Ciencia

La Guerra De Las Galaxias

La Guerra De Las Galaxias - Ciencia

La verdadera guerra de las galaxias se libró en el Sistema Solar hace miles de años y provocó que una raza extraterrestre se estableciera en la Tierra, educara a los primitivos humanos y erigiera espectaculares monumentos.”
Esto lo escribía el ufólogo español Josep Guijarro en un editorial de la revista Karma 7. Firmaba también un reportaje en el que anunciaba que iba a presentar las pruebas de una devastadora guerra galáctica real ocurrida en nuestro vecindario cósmico. Vamos a ajustarnos bien los cinturones de seguridad porque las siguientes afirmaciones nos harán sentir que perdemos el ritmo de la racionalidad.
Guijarro contaba en 1999 que quien le puso sobre la pista de la verdadera guerra de las galaxias fue Erich von Däniken. En su libro El oro de los dioses (1974), el hostelero suizo sugería que en una época desconocida y en una lejana galaxia, unos seres similares a los humanos habrían librado una gran batalla. La pruebas, siempre según el suizo, estaban en el Apocalipsis. El investigador español buscó en otros textos religiosos relatos que pudieran hacer alusión a ese conflicto espacial y los encontró.
Von Däniken aseguraba que los derrotados en esta guerra galáctica se refugiaron en un planeta hostil. ¿Imaginan cuál? La Tierra, por supuesto. Los refugiados cósmicos habrían quedado retratados con sus escafandras en las pinturas rupestres de Tassili y, en previsión de que sus enemigos les persiguieran, situaron falsas instalaciones y emisoras en otro planeta, el quinto del Sistema Solar. Planeta que fue destruido y sus restos son el actual Cinturón de Asteroides. Lógicamente, es para llevarse las manos a la cabeza. Pero lo mejor, la prueba definitiva de la guerra galáctica para Guijarro, estaba por llegar.
Para estos alucinados, parece meridianamente claro que una raza alienígena visitó la Tierra en tiempos pretéritos. Otro relato también curioso que apunta en este sentido es el del etnólogo británico Karyl Robin-Evans, este notable majadero publicó un increíble informe en el Journal of Comparative Etchnology dando a conocer el caso de los dzopa (ya exterminados), seres que habían venido de las estrellas y custodiaban una serie de extraños objetos en forma de disco. Los dzopa vivían, se supone, en las alturas del Tíbet. Robin-Evans, convencido de esto y de que los moradores de esas tierras eran descendientes de estos seres, se acabó casando con una de las lugareñas, una mujer que no superaba los 1,2 metros y tenía ojos rasgados, fina boca y piel extremadamente pálida. Juzguen ustedes.
Pero lo más importante eran los extraños discos de piedra de los dzopa, de los que sólo se conservan las fotografías que de ellos tomaron unos científicos de la Universidad de Pekín. Se ha dicho que estos discos pudieran ser una enciclopedia de sabiduría de los dioses y que contenían una minuciosa descripción de una explosión nuclear y su posterior nube radiactiva.
¿Pruebas concluyentes? Estoy seguro de ello, pero no de visitas alienígenas en la antigüedad o del conflicto galáctico, sino de la ineptitud y la credulidad de ciertos investigadores.
Gordon Creighton, director de la Flying Saucer Review, y experto en lenguajes orientales, desmintió el hecho de que los dzopa (más correcto referirse a ellos como drok-pa) son un pueblo alto y robusto, no unos enanos descendientes de alienígenas, y hoy día siguen vivos. En realidad Karyl Robin-Evans se habría inventado toda esta patraña para aprovechar del éxito de los libros de Von Däniken.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.17 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información