Cine y Televisión

La historia real tras «Casino» de Scorsese

La historia real tras «Casino» de Scorsese - Cine y Televisión

Casino

EEUU, 1995

Director: Martin Scorsese

Género: Gangsters

A nivel tanto temático como estilístico y estructural, “Casino” tiene muchas similitudes con “Uno de los nuestros”, la otra película sobre la Mafia realizada cinco años antes por Scorsese, y que cuenta también con la participación de Robert DeNiro y Joe Pesci. Ambas están basadas en sendos libros de Nicholas Pileggi (co-autor también de los guiones), quien se inspiró en hechos reales. Para el argumento de “Uno de los nuestros”, en la vida de Henry Hill y para lo que sucede en “Casino” en la historia de Frank “Lefty” Rosenthal (el alter ego de Ace en la vida real), un jugador profesional que en los años setenta dirigía para la Mafia el casino “Stardust” de Las Vegas con mano de hierro: “Hay tres formas de hacer las cosas: La correcta, la incorrecta y la mía”.

El personaje de Nicky Santoro (que tantas similitudes tiene con el de Tommy DeVito en “Uno de los nuestros”; ambos interpretados por Joe Pesci) es la versión cinematográfica del temido mafioso Anthony “The Ant” Spilotro, un brutal gángster de Chicago que fue enviado a Las Vegas como “hombre de acción”, pero que con el tiempo se convertiría en un incontrolable estorbo para sus jefes.

La mujer de Ace (Robert DeNiro) es Ginger (Sharon Stone); una prostituta drogadicta, alcohólica e histérica que se acaba transformando en un quebradero de cabeza para todos. El personaje se basa en Geri McGee, la esposa de Frank Rosenthal.

En „Casino“, Scorsese emplea la misma técnica ya usada en “Goodfellas”, de permitir que sean los personajes principales quienes vayan narrando la historia mediante sus voces en off. Ace y Nicky van alternándose en el relato de cómo llegaron a controlar el casino, hicieron prosperar el negocio durante un tiempo, y de cómo todo fue hundiéndose poco a poco.

Frank Vincent, un secundario habitual en películas de gangsters que en “Goodfellas” encarnó a Billy Batts, también participa en “Casino” como Frank Marino, uno de los más cercanos socios de Nicky. El personaje de Marino está basado en Frank Cullotta, sobre el que volveremos más adelante.

Tras revisionar “Goodfellas” encontré varios momentos a lo largo de la película muy próximos a la comedia negra. No sucede lo mismo con “Casino”, pero aún así (y aunque es más larga) las tres horas de metraje se pasan volando.

Al igual que en “Goodfellas”, Scorsese vuelve a emplear el recurso del flashforward. El film arranca con el atentado con coche bomba que sufre Ace en 1983 para pasar acto seguido a la narración de su ascenso al frente del Tangiers diez años antes.

A mí, personalmente, me gusta más “Casino” que “Uno de los nuestros”. Ello puede deberse a que “Casino” fue de las dos la que ví primero (aunque fuera rodada cinco años después). En 1996, cuando “Casino” llegó a los cines en España (yo tenía 11 años), leí en el suplemento dominical de un periódico un extenso reportaje sobre la película con motivo de su estreno. Una sugerente Sharon Stone aparecía en la portada, y en el interior no sólo dedicaban artículos y entrevistas al film de Scorsese, sino también al cine de gángsters en general. Se mencionaba allí a la trilogía del Padrino (F.F. Coppola, 1972, 1974, 1990), a “Goodfellas”/”Uno de los nuestros” (1990), a “Scarface”/”El precio del poder” (1983)… Aquella revista que en su día leí ávidamente (y que hoy aún conservo) supuso mi primer contacto consciente con el cine de gángsters. Unos años después vería todas aquellas películas sobre las que con tanto interés había leído, la primera de las cuales fue “Casino” – Es por ello que a “Casino” le tengo un cariño especial. Recuerdo que lo que más me impresionó fue sin duda el personaje de Nicky Santoro (Joe Pesci).

Casino” es una película tras cuyo visionado el espectador se siente muy despierto y lleno de vitalidad (pese a su larga duración). Ello no sucede con otras obras maestras del género como “El Padrino” o “Érase una vez en América”; especialmente ésta última, que tiene un tono profundamente melancólico. Por cierto, James Woods, que en “Érase una vez en América” interpreta a Max, el amigo de Noodles (Robert DeNiro); aparece en “Casino” en el rol de Lester Diamond.

La excelente y energizante banda sonora consiste mayoritariamente en una selección de canciones de la época del apogeo de los casinos en Las Vegas. Destacaré tres momentos musicales: El inicio del film con el estallido del coche-bomba (mientras suena “La Pasión según San Mateo” de Bach), la presentación de los integrantes de la banda de Nicky (sus “desperados”), los robos y los sistemas que empleaban (con “Can´t you hear me knocking” de los Rolling Stones) y el crepúsculo de la película: Desde que el FBI le enseña a Ace las fotos donde aparece Nicky con Ginger en actitud íntima hasta la impactante secuencia de Nicky, su hermano y los bates de beisbol; pasando por las escenas de las “purgas” ordenadas por los jefes (con “The house of the rising sun” de “The Animals”). Entre las canciones que componen la banda sonora también se encuentran “Nights of white satin”, de los Moody Blues y “I can´t get no satisfaction” de Devo.

Casino” es una muestra más de la gran química existente frente a las cámaras del “dúo dinámico” DeNiro/Pesci. Ésta película es la octava en la que Scorsese contaría con DeNiro como actor protagonista. La colaboración de ambos se remonta a “Malas Calles” (1973), y siguió con “Taxi Driver” (1976), “New York, New York” (1977), “Toro Salvaje” (1980), “El rey de la Comedia” (1983), “Uno de los nuestros” (1990) y “El cabo del miedo” (1991). Con “Casino” (1995) Scorsese alcanzó la cúspide, y las películas que ha hecho desde entonces (prescindiendo de los grandes DeNiro y Pesci y sustituyéndolos por mediocridades como DiCaprio o Matt Damon) son en mi opinión muy inferiores y están bastante sobrevaloradas (especialmente “The Departed”/ “Infiltrados”).

Sharon Stone realiza un gran trabajo en el rol de Ginger; en la que probablemente es la mejor interpretación de toda su carrera. La madre de Scorsese (que también sale en “Uno de los nuestros”) vuelve a tener en “Casino” un pequeño papel, ésta vez como la anciana madre del desastroso Artie Piscano.

El ex-gangster Frank Cullotta, antiguo amigo de Tony Spilotro en el cual está basado el personaje de Frank Marino, participó en el rodaje de la película asesorando a Scorsese y a su equipo (pues él había vivido en primera persona la historia que estaban filmando). Además, Cullotta se puso ante las cámaras dando vida a uno de los sicarios que cometen los asesinatos del final (mientras suena “The house of the rising sun”).

Epílogo: “La ciudad nunca volverá a ser la misma. Después del Tangiers, las grandes corporaciones se hicieron con todo. Hoy parece Disneylandia. Y mientras los niños juegan a los piratas, papá y mamá se gastan el dinero del alquiler y los ahorros para los estudios del hijo mayor en las ruletas y en el poker (…) Después de que los sindicatos fueron echados de Las Vegas, las corporaciones se apoderaron de prácticamente todos los casinos…”

Conclusión: Aunque la Mafia fue desposeída de sus casinos, éstos continuaron (y siguen hasta hoy) esquilmando a incautos ludópatas. El negocio prosigue con idénticos métodos y resultados pero con una máscara de legalidad.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Felix85

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.