Anuncios
Cine y Televisión

La Inherente Muerte Del Cine Negro

La Inherente Muerte Del Cine Negro - Cine y Televisión

El film Sunset Boulevar de Billy Wilder Ilustra el fin de este genero cinematográfico

Todo comienza con la muerte del protagonista, a raíz de ello la película expone las causas por las que el funesto hecho se ha producido, desde la insalvable situación económica de Joe Gillis, encarnado por William Holden, hasta el deseo de amor frustrado en el protagonista y la joven Betty Schaefer (Nancy Olson), pasando por la incómoda, aunque única tesitura a la que se enfrenta Joe Gillis, que es la relación con Norma Desmond (Gloria Swanson).
Fue Billy Wilder quien dirigió esta obra de arte, que hizo, hace y hará un fragor en los tiempos futuros del cine. Personificando los personajes con actores de gran envergadura del séptimo arte, como Gloria Swanson, William Holden, Enrich Von Stroheim o Nancy Olson. La película versa sobre la caída del cine mudo, desde un punto de vista amoroso y dramático, donde el fracaso y la muerte casan con el amor y el éxito. Situamos esta película en 1950, época en la que las pantallas se despiden del cine negro, aunque El crepúsculo de los dioses se identifica con este género cinematográfico.
Llama la atención como el director aglutina el hecho histórico de la decadencia del cine mudo, que representa el personaje de Norma Desmond con el género cinematográfico, al cual pertenece esta película (Cine negro), provocando así una especie de sátira, pues de algún modo critica un hecho utilizando el mismo como herramienta difusora.
También cabe destacar el diálogo que da voz al film, ya que acentúa el drama y el
sentimiento amoroso presente en la película. Además de que el diálogo es un factor que hace de esta cinta un hito en la historia del cine por su profundidad a la hora de expresar la tristeza, ya sea causada por la irremediable decadencia del cine mudo o por la insatisfacción del placer amoroso. La cantidad de diálogos en esta película que perduran en la eternidad cinematográfica es envidiable. Una de las razones por la cual las palabras del film toman una forma tan privilegiada es porque expresan aquello que nunca se ha podido expresar en el cine mudo, palabras. Gloria Swanson (Norma Desmond) con una gran expresividad ofrece al cine mudo lo que su nombre no le permite, un acompañamiento de palabras que manifiestan con belleza todos sus sentimientos.
A pesar de ser una película en blanco y negro -lógico en la época histórica en la que nos situamos- goza de un color y una iluminación vital, puesto que dichos factores convierten a esta película en un privilegio para los espectadores. Cada acción, cada escena expresa un sentimiento propiciado por la iluminación, ya que esta da más importancia a unas escenas u a otras.
La profundidad que Billy Wilder muestra en cada tema, en el amor incomprendido, en el éxito que precede al olvido, en la locura, en la que navega Norma Desmond por no
haber conseguido aquello que anhelaba es un componente vigoroso en la película. Logra crear un emocionante film, que obliga al espectador a colocarse en las carnes de cada personaje, por la cantidad de sentimientos entristecidos que afloran en cada uno de ellos.
En conclusión, esta obra marca un hito en la historia del cine, nos ayuda a entender el proceso de evolución tomado a partir de los años 50, dado que El crepúsculo de los dioses finaliza con el desarrollo de un género cinematográfico, el cine negro, pues recoge tal importancia que partes de la película se ven plasmadas en films posteriores. Sencillamente sublime.
Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 16 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Deo

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información