Historia

La Guerra Santa de Melilla de 1893.

La Guerra Santa de Melilla de 1893. - Historia

Las guerras que libró España en territorio marroquí durante los siglos XIX y XX, fueron motivadas por diversos factores, como la recuperación del prestigio perdido (en la guerra de 1859) o motivos coloniales (las guerras que tuvieron lugar entre 1909 y 1927). Pero una de las guerras a la que se tuvo que enfrentar España a fines del siglo XIX estuvo motivada por motivos básicamente religiosos: la Guerra de Melilla de 1893-94.

En aquella época, la región de Melilla estaba rodeada de fortalezas españolas que se habían ido construyendo sobre todo desde el final de la guerra de 1859 para evitar posibles agresiones rifeñas. En 1893 se comienza a construir un fuerte fuera del cinturón defensivo melillense, en un lugar cercano a donde se encontraban las reliquias de un santo local -Sidi Guariach- al que los lugareños guardaban gran devoción. La construcción del fuerte desembocó en protestas por parte de los rifeños. Al principio se increpaban a los obreros, pero el 2 de octubre de 1893, se produce el primer ataque contra posiciones españolas cercanas a la colina de Sidi Guariach. Los españoles tuvieron que replegarse a Melilla, donde la artillería española comienza a responder a los ataques rifeños con unos continuos bombardeos. Uno de los obuses impactó en una mezquita, a la que destruyó por completo. La destrucción de la mezquita hizo que los clérigos musulmanes llamasen a la guerra santa contra los españoles. Así pues, la Guerra de Melilla será una guerra eminentemente religiosa.

Los combates se desarrollaron básicamente en los fuertes cercanos a Melilla. Pronto los rifeños llegarán a contar con miles de combatientes. El gobierno marroquí, a petición del gobierno español, intentó apaciguar la situación y finalizar las hostilidades, pero sus esfuerzos fueron en vano. La paz no llegaría hasta abril de 1894. España recibiría una indemnización por parte del gobierno marroquí -pese a que la guerra no había sido instigada por éste- y se creó una zona neutra para evitar nuevos encontronazos.

En la Guerra de Melilla, el ejército español contó con una unidad que actuaba como una guerrilla formada por expresidiarios. Dicha unidad tenía como misión principal realizar ataques por sorpresa a los rifeños, ataques que se llevaron a cabo con bastante éxito por lo general. Como curiosidad, en este guerra se utilizarían por vez primera reflectores eléctricos para localizar al enemigo por las noches.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

eremita

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.