Anuncios
Viajes y ocio

La Decepción De Una Visita A El Escorial De Madrid

La Decepción De Una Visita A El Escorial De Madrid - Viajes y ocio

El Monasterio de San Lorenzo de El Escorial en Madrid ostenta un nombre tan opulento que invita a imaginarse un esplendoroso palacio-conventual, gloria de la Monarquía Hispánica en su máximo apogeo. No obstante, puede que muchos resulten decepcionados.
Construido bajo mandato y guía de Felipe II, es un complejo arquitectónico colosal que revela solo por partes y en medidas muy dosificadas su esplendor.
Frente al exceso habitual de los palacios de los antiguos monarcas europeos, El Escorial combina la austeridad, que no la humildad, con la majestuosidad decorativa focalizada. Es un edificio que no vive en la desmesura propia de los palacios italianos o franceses, pero que causa un impacto por el constraste que ofrece la simplicidad de ciertas estancias con la magnificiencia de otras.
El desbordamiento de cortinas, brocados, tapices, pinturas, mobiliario, orfebrería, cristalería…tan presentes en otros conjuntos reales de Europa, no se desbordan exageradamente en El Escorial, aunque tampoco están del todo ausentes.

La Biblioteca. El Escorial
La Biblioteca, la Sala de las Batallas, las Salas Capitulares, el Panteón de los Reyes son hermosas, espectaculares, decoradas desde el suelo hasta el techo, pero de manera alguna están atiborradas hasta el aturdimiento. Solo el Palacio de los Borbones, producto de la llegada al poder de la dinastía de origen francés, respeta las expectativas del empalago y el derroche que atribuimos a los reyes modernos.
Felipe II, el prudente, crea un conjunto (y aquí seguimos esa tendencia de dotar a los reyes de saberes omnipotentes que relega a artistas, arquitectos y artesanos a ser meros traductores de la voluntad y genio reales) que impacta, pero que no aburre ni embriaga. Versalles es el sitio ideal para agotarse, Florencia para caer en extásis, pero El Escorial nos permite admirarlo sin saciarnos del todo.
El Escorial impresiona, no por exceso, sino por la precisión del efecto de una decoración concentrada solo en ciertos espacios.
Sin embargo, hablar solo de lo accesorio es traicionar el ánimo inicial de Felipe II, al menos según la impresión que nos deja la visita guiada. Felipe II, ferviente creyente, devoto religioso y seguidor de los más puros principios cristianos concibió El Escorial como un retiro político y religioso, lleno de simbologías y referencias teológicas. Lo importante era la cristiandad, revivir en El Escorial el trazado y, con él, el espíritu del Templo de Salomón, la sabiduría divina, el verbo hecho arquitectura.
Lo accesorio, lo decorativo, lo visual, lo ilustrativo era necesario para reforzar este mensaje eclesiástico. Hoy es lo que interesa al ojo despreocupado y hedonista del turista de turno.
El granito limpio y duro moldea la estructura del edificio con líneas simples, repetitivas y geométricas. Los frescos y pinturas de grandes maestros, la marquetería de las puertas y el mobiliario seducen la mirada en determinadas estancias, impactan, sin llegar a sobrecoger. Es una percepción nítida de lo grandilocuente.
Porque, es necesario aclararlo, insistir en la austeridad de un conjunto de más de 33 mil metros cuadrados resulta un tanto paradójico. No es austero, es astuto.
El Escorial habla por sí mismo y destruye las esperanzas de un turista en busca de lo dorado y la majestuosidad. Exige conocimiento, saber religioso y la perspicacia necesaria para reconocer la huella del ego monárquico en la concentración equilibrada de la opulencia con la dignidad decorativa.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Tala Tasila

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información