Literatura

La Insatisfacción De Los Hijos Del Rey. Capítulo 2

La Insatisfacción De Los Hijos Del Rey. Capítulo 2 - Literatura

La Insatisfacción de los Hijos Del Rey

Capítulo 2. El Diseño del Plan

Al día siguiente, el Rey se levantó muy temprano con la intención de organizar con lujo de detalles el trabajo de sus hijos. Para lograr el objetivo debía escoger en donde iban a trabajar y el cargo adecuado, dependiendo de las habilidades y destrezas de sus descendientes. Pero debía recordar el consejo claro de los sabios: Tenía que darles a todos la posibilidad de progresar y no debía intervenir en el proceso.

El gobernante entró al estudio y pidió al guardia que lo custodiaba, que no lo interrumpieran de ninguna manera; ya que iba a realizar una labor muy importante para su imperio. Así que tomó pluma y papel, se recostó en su sillón preferido y comenzó a darle curso a sus ideas para llevar a cabo la tarea que se había propuesto.

Las horas transcurrían, y el Rey sostenía la pluma sin escribir nada; es que estaba muy inmerso en sus pensamientos. Pero cuando eran casi las doce, este comenzó a reír a carcajadas diciendo: ¡Cómo no se me ocurrió esto antes!. Ja, Ja, Ja. Inmediatamente comenzó a escribir de manera fluida, páginas tras páginas se amontonaban en su escritorio. Quedaba claro que el Rey había conseguido un toque de inspiración.

A las tres de la tarde aproximadamente, el gobernante había creado todo el plan completo. Tomó varios sobres, colocó en ellos, las páginas que había escrito, luego le puso el sello real y los cerró. ¡Había terminado el objetivo!. Se sentía feliz y realizado. Sabía que estos trabajos, alegrarían el alma de sus hijos.

Augustos, estaba sentado en la plaza de la iglesia. Este miraba de cerca, como una familia con hijos disfrutaba de un domingo. Su cara reflejaba alegría y se veía que le agradaba cada travesura que hacían los niños.El, era uno de los hijos del Rey. Uno de los primeros que se había dado cuenta, que su vida carecía de sentido. En el pasado, Augustos había sido un guía espiritual para sus hermanos, ya que les había pronosticado que llegaría el momento que se sentirían tristes como él y también los ayudó a entender el porqué de su insatisfacción.

El hijo del Rey, se levantó de su asiento, mientras continuaba observando aquella escena. Dio la espalda, y entró a la iglesia como siempre lo hacía. Esta era la rutina diaria que Augusto ejecutaba desde que él se sintió triste con su vida.

La lluvia visitó aquella tarde a Traslandia. Era realmente un diluvio, pero esto no evitó que el Rey continuara con sus planes. Maximos tomó todos los sobres, se puso un abrigo, salió al patio donde están los carros, miró para todos lados y cuando se dio cuenta que nadie lo miraba, tomó uno de sus vehículos y  salió del palacio

Esta Historia Continuará…

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.75 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

viratova

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información