Literatura

La Despedida – Capítulo Final



La Despedida – Capítulo Final - Literatura

Buenos Aires, 4 de junio 1981

…Al despertar era ya de madrugada. El sueño trajo imágenes confusas, despedidas que pudieron haber sido menos dolorosas.
Lavo mi rostro en agua fría. Preparo café, armo un cigarro, voy al mueble y tomo un libro.
Camino hasta un cementerio, me siento frente a una tumba:

– Buen día amada mia, traje Historias de cronopios y de famas, tu favorito –

Comienzo a leer. La tarda pasa.
Una nueva despedida. Que increíble, veinte años ya que se fue. Todos los días es un sueño distinto. En todos ellos la despido como si aún estuviera aquí. Pero al despertar siento la muerte como una daga, sabiendo que no llegue a tiempo, que no estuve donde tenía que estar. Por eso le pido perdón en sueños, y en sueños también, a veces sueño que ella me perdona…

Durante veinte años y en cada cumpleaños de mi pequeña hija, Azucena, visito su tumba para leer juntos sus libros preferidos.
Aun estando exiliado, veinte años ya que mi pequeña no está.
Amapola me acompaña desde que es niña, yo le cuento que su hermana esta orgullosa de ella, que si estuviera aquí con nosotros todo sería distinto.

Es el año 1981, la dictadura argentina esta en su crepúsculo y nosotros estamos de vuelta en el país.
Casi siete años han pasado y regresar ha sido difícil, son muchas las nostalgias y los recuerdos, los amigos que ya no están y mi amor, Blanca Azucena, cuanto la eché de menos hasta la tarde de hoy.

4 de Junio 1981 17:45 hs

Golpean la puerta de la casa. Me asomo y pregunto quien es, aun quedan rastros del terror, detrás de la puerta una voz me reconoce:

– ¿Salvador? ¿Sos vos? Salvador –

No reconozco la voz a primera vista:

– ¿Quien llama? ¿A quien busca señora? –

Amapola advierte:

– ¿Quien es papá? –

– Quedate ahí hija – Insisto – ¿Quien llama? Identifiquese –

– Salvador, soy yo, Azucena, abrime por favor –

Mi cuerpo no respondía, me perdí en una nebulosa de sentimientos no pudiendo dar con lo real y lo imaginario. Al abrir, ahí estaba, la mujer de mi vida.
Nos miramos, lloramos, nos abrazamos y nos besamos como la primera vez.

Luego del reencuentro hablamos todo el día, Azucena me contó entre lágrima el calvario que había vivido:

» Nos torturaron, nos golpearon, algunas mujeres fueron violadas, con picadas eléctricas lastimaban nuestros genitales, pasamos noches sin dormir ni comer »

Azucena era una mujer mas valiente de la que había conocido. Si experiencia le dejo cicatrices que la hicieron más fuerte. La historia no termino ahí:

Azucena fue secuestrada estando embarazada, ninguno de los dos lo supo en ese momento:

– Tuve a nuestro hijo estando en cautiverio. Desde que me largaron no hago otra cosa que buscarlos a ustedes y a nuestro hijo, lo hijos de puta repartieron a nuestros hijos como botín de guerra, tengo información, tenemos que encontrarlo.

Buenos Aires – 2018

Las madres de plaza de mayo dan una conferencia de prensa anunciando el allazgo de un nieto recuperado.
Azucena, desde un costado llora de felicidad, encontramos a nuestro hijo después de casi treinta años de búsqueda.

Desde entonces colaboramos con la organización Madres de plaza de Mayo.
Azucena es directora de la escuela de bellas artes de Buenos Aires.
Amapola es compositora y dirige la orquesta sinfónica del teatro Colón.
Eduardo, nuestro hijo, es director de cine, está trabajando en un rodaje de su vivencia personal.
Yo, por el momento, me dedico a ser feliz, a escribir y a festejar la memoria como uno de los derechos más indispensables para la historia, la verdad y la justicia.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

elartededecir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información