Política

La fuerza está en el diálogo



La fuerza está en el diálogo - Política

España no necesita ver de nuevo violencia y terrorismo, en esta lucha independentista, hay que seguir dentro del ámbito que marca la Ley, se pueden cometer errores, sin duda, y el grado de comprensión ha de ser el adecuado a una sociedad comprometida con los valores esenciales de la democracia, pero por la fuerza nada se consigue sino poner al resto en contra. Y si se llega a un punto donde las razones no pueden nada, entonces es que no se tiene razón, y mucho menos por la fuerza.

Los CDR nacieron para garantizar y facilitar el referéndum del 1-O de 2017, pero no para evolucionar hacía una violencia de carácter radical. Su interés era facilitar el referéndum, pero nunca pasar a ser grupos violentos callejeros, y menos llegar a ser precursores para fabricar explosivos. Eso ya sería terrorismo.

Todos los nacionalismos identitarios se autodefinen por el uso literal y exclusivo de su memoria, dejando de lado las complejidades de la sociedad real. Para ellos todo es lo suyo contra lo ajeno, piden justicia, pero lo hacen de una manera irreverente en términos éticos. ¿Es que no recuerdan los errores y brutalidades de nuestro pasado con ETA? De esta siniestra idea separatista sobre la erradicación del cáncer español es responsable la Generalitat. Las manipulaciones de la verdad por razones políticas obedecen, está claro, a estrategias de victimismo revestidas de agravios históricos. ¿De qué puede valer la independencia y su República a los catalanes, si es por medio de la crueldad y la violencia? ¿Tan asumido creen tener estos dementes estar en posesión del derecho, la verdad y la legitimidad como para expresarse a través del terrorismo? Nada, absolutamente nada, justifica la deshumanización de una causa, por muy justa que ellos la consideren.

Está claro que nada nos hace ser más humanos como las emociones. Cuando un sentimiento poderoso nos invade llena todo el espacio de nuestra mente y consume nuestro tiempo. Pero si ese sentimiento es indeseable, sólo hay una forma de eliminarlo, otras emociones, otros sentimientos mayores, la palabra, el debate, el diálogo. La razón es el medio para legitimar las ideas, y esta se pierde cuando se sustituye por la fuerza. O, ¿acaso la mejor forma de superar esta crisis es suscitar el terror?

En definitiva, los CDR han conseguido justo lo contrario de lo que buscaban, hoy, a esos detenidos que querían atentar contra un cuartel de la Guardia Civil en la provincia de Barcelona, ¿quién puede justificarles?

En la investigación dirigida por la Audiencia Nacional y la Fiscalía, se han desplegado cerca de 600 agentes de la Guardia Civil en Cataluña. Hasta el momento, se han efectuado nueve detenciones y se han realizado diez registros con la finalidad de localizar e incautar pruebas que evidencien el avanzado grado de preparación de los proyectos terroristas con fines secesionistas de estos elementos.

Nos dicen las autoridades que la amenaza está neutralizada, pero ¿cómo se descarta la existencia de otros proyectos tendentes a la consecución de este fin independentista? Porque estos CDR ya habían probado estas bombas caseras en una mina abandonada, según se nos dice. Y que se han encontrado algunas de las sustancias ya mezcladas y preparadas, configurando una mezcla reactante para provocar explosiones, la Termita.

Quiero creer que todo esto no es cierto, puesto que hasta ahora los CDR sólo han protagonizado actos de rebeldía pero no de violencia, quizás lo mejor sea seguir a la espera de más noticias sobre la operación y nuevos datos oficiales.

Ha habido antes precedentes de acusados por terrorismo que después han quedado en nada, como el de la coordinadora de los CDR a la que se le incautaron solamente una careta de papel, carteles y un silbato.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 17 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

1 comentario

  • Excelente artículo señor Aicrag, ha escrito usted mis pensamientos con sus dedos.
    Lo cierto es que todo hace aguas desde el primer momento y suena a montaje propagandístico con intereses electoralistas de cara a la campaña. Hay tantas acusaciones de terrorismo por llevar un bote de pintura, y tantos terroristas que «se escapan» o que sabemos que llevaban tiempo siendo «vigilados» después de que comenten el atentado, que ya no nos podemos sentir seguros, ni por los terroristas, ni por los intereses políticos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información