Política

La derechita cobarte o la derechita de Aznar



La derechita cobarte o la derechita de Aznar - Política

A día de hoy, hay muy pocas dudas sobre la estupidez de José María Aznar, uno de los mayores idiotas internacionales de la política moderna. Si a alguien le quedaba alguna duda, sus ultimas declaraciones han confirmado su talento natural para hacer el indio sin despeinarse. Habla mexicano y catalán en la intimidad e inglés con la Botella, porque sólo entre ellos se entienden. No tiene complejos, eso es verdad, no se inhibió ante aquella imagen con George Bush y Tony Blair, situándose a la izquierda, igual creía que ese era el lugar adecuado para él. En realidad, la fotografía no destacaba su importancia, más bien su triste insignificancia. desagradable, bigotudo y bajito, su figura evocaba a los patéticos habitantes de Villar del Río, preparando la bienvenida a Mr. Marshall.
Ahora, con su ahijado político, parece que se siente otra vez integrado en el nuevo PP ultraderechista. Pablo Casado piensa como su padrino, que todo el mundo es idiota. Claro que con esa facilidad para cursar másteres y carreras, es normal que así nos vea a los demás. Por eso cuando algo le molesta, la izquierda, la historia, o Cataluña, sólo tiene que negarlo todo con voz firme, y tantas veces como haga falta. ¿No es esto lo que hoy se conoce como trumpismo? Antes era sencillamente pura mentira. Aznar, padre ideológico de Casado, valiente como Mio Cid o Viriato, reta a VOX con palabras como “a mí mirándome a la cara nadie me habla de una derechita cobarde porque no me aguantan la mirada”.
Está claro que para este botarate, el mundo no está a la altura de lo que él espera del mundo. Lo ve asolado por el populismo y el nacionalismo, aprecia una Europa débil que se aparta de EE.UU. Acusa un receso del orden liberal internacional y cree que los rusos continúan son el enemigo más peligroso. Ah, y los chinos también, pero menos.
Este elemento con un desarrollo mental inferior, neofascista, autoritario, con pocas luces y soberbio reaparece de nuevo y acusa alegremente y sin conocimiento al Gobierno de Sánchez de querer llevar a España a la situación de la guerra civil, apoyando al independentismo, además de una mentira irracional, y una necia barbaridad, denota también temeridad, falta de respeto a los españoles y auténtica maldad. Y este es el nuevo PP, el más totalitario y fulero desde la CEDA de Gil Robles.
Claro que para él se ha perdido el ardor guerrero, porque hemos entrado en una etapa histórica acomodada en la que los ciudadanos son unos blandos. ¡Qué pena que semejante engreído fuera presidente de España!
En política parece que lo que prima son los estados de ánimo y frente a la intranquilidad en la que esta derecha mentirosa nos quiere sumir, el pueblo tiene miedo. El PP con su vuelta al aznarismo pasa del centro derecha en que Rajoy quiso instalarlo a la más añeja derecha. El buen discípulo aventajado de Aznar, modelo del liberalismo español, parece que abre, aprovechando la coyuntura, una oportunidad para este tránsito sin complejos. Estimulado por el indudable avance de formaciones populistas de extrema derecha que disputan su hegemonía de derechas convencionales en el campo conservador.
Igual que sucediera en los años 30 del siglo XX, vemos una tendencia en las derechas sistémicas a recorrer sin tapujos la distancia que les separa de los partidos de extrema derecha, como si de un proceso de fascistización se tratara.
Esto les aleja aún mucho más de los trabajadores y las clases sociales más desfavorecidas, lógicamente y de la interlocución con sus organizaciones. Se encuentran más cómodos así, claro, entre esas referencias ideológicas más tradicionales como la invocación a una patria eterna, la defensa de la familia tradicional, del rechazo al aborto, del feminismo, y de tantos otros logros hasta ahora conseguidos en favor de la sociedad y su bienestar.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 12 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

3 comentarios

    • El problema que tiene el nuevo PP es este precisamente, el que este elemento haya vuelto a la escena política de la mano de su protegido. Esto ha cambiado la imagen y ha provocado desconcierto interno, evidentemente el PP no es de mi agrado, pero, cuando menos, antes, y pese a la corrupción que le corroía, era un partido que ofrecía una cierta estabilidad. Es una tragedia para el país que este tipejo haya vuelto a enseñar su estúpido careto y es una tragedia que Casado sea presidente de este partido, pero el tiempo pondrá las cosas en su sitio y algunos tendrán que responder de ello. Aquello que definía al PP se ha difuminado y esto sólo trae desconcierto en los votantes, de ahí la espantada que están dando hacia Cs o Vox.

  • Este idiota en su interior, ya tiene una vocecita que le repite sin descanso: “José Mari, eres el mejor”… Buena crítica, este tipejo lo que tiene que hacer es largarse a su casa y callar de una vez, que para tonterías ya está vox.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.