación, patrimonio, identidad y cigarro», ambos textos de necesaria consulta a quienes quieran adentrarse en el estudio y comprensión de las diversas formas que la modernidad puede utilizar para apropiarse de elementos simbólicos de los pueblos, de las formas como logra hacerla parte de la industria al ocultar detrás los valores que la sustentan, las más inusitadas maneras de comercio, de ganancia y capital.

 

El trabajo de Salas publicado en 2004 formó del «Programa Globalización, Cultura y Transformaciones Sociales» del Centro de Investigaciones Postdoctorales de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela.

Ambas investigaciones evidencian que tras la aparente defensa de la cultura se esconde la promoción e incentivo del consumo masivo de una gran industria, en este caso la del tabaco y el cigarro, y tienen por finalidad poner al descubierto el carácter destructivo de diversas estrategias que las corporaciones multinacionales del tabaco han utilizado para generar una imagen, aplacar y limpiar su conciencia basándose en la utilización y manipulación de las manifestaciones de la cultura popular tradicional.

La British American Tobacco (BAT), conocida en Venezuela con el nombre de C.A. Cigarrera Bigott, a través de la fundación del mismo nombre, ha construido una serie de imágenes y representaciones sobre la cultura popular tradicional, sobre la identidad y el patrimonio venezolano, que aunque toma elementos de éstas manifestaciones a su vez las deforma, condiciona y fetichiza, es decir las enajena de su propia realidad, y las mercantiliza ocultándose en supuestos valores tradicionales.

 

Las empresas tabacaleras se han ubicado incluso por encima de los elementales derechos de la salud, socavando y minimizado las acciones anti-tabáquicas a nivel de los gobiernos por diversos medios a su disposición para impedir demandas y evitar que se aprueben legislaciones restrictivas del tabaco o colocando trabas y reduciendo las investigaciones que no favorecían a la empresa tabaquera, y a la vez con campañas de desprestigio a las organizaciones que gestionaban estas investigaciones, como la Organización Mundial de la Salud.

A la par que se han convertido en promotoras y gestoras de manifestaciones culturales de las cuales han tomado determinados elementos que han caracterizado e impuesto desde la colonialidad del poder económico y de la colonialidad del saber para hacer pensar a las grandes mayorías que es el único válido y verdadero, aunque en esencia tienden a cortar o mancillar los puntos esenciales de las manifestaciones, creando toda una estética que tergiversa las versiones de los cultores populares, pero que una vez editadas y divulgada por la empresa se hace sobre-entendido que «esa es la verdadeder y única posibilidad de interpretación»

Por supuesto, estos trabajos deben ser leídos y estudiados por cualquier persona interesada en los estudios de la cultura, la historia o los procesos sociales, porque constituye la forma elemental de penetrar la modernidad, imponiendo un saber y unos valores partiendo de nuestras propias manifestaciones y elementos simbólicos, que se tornan en dos grandes dimensiones una la que representa a nivel de las comunidades y otra la que se mantiene a escala de las representaciones del nacionalismo. Cada contexto social ha producido su adaptación en el sistema simbólico, ya sea la consolidación de la economía petrolera y con ella del sistema de la modernidad capitalista que rompe con la economía agropecuaria tradicional o la migración interna hacia las urbes, casi despoblando la zona rural.

Los estados nacionales en América latina se han conformado de acuerdo a los patrones eurocéntricos, por tanto están llenos de parámetros ideológicos que conforman visiones desde la perspectiva que buscan mantener sometida a las mayorías, aunque se manifiestan respecto a la cultura con diferente impacto en cada país. Las multinacionales y empresas globales luchan por homogenizar a los consumidores, mientras simultáneamente generan diversas formas de fetichismo donde el capital trasnacional se oculta tras los nacionales y en operaciones tecnológicas, así como del idioma, de los espectáculos y del trabajo mismo desde el sitio de trabajo y del mismo estado nacional que hace concesiones que generan mayor ganancia. De manera que las corporaciones vinculan las imágenes de sus productos a las imágenes y símbolos de la nación de forma tal que su adquisición se constituye en un «deber patriótico».

En 1981 la empresa Bigott inició el salto de fabricante de cigarrillos a productora de la cultura popular venezolana, aunque insiste en que es una labor desinteresada y auténtica, la realidad devela un resultado completamente diferente. Aún recuerdo que mis compañeros del trabajo cultural por aquellos años haciendo el lobby, o añorando hacerlo para obtener algún beneficio económico de esta empresa. A través de ella se crearon nuevas formas de selección, de promoción de eventos, de organización y de proyección de las manifestaciones culturales, de manera que los talleres de Cultura Popular de la Bigott asumieron una imagen que trascendía a las y los cultores mismos, los grandes argumentos no era que fuero aprendidos de las o los maestros de tradición sino que «así lo dieron el taller de la Bigott», reemplazando incluso los valores simbólicos que las manifestaciones debían reguardar, lo cual convierte a esta empresa en una fuerza que contamina la esencia de los valores de la cultura popular tradicional.

 

 

Guss, David. «A todo tren con Venezuela», en: El estado festivo: Raza, Etnicidad y Nacionalismo, Caracas, Ministerio de Cultura-Fundación de Etnomusicología y Folklore – FUNDEF, Traducción Yolanda Salas, 2005, págs. 125-174.

Salas. Yolanda (2004) En nombre del pueblo. Nación, patrimonio, identidad y cigarro. Colección Monografías. Nº l. Caracas: Programa Globalización. Cultura y Transformaciones Sociales. CIPOST. FACES. Universidad Central de Venezuela, 50 págs.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.43 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

armand2002ve

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información