Anuncios
Sociedad

“La Homosexualidad Una  Tendencia Natural Dentro De   La Historia De La Psicología En Colombia”

“La Homosexualidad Una  Tendencia Natural Dentro De   La Historia De La Psicología En Colombia” - Sociedad

 

En un mismo momento de la historia es imposible que todos los seres humanos del planeta compartan un mismo gusto o necesidad, más aún, cuando  la inclinación en los hombres en determinados fines es la fuerza que hace que se ladee hacia algún otro cuerpo y el pensamiento sea orientado a cierto rumbo, convirtiéndolo  en  toda  una tendencia que suele dejar fuera a un grupo de gente; de ahí, ir descubriendo que se trata de una contradicción humana como lo es el tema de la homosexualidad, el cual se refiere a claras muestras de la atracción  y  la práctica sexual que se da entre personas del mismo sexo como un  patrón de comportamiento a partir de  los elementos de un entorno  durante un período, existiendo cierto tabú y ambigüedad, dándole particularidad como un acontecimiento absolutamente natural y lógico para algunos e intolerable para otros, generándose a modo de  polémica alrededor del mundo inclusive en  Colombia.

Es importante mencionar que “la sexualidad como fenómeno contemporáneo es el producto de la interacción de una multitud de tradiciones y de prácticas religiosas, morales, económicas, familiares, médicas y jurídicas tal como lo expresa (Weeks, 1985) lo cual  contiene unas categorías, conceptos y lenguajes que nos dicen qué es dañino o saludable, normal o anormal, apropiado o inapropiado como conducta”. Partiendo de la idea, que la sexualidad es una construcción social, una decisión arbitraria sobre lo que es bueno o malo que  implica mirarlo desde el  punto de vista biológico y  psicológico.

En este sentido, existen muchos estudios, y aún se continúa investigando sobre el origen de la homosexualidad. Muchos de ellos hablan de hormonas, genética, biología, estructuras cerebrales e  identidad sexual y  todavía no hay ninguno definitivo según la Revista Marian (Ponte, 2018) por la simple razón de que en el ser humano confluyen muchos factores tales como  emociones, pensamientos, vivencias, fantasías, familia y entorno cultural. Sin embargo una historia natural de la homosexualidad era que “ésta resultaba ser muy frecuente entre la población normal, parecía fuera de lugar en el erotismo como tal, asumido como patológico”.  Años más tarde (Hooker, 2018) realizó un estudio utilizando las pruebas de Rorschach en su libro La Adaptación del Hombre Verdaderamente Homosexual, reafirmando lo que Kinsey ya adelantó: “La homosexualidad no existe como entidad clínica”.

En oposición con esto  “una persona puede tener una relación sexual homosexual y no necesariamente es homosexual” por eso es necesario diferenciar una práctica sexual de una orientación sexual y por eso se  muestran algunos conceptos que  ayudan a reflexionar e integrar mejor lo que todo ello significa como lo son los niveles de sexuaciónreferente a los genitales o sexo morfológico, distinto de la orientación del deseo que puede orientarse hacia una persona del mismo sexo (homosexualidad), del sexo opuesto (heterosexualidad), o a ambos sexos (bisexualidad). Si una persona es gay o lesbiana, esto significa que se orientará como compañero sexual y afectivo hacia personas del mismo sexo. Si es bisexual, se orienta tanto hacia personas de igual como de diferente sexo. Tomando en cuenta el sexo biológico conocido como una  dotación genética XX (mujeres); dotación genética XY (hombres). En algún caso puede ocurrir XX Y o XX X.

En algunos casos se puede dirigir el deseo hacia otros objetos no humanos, entrando aquí lo que llamamos parafilias, dentro de las cuales se considera la  identidad sexual: cuando se tiene la íntima convicción de pertenecer a un sexo determinado. El rol de género conceptualizado como un  conjunto de conductas que se asocian a un determinado sexo y que tiene que ver con lo sociocultural;  por tanto, dichas conductas varían de unas culturas a otras; sin omitir que en  la niñez se aprenden los papeles que se esperan de nosotros. Puesto que al nacer se asigna el sexo de acuerdo se vea físicamente hombre o mujer para enseñar qué se espera cuando crezca haciéndose  un hombre o una mujer (social, ideológica y culturalmente).

Ahora bien, Colombia es uno de los países donde la hombría o ser hombre es un orgullo para la familia en especial para el papá,  puesto que le anexa la responsabilidad de perpetuar el apellido de la familia y concebir preferiblemente varones dando lugar a la siguiente generación, sin obviar que éste masculino se distinga por ser todo un casanova, causando gracia pero también puede llegar generar una deshonra tildándolo como marica; es así como  la homosexualidad es interpretada desde un  machismo desgarrado que pone en circulación ideas que edifican a la masculinidad como un valor en sí y que pone a los varones en los espacios de poder que le corona el patriarcado. Puesto que busca a un varón a quien calificar  y crear escenarios de socialización en los que es conveniente comportar y guardar ciertos estereotipos.

En otras palabras lo perverso de este mecanismo, es que incesantemente ejerce su violencia bajo el silencio cómplice de una sociedad que la legitima con una indolencia que da miedo. La gente saca del saco de sus limitadas ideas expresiones de odio que terminan por naturalizar de acuerdo el periódico El Heraldo  (Toncel, 2015)  quien define que “ un homosexual en Colombia es una pesadilla” ya que una desazón permanente en el hogar: ese lugar donde se manejan todos los conceptos, donde el amor prevalece; y la calle: se hace otro lugar donde el hombre debe aprender a ser hombre, lejos de la madre y el padre; donde se aprende a equilibrar las debilidades y las fortalezas, donde la esencia de la persona tal vez sobresale por encima de sus gustos y afinidades, donde se ejerce la sexualidad indicando con el tiempo la necesidad de aprender  a caminar con sus propios afanes y a abandonar los paradigmas de la sociedad, para manejar sus propios conceptos en silencio aunque en su mayoría los prefieren manifestar en la medida en que van sintiendo.

Por otro lado,  para profundizar en los diversos aspectos relativos a estas tendencias y en la forma de afrontarlas, Zenit ha entrevistado al doctor Richard Fitzgibbons, psiquiatra que ha contribuido a la redacción del documento «Homosexualidad y esperanza» justificando el por qué ocurre; y la explicación que da es que  las personas con tendencias homosexuales profundamente arraigadas se identifican a sí mismas como personas homosexuales y son frecuentemente reacias a examinar los conflictos emocionales que se  han provocado, así mismo presentan una fuerte atracción física por los demás hombres como una profunda debilidad en la seguridad masculina debido a una pobre imagen corporal percibida por él mismo como hombre que no cubre sus exceptivas que normalmente busca ayuda en la psicoterapia y en la dirección espiritual. Al cual se le puede achacar a un conflicto no resuelto con la figura paterna probablemente desde la infancia a causa de un  mal manejo de  la moral sexual. Siendo de esta manera se ve como un caso lamentable donde nace  la actitud de rechazo, de defensa y de rabia que no le permite abrirse a hallar  solución referente al comportamiento que se espera.

Por este motivo,  “en nuestras experiencias clínica, aquellos con tendencias homosexuales profundamente arraigadas carecen de una comprensión de los orígenes de sus conflictos y de la posibilidad de curar. Muchos de estos hombres también se comprometen en trabajar en sus conflictos emocionales”. Tal como lo asegura el doctor (Fitzgibbons, 2005).

Además de decir que “la madurez afectiva se demuestra también por la capacidad de dirigir las tensiones emocionales más comunes, como la ansiedad, la débil confianza, la ira, la soledad y la tristeza. La ansiedad puede ser superada con el crecimiento en la confianza; la ira con el crecimiento en la virtud del perdón, y la soledad o la tristeza con el crecimiento en la capacidad de recibir el amor de Dios y de otros de una forma normal, y de darse a sí mismo”.

 

Para finalizar,  puede ser oportuno, hacer emerger y afrontar  los conflictos de la infancia y de la adolescencia. Asimismo, un compromiso para crecer en numerosas formas es necesario para el desarrollo de una personalidad sana.

Entre tanto hay que recordar que la Asociación Americana de Psicología define la orientación sexual como “una atracción emocional, romántica, sexual o afectiva duradera hacia otros”. Es distinta a otros componentes de la sexualidad, como al sexo biológico (los genitales con los que las personas nacen: pene o vulva), la identidad de género (el sentido psicológico del ser hombre o ser mujer) y los roles sociales de la sexualidad (que se focaliza a las distintas normas culturales de los comportamientos “masculinos” y “femeninos”), y aclara que  las personas no pueden elegir ni escoger su orientación sexual. Así mismo afirma que  las personas no se vuelven homosexuales por haber pasado algún tipo de experiencias (falsamente se cree que si un varón es violado sexualmente “se volverá” homosexual, o si una mujer es lesbiana es porque necesita tener “un buen encuentro sexual con un amante varón” para que se vuelva heterosexual). Estos son mitos, creencias que lo único que hacen es confundir a la población sobre los conceptos reales de sexualidad.

Por último, lo que sí se debe tener siempre presente es que todas las personas tienen  una orientación sexual, pero se puede expresar en distintas conductas a lo largo de la vida. Así, una persona puede ser homosexual pero al vivir en una sociedad que es homofóbica y constantemente rechaza a los gay y lesbianas, puede “elegir” actuar “fingiendo” no ser homosexual (incluso inventando tener parejas del otro sexo) por miedo y temor a ser juzgado socialmente o no ser aceptado por sus padres, amigos y familiares, mintiéndose así mismo todo el tiempo sin ser fiel a su verdadero sentir, lo cual es triste porque se debe ser feliz y libre tal cual como se piensa, independientemente del género en el que se haya nacido.
Bibliografía:

Fitzgibbons, R. (2005). La Psicología que Subyace en las Tendencias Homosexuales. Zenit El Mundo visto desde Roma, Obtenido de https://es.zenit.org/articles/la-psicologia-que-subyace-en-las-tendencias-homosexuales-i/.

Hooker, E. (2018). La Adaptacion del Hombre Verdaderamente Homosexual. Estudios, Obtenido de http://www.marianponte.com/sexualidad/homosexualidad/.

Ponte, M. (2018). El concepto de homosexualidad sólo puede entenderse desde un punto de vista occidental. En otras culturas, se prescinde de esta categorización. Marian Ponte , obtenido de http://www.marianponte.com/sexualidad/homosexualidad/.

Toncel, E. (22 de 08 de 2015). “Ser Homosexual en Colombia es una Pesadilla”. El Heraldo, págs. Obtenido de https://www.elheraldo.co/tendencias/analisis-sergio-urrego-213066.

Weeks, E. (1985). Conceptos clave sobre. http://webs.ucm.es, obtenido de http://webs.ucm.es/info/rqtr/Conceptos_Clave_sobre_LGBT.pdf.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.75 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Adriana Betancourt

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información