Anuncios
Sociedad

“La Forma En Que La Gente Piensa”, Psicología Social

“La Forma En Que La Gente Piensa”, Psicología Social - Sociedad

Este capítulo, es de  la cognición social, la forma en que la gente piensa acerca de otras personas y de cómo los demás pueden dar forma o modificar nuestras actitudes y conductas.

 La psicología social es el estudio científico de las formas en que los pensamientos, sentimientos y conductas de un individuo reciben influencia de la conducta o las características reales, imaginarias o inferidas de otras personas. Por lo que se estudian varios conceptos:

  1. Efecto de primacía es la teoría de que la primera información que recibimos de alguien influye más que la información posterior en la impresión que nos formamos de esa persona.
  2. Profecía autorrealizada es el proceso en que la expectativa que tiene una persona acerca de otra suscita en la segunda persona una conducta que confirma la expectativa.
  3. Estereotipo, es el conjunto de características que se supone son compartidas por todos los miembros de una categoría social.

Un estereotipo “es un tipo especial de esquema que puede basarse en casi cualquier característica distinguible, pero que se aplica más a menudo al sexo, la raza, ocupación, apariencia física, lugar de residencia y pertenencia a un grupo u organización”  Hilton y Von Hipple 1996).

Eso explica por qué el atractivo implica un estereotipo que incluye sociabilidad y habilidad social.

En otros términos, la Teoría de la Atribución es la que aborda la cuestión de cómo elaboramos juicios acerca de las causas de la conducta  (la forma en que la gente explica su propia conducta y la de otras personas, se concentra en cuándo y por qué la gente interpreta la conducta como reflejo de rasgos personales o situaciones sociales).

Aunque por lo general, la formación de impresiones es un importante cuerpo de investigación apoya la creencia de sentido común de que la primera impresión es relevante. Para el pensador crítico la pregunta es ¿por qué? Esquemas Cuando vemos a alguien por primera vez, advertimos una serie de características superficiales: la ropa, los gestos, la manera de hablar, el tono de voz, la apariencia, etcétera. Luego, nos basamos en esas señales para asignar a la persona a una categoría.

Así mismo los esquemas cumplen una serie de funciones importantes  nos llevan a “recordar”  (Gilbert, 1998). Primero, nos permiten hacer inferencias acerca de otras personas. Asumimos, por ejemplo, que es probable que una persona amistosa sea bondadosa, que acepte una invitación social o que nos haga un pequeño favor. Segundo, los esquemas juegan un papel crucial en la forma en que interpretamos y recordamos la información.

De acuerdo a estudios recientes (Macrae y Bodenhausen, 2000) indican que la clasificación de la gente en categorías no es automática, ni tampoco inevitable. Es más probable que la gente aplique esquemas estereotipados en un encuentro casual que en una situación estructurada y orientada a la tarea.

 

En consecuencia, los sesgos en las atribuciones cuando hacemos una atribución, determina que estamos conjeturando acerca de las verdaderas causas de una acción particular. La investigación demuestra que esas conjeturas son vulnerables a diversos sesgos.

 Por ejemplo, imagine que está en una fiesta y ve a un conocido, Ted, que atraviesa el salón llevando varios platos de comida y una bebida. Al aproximarse a su silla, Ted le derrama el líquido encima a la comida. Tal vez usted atribuya el accidente a una característica personal de Ted: es torpe. Sin embargo, es probable que Ted haga una atribución muy diferente del acontecimiento. Es probable que él atribuya el accidente a un factor externo: cargaba demasiadas cosas.

Su explicación para esta conducta refleja el error fundamental de atribución: la tendencia a atribuir la conducta de los demás a causas internas (Aronson, Wilson y Akert, 1999; Gilbert y Malone, 1995; Ross y Nisbett, 1991).

Por otro lado, se tiene la Atribución Defensiva, ésta  es la tendencia a atribuir nuestros éxitos a nuestros esfuerzos o cualidades y nuestros fracasos a factores externos. Esos tipos de atribuciones ocurren cuando estamos motivados a dar una buena imagen, ya sea para impresionar a los demás o para sentirnos bien acerca de nosotros mismos (Agostinelli, Sherman, Presson y Chassin, 1992).

Por ende,  la hipótesis del mundo justo, es el error de atribución basado en la suposición de que las cosas malas le suceden a la gente mala y las cosas buenas le suceden a la gente buena.

Sin obviar, la Atracción Interpersonal, o la atracción y la simpatía están estrechamente vinculadas a factores como la proximidad, la semejanza de intereses y actitudes inclinadas a una conducta gratificante.

Sin lugar a dudas, los hombres y las mujeres atractivos tienden a tener también otros rasgos positivos, como éxito ocupacional, aceptación entre los demás, mejor salud y confianza en sí mismos; incluso son ligeramente más inteligentes (Jackson, Hunter y Hodge, 1995).

En otra perspectiva, la proximidad se refiere a qué tan cerca viven dos personas. Cuanto más frecuente sea su interacción, más tenderán a simpatizarse. Por el contrario, es poco probable que dos personas separadas por una distancia geográfica considerable, se encuentren y, por ende, tengan poca posibilidad de desarrollar una atracción mutua.

En concordancia con ésto, “el atractivo físico tiene una influencia poderosa en las conclusiones a las que llegamos sobre el carácter de una persona. A las personas atractivas solemos darles más crédito que el de su belleza. Suponemos que son más inteligentes, interesantes, felices, amables, sensibles, morales y exitosas que las personas que no percibimos como atractivas. También se cree que son mejores cónyuges y que tienen mayor sensibilidad sexual” (Dion, 1972: Feingold, 1992; Zuckerman, Miyake y Elkin, 1995).

No es sorprendente que nos agraden más que las personas menos atractivas (Baron y Byrne, 1991; Kernis y Wheeler, 1981). Pero el atractivo no lo es todo. En teoría, la gente prefiere a individuos sumamente atractivos, pero en realidad suele elegir amigos y compañeros que sean cercanos a su propio nivel de atractivo (Harvey y Pauwells, 1999)

En otras medidas, el Intercambio es el concepto de que las relaciones se basan en el intercambio de recompensas entre compañeros, Por ejemplo, una persona a la que le gusta atender y mimar a los demás será más compatible con una pareja que disfrute de recibir dicha atención.

Por lo cual, la Intimidad se define como la  cualidad de genuina cercanía y confianza que se logra en la comunicación con otra persona. Cuando usted conoce a alguien por primera vez, es probable que se comunique acerca de temas “seguros” y superficiales como el clima, los deportes o las actividades compartidas. Cuando ambos se conocen mejor con el paso del tiempo, la conversación progresa hacia asuntos más personales: las experiencias personales, recuerdos, esperanzas, temores, metas y fracasos. Como la auto revelación sólo es posible cuando uno confía en el escucha, usted busca (y por lo general recibe) una revelación recíproca para mantener la conversación equilibrada.

Siendo así, la Actitud es una organización relativamente estable de creencias, sentimientos y tendencias de conducta dirigidas hacia algo o alguien, el objeto de la actitud; y la Auto supervisión es la tendencia de un individuo a buscar en la situación señales acerca de cómo reaccionar.

Lo cual explica por qué las actitudes se desarrollan a una edad temprana, a menudo por medio de la imitación. ¿Recuerda haber aprendido actitudes positivas o negativas al observar o escuchar a sus padres.

Pero, los padres no son la única fuente de actitudes. Los maestros, los amigos e incluso las personas famosas son también importantes en la formación de nuestras actitudes y los medios de comunicación masiva, en particular la televisión, también tienen gran impacto en la formación de actitudes en nuestra sociedad.

Desde otro punto de vista, el Prejuicio es la actitud intolerante, desfavorable y rígida hacia un grupo de gente. Tiene tres componentes: creencias, sentimientos y tendencias de conducta.

  1. Fuentes del prejuicio

Teoría de la frustración y  agresión, afirma que, en ciertas circunstancias, la gente que es frustrada en sus metas desvía su ira del objetivo apropiado y poderoso y la dirige hacia otro objetivo menos poderoso al que es más seguro atacar. (Con frecuencia, las personas que se sienten explotadas y oprimidas no pueden desahogar su enojo contra un objetivo identificable o apropiado, por lo que desplazan su hostilidad hacia los que ocupan una posición aún “más baja” que la suya en la escala social).

Ahora bien, la Personalidad Autoritaria es el  patrón de personalidad caracterizado por el convencionalismo rígido, el respeto exagerado por la autoridad y la hostilidad hacia aquellos que desafían las normas de la sociedad. Al mirar el mundo a través de la lente de categorías rígidas, son cínicos acerca de la naturaleza humana, y temen, sospechan y rechazan a todos los grupos distintos al grupo al que pertenecen. El prejuicio es sólo una expresión de su aproximación suspicaz y desconfiada a la vida.

Por ejemplo, la visión estereotipada de las mujeres como indecisas y débiles prejuiciará a un empleador en contra de contratar como gerente a una mujer calificada. La creencia en un mundo justo, donde la gente obtiene lo que merece y merece lo que recibe, simplifica en exceso la visión que tenemos de las víctimas del prejuicio como si “merecieran” sus dificultades (Fiske y Neuberg, 1990).

Por ésta razón, los psicólogos sociales señalan que el prejuicio y la discriminación tienen sus raíces en los intentos de la gente por adaptarse a la sociedad. Si nos asociamos con personas que expresan claros prejuicios, tenderemos más a mostrarnos de acuerdo con sus ideas que a resistirlas.

  1. Discriminación, es un acto o una serie de actos que niegan oportunidades y estima social a un grupo entero de personas o a miembros individuales de ese grupo.
  1. Racismo Prejuicio y discriminación dirigidos contra un grupo racial particular

Un grupo interno es cualquier grupo de gente que experimenta un sentido de solidaridad y exclusividad en relación con los no miembros. En contraste, un grupo externo es un grupo de individuos que están fuera de este límite y son considerados como competidores, enemigos o diferentes e indignos de respeto.

 Esos términos pueden aplicarse a equipos deportivos contrincantes, pandillas rivales y partidos políticos o a naciones, regiones, religiones y grupos étnicos o raciales enteros. De acuerdo con el sesgo del grupo interno, los miembros no sólo se consideran diferentes sino superiores a los miembros del grupo externo.

En los casos extremos, los miembros de un grupo interno ven a los miembros de un grupo externo como menos que humanos y el odio puede llevar a la violencia, la guerra civil e incluso al genocidio.

El énfasis principal está en cambiar la conducta, no en cambiar directamente las actitudes. Pero la modificación de la conducta a menudo es un primer paso hacia la modificación de las actitudes, como veremos en la siguiente sección donde examinaremos algunos de los principales hallazgos de la investigación psicológica sobre el cambio de actitudes.

A través del procesamiento controlado podemos entrenarnos para ser más “atentos” hacia la gente que difiere de nosotros.

  1. Los miembros del grupo deben tener el mismo estatus. Cuando se integró por primera vez a negros y blancos en el ejército y en los proyectos de vivienda pública, tenían un estatus relativamente igual, por lo que el prejuicio entre ellos se redujo de manera notable (Pettigrew, 1969).
  2. La gente debe tener un contacto personal con los miembros del otro grupo, es más efectivo el contacto personal como el que ocurre entre amigos durante el almuerzo y después de clases. 
  1. El contacto entre grupos mejora las relaciones cuando se unen para cooperar y no para competir.

Entro otras cosas, el proceso de la persuasión,  para que alguien sea persuadido, primero debe prestar atención al mensaje; luego debe comprenderlo y por último debe aceptarlo como convincente.

No se olvide del modelo de la comunicación

Una vez que han capturado su atención, los persuasores manipulan cada uno de esos factores con la esperanza de cambiar sus actitudes. La efectividad de un mensaje persuasivo depende primero de su fuente, el autor o comunicador que solicita que la audiencia acepte el mensaje. Aquí la credibilidad es de gran importancia.

Disonancia cognoscitiva Inconsistencia percibida entre dos cogniciones:

Existe disonancia cognoscitiva siempre que una persona tiene dos cogniciones o creencias contradictorias al mismo tiempo. “Soy un amigo considerado y leal” es una cognición. Otra es “Ayer repetí algunos chismes picantes que escuché acerca de mi amigo Chris”. Esas dos cogniciones son disonantes, pues cada una implica el opuesto de la otra. De acuerdo con Festinger, la disonancia cognoscitiva crea una tensión psicológica desagradable y esta tensión motiva al individuo para tratar de resolver la disonancia de alguna manera.

En el análisis final, el medio más efectivo de cambiar las actitudes (en especial las actitudes, conductas o elecciones de estilo de vida importantes) es la autopersuasión (Aronson, 1999)

Entre definiciones claras, la Influencia social es el proceso por el cual otros afectan de manera individual o colectiva nuestras percepciones, actitudes y acciones.

Porque, Axiomas culturales son creencias que la mayoría de los miembros de una sociedad  aceptan como evidentemente ciertas.

De ahí conceptualizar Normas como la idea o expectativa compartida acerca de cómo comportarse.

Razones por las cuales, Conformidad es ceder de manera voluntaria a las normas sociales, aun a expensas de las propias preferencias, esta  ha sido un tema importante de investigación en la psicología social. Donde se explica que la gente se conformará a las presiones del grupo incluso si esto la obliga a negar evidencia física. En otras palabras la conformidad es una respuesta a la presión ejercida por las normas que por lo general no se hacen explícitas.

En controversias, las características personales también influyen en la conducta de conformidad. Una persona tenderá más a conformarse cuanto más le atraiga el grupo, más espere interactuar con sus miembros en el futuro y menos aceptada se sienta por el grupo; también tenderá a conformarse más si sostiene una posición de estatus relativamente baja dentro del grupo.

Definiendo la Condescendencia como el cambio de conducta en respuesta a una petición explícita de otra persona o grupo. En ciertas circunstancias, es más probable que una persona que se ha negado a condescender con una petición acceda a una segunda.

Sin dejar de mencionar, la Obediencia como el cambio de conducta en respuesta a una orden de otra persona, por lo regular una figura de autoridad.

Lo que aveces conlleva a la Pérdida de la individualidad o Pérdida del sentido personal de responsabilidad en un grupo.

Una razón para la conducta de la turba es que la gente puede perder su sentido personal de responsabilidad cuando está inmersa en un grupo, en especial en un grupo sometido a intensas presiones y ansiedad. Este fenómeno se denomina pérdida de la individualidad porque las personas no responden como individuos, sino como las partes anónimas de un grupo mayor. En general, cuanto más anónimos se sientan los integrantes de un grupo, menos responsables se sienten como individuos (Aronson, Wilson y Akert, 2002). La pérdida de la individualidad sólo explica en parte la conducta de la turba.

Otro factor contribuyente es que, en un grupo, una persona dominante y persuasiva puede convencer a la gente de que actúe mediante un efecto de la bola de nieve: si el persuasor convence a unos cuantos, éstos convencerán a otros, quienes a su vez convencerán a otros más hasta que el grupo se convierte en una turba irracional.

Conducta altruista es la conducta de ayuda que no está ligada a una ganancia personal.

Donde el Efecto del espectador es la tendencia de que la disposición de un individuo a ayudar en una emergencia disminuirá a medida que se incrementa el número de espectadores.

No todos los espectadores tienen igual probabilidad de ayudar a un desconocido. Al aumentar la responsabilidad personal que una persona siente por otro se incrementa la probabilidad de ayudar.

El estado de ánimo también es importante. Una persona con un buen estado de ánimo tiene mayor probabilidad de ayudar a otro que lo necesita que alguien con un estado de ánimo neutral o malo (Salovey, Mayer y Rosenhan, 1991).

Se debe aclarar que, un cambio riesgoso es  la mayor disposición a asumir riesgos en la toma de decisiones en grupo que como individuos independientes.

En el cual puede ocurrir la Polarización, como un  cambio de actitudes por los miembros de un grupo hacia posiciones más extremas que las sostenidas antes de la discusión de grupo.

Los grupos que empiezan a deliberar en un nivel bastante riesgoso avanzarán más en esa dirección durante la discusión que los grupos que se inclinan a ser cautelosos al considerar un problema.

Por lo general, la toma de decisiones en grupo se valora muchísimo. Nuestra sociedad tiende a asignar las decisiones importantes a grupos. En el mundo de los negocios, las decisiones cruciales se toman más a menudo alrededor de una mesa de conferencias que detrás del escritorio de una persona.

En política, las principales decisiones rara vez recaen en una sola persona; los grupos de consejeros, los integrantes del gabinete, los miembros de comités y sus ayudantes se reúnen para deliberar y fraguar un curso de acción. En las cortes, el defensor puede solicitar un juicio por jurado y en algunos delitos graves la ley requiere este tipo de instancia. Y, por supuesto, los nueve miembros de la Suprema Corte de Estados Unidos pronuncian decisiones grupales sobre temas legales que afectan a todo el país.

 

Cuando ocurre la efectividad del grupo sucede  la suposición de que los miembros del grupo reunirán sus habilidades y experiencia y, por tanto, resolverán el problema de manera más efectiva que cualquier miembro trabajando en forma individual. El dicho “dos cabezas piensan mejor que una” refleja esta forma de pensar.

En resultado, una teoría del liderazgo sostiene que el líder particularmente efectivo es la persona adecuada en el lugar y el momento oportunos. Además consideran que esta teoría es ingenua porque ignora los factores sociales y económicos.

Finalmente, todo recae sobre la Comunicación y la responsabilidad ya ésta es la forma en que se manejan las comunicaciones dentro de una organización que también tiene un impacto en la eficiencia organizacional y en las actitudes de sus miembros tal como lo plantearon (Parker, Axtell y Turner, 2001).

En conclusión, se puede decir que  un buen intercambio de ideas o pensamientos determinará cómo estará nuestra actitud ante los demás marcando la diferencia al momento de socializarnos, darnos a conocer, y de cómo percibimos a los otros mientras vamos descubriendo cómo piensa la gente. Lo cual es muy significativo puesto que “cada cabeza es un mundo” y se tiene la tarea de indagar cada vez más dentro de la psicología social, tal cual se presenta hoy día para facilitar nuestro aprendizaje en cuanto a competencias comunicativas.

 

 

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Adriana Betancourt

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información