Literatura

La Desesperanza

La Desesperanza - Literatura

Primero que nada quiero darte las gracias por pasar a este pequeño trabajo literario sobre el arte.

Segundo quiero contarte un poco sobre este trabajo y es que fue lo primero que publique en forma impresa, en una revista de la universidad a la que pertenezco. Dejare una foto del índice de esa revista; desgraciadamente me acabo de enterar que cerro su Facebook lo que quiere decir que tal vez cierren su producción.

Sin más les presento el trabajo, muchas gracias.

 
La desesperanza
Azalea Monterrubio
Qué es el arte sino la representación estética de algo; si, de algo, como ese sentimiento de tristeza que nos invade a veces, de aquel grito oprimiendo nuestro pecho que jamás será escuchado, de esa sensación de insatisfacción con la vida, con el mundo, con nosotros mismos. La representación de aquello que nos fue arrebatado o que jamás lograremos. Qué es el arte sino la representación de los sueños que no se hacen verdad y de las pesadillas que se hicieron realidad para destrozarnos.

No habría un claro de luna mostrándonos la depresión Beethoven al saber que Elisa se casaría con su hermano (en su primer movimiento); conforme avanza la melodía el mismo cree a la par que nos quiere hacer creer que está bien (segundo movimiento); para al final mostrarnos el odio y la furia que alberga aun (tercer movimiento); ahora podemos comprender porque ha destruido su piano al finalizar su pieza.

El mundo parece tan solo acabarse en un atardecer, mientras vemos como las tinieblas le ganan la batalla a cualquier esperanza, nos hundiremos en lo inevitable mientras la demás gente camina sin percatarse a su cruel destino y al igual que Edvard Munch el grito aparecerá en nuestros pechos pero no habrá sonido alguno.

Cuando caiga la oscuridad los cisnes partirán perdonando a todos aquellos que los hirieron cuando tan solo eran unos patitos feos y si acaso tenemos suerte seremos uno de ellos levantando el vuelo en parvada, otros sencillamente se irán junto a la espuma del mar o como Christian Andersen tal vez nos quedemos en la tierra como soldados de plomo navegando en barcos de papel ante cualquier adversidad.

Pero la esperanza nunca muere y finalmente junto a Madame Butterfly esperaremos en la colina ese hilo de humo que se ve a lo lejos en el mar con la promesa de un mejor mañana; venceremos el alba como Puccini vencía cada mañana al cáncer mientras creamos cuadros, letras y melodías.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Azamont

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información