Cine y Televisión

La hipocresía de lo políticamente correcto (Las consecuencias del caso de Harvey Weinstein en el mundo del cine)

Patrocinado


La hipocresía de lo políticamente correcto (Las consecuencias del caso de Harvey Weinstein en el mundo del cine) - Cine y Televisión

El año 2017 quedará marcado en el mundo del cine por el escándalo de Harvey Weinstein, el productor acusado de acoso y violación por cientos de mujeres. Podemos construir su persona a raíz de todos esos casos. Un tipo con un algún problema mental (y no lo intento justificar) que, apoyado en su poder dentro de la industria cinematográfica, se veía superado por sus instintos para acosar o violar a las mujeres de su entorno laboral (como las actrices que trabajaban en las películas que producía). En el momento en el que alguien tiró de la manta, ya nada fue como antes.

Las consecuencias del caso Weinstein

Lo positivo del destape del caso es que ha provocado una cascada de nuevos destapes. Nuevas mujeres (y hombres) del mundo del cine (y de otros sectores laborales) se han sentido seguras para denunciar el acoso que han sufrido. Los que somos meros espectadores del cine no sabíamos ni siquiera quién era el tipo en cuestión. Pero a medida que salían más y más casos comprendíamos lo grave del asunto. Personalmente cuando se empezó a hablar del asunto pensé que el tal Weinstein había acosado a alguna mujer en algún momento de su vida y que años despúes se iba a enfrentar a su conducta repudiable. Algo que pasó una vez, y con esto no quiero decir que apruebe su comportamiento o que lo minimice. No tenía ni idea como de grave era el tema. Por lo que he ido leyendo, Weinstein se basaba en su poder para intentar violar a las mujeres  a las que podía chantajear de alguna forma. Se podría resumir en o haces lo que yo te diga, o no trabajarás más en el cine. Así pasó con alguna película de Tarantino, en donde una actriz, si mal no recuerdo, Mira Sorvino, fue vetada a trabajar en sus producciones, imagino que porque se negó a sus deseos o acusó de intentar violarla.

Poco a poco se fue hablando más del tema y para sorpresa de casi todo el mundo ajeno a ese mundillo, lo de Weinstein era un secreto a voces. Nadie hizo nada por miedo a perder su puesto dentro de la industria. Se sabía y se callaba, o bien no se sabía lo grave que era. Y así se fueron destapando otros casos, como el del actor Kevin Spacey, que al parecer tenía una actitud más que denunciable, que consistía en toquetear a los jóvenes compañeros de reparto. Spacey inentó defenderse anunciando públicamente su homosexualidad, como si eso siviera para minimizarlo todo. Y siguieron saliendo más y más casos, como el de Dustin Hoffman o el de otros personajes ajenos al mundo del cine.

La hipocresía de lo políticamente correcto

Las reacciones en el mundo del cine y de la televisión ante lo que estaba ocurriendo, fueron drásticas pero meditadas. Las personas implicadas en el asunto fueron repudiadas y excluidas de la industria, empezando por Weinstein, que fue despedido de su propia productora. Por su parte Kevin Spacey sería también excluido de la serie House of Cards, en donde tiene el papel principal de la serie, y de la última película de Ridley Scott, Todo el dinero del mundo. En este caso el tema es más interesante si cabe. Spacey ya había rodado sus escenas en la película. De hecho la película estaba terminada y editada a pocas semanas antes de su estreno en Estados Unidos. El director Ridley Scott decidió entonces eliminar las escenas de Spacey, siendo sustituido en el papel por el actor Christopher Plummer. Uno podría aplaudir la acción. Una manera de decirle al mundo que no se tolera la actitud de Spacey. Pero también puede reflexionar sobre el tema.

¿Estamos seguros que despedir a Spacey es una manera de repudiar sus acciones? ¿O es una forma de asegurarse de no perder taquilla ante lo que podría hacer la sociedad? ¿Quién va a querer ver una película de un actor acusado de acoso sexual? Es la hipocresía de lo políticamente correcto.

Tanto con Weinstein como con Spacey, sobre todo con el primero, ya conocían sus acciones. Y en todos estos años han seguido teniendo trabajo, han seguido siendo premiados por ello, y no pasaba nada. Personalmente estoy a favor de lo que hicieron con Weinstein. El tipo no solo parece ser un violador, sino que además es un extorsionador que se basa en su trabajo y posición para cometer sus actos. Lo mejor es echarlo del mundo del cine. Hubiera sido mejor antes que ahora, pero más vale tarde que nunca.

Lo que yo cuestiono es lo que le han hecho a Spacey y a otros como al cómico Louis C. K.. A Spacey lo “borran” de una película por algo que ha hecho fuera de la misma. ¿Acaso su trabajo interpretativo tiene que ver con lo repudiable de sus actos personales? Que yo vea y disfrute de las películas e interpretaciones de Spacey no quiere decir que las tolere o apruebe. Si nos basamos en eso, tendríamos que dejar de ver todas las películas de Roman Polanski, acusado de violar a una menor, o tendríamos que hacer lo mismo con Woody Allen, con el pasado que tiene.

Lo que terminó por hacerme reflexionar es lo que ha pasado con Louis C.K., uno de los cómicos más importantes de Estados Unidos. Al parecer el tipo tuvo una actitud bastante enfermiza con algunas mujeres, no sé si espectadoras de sus monólogos, o del mundo en el que él trabaja. Pues bien, ante esto Netflix optó por eliminar todas sus actuaciones incluidas en su catálogo, como si eso fuera a borrar sus actos. Como si eso indicara que eso es lo verdaderamente correcto. Louis C.K. es un excelente cómico, sus actuaciones, que en muchas ocasiones son “políticamente incorrectas”, son desternillantes, y ahora ya no están disponibles en Netflix. ¿Por qué?

Deben dejar a los espectadores la opción de decidir. Si un espectador decide no ver una película en la que sale Kevin Spacey, es su decisión, pero impedir al resto no ver su interpretación me parece absuro e hipócrita, porque las productoras o empresas de distribución de contenido audiovisual lo hacen por miedo a las pérdidas, porque bajo su criterio de lo políticamente correcto, es más fácil hacer dinero.

En la gala de entrega de los Globos de Oro se hablará de ello. Y tú, ¿qué opinas al respecto?

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.78 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

perher

3 comentarios

  • No cabe duda de que algunos actores tienen una actitud y una calidad humana lamentables, pero un don interpretativo sobresaliente y no es censurando ni boicoteando sus películas o series la mejor forma de castigarlos … saludetes …

  • Desde luego que es todo hipocresía, pero me parece muy bien que se denunciase a “personas” como ésta que dada su posición se creen dioses todo poderosos que hacen y deshacen a su antojo dejando y abusando de los demás. Lo que no entiendo es como no se hizo antes, y como se permite ésto! No solamente por las víctimas, sino por quienes lo conocen y lo consienten.

Deja un comentario

Publisuites