Historia

La leyenda Española de la silla del nigromante



La leyenda Española de la silla del nigromante - Historia

La historia es macabra a la par que curiosa, para empezar su investigación nos situaremos en el año 1897, en la universidad de Valladolid.

El almacén de la universidad estaba lleno, era hora de hacer una limpieza y colocar las cosas, durante la revisión de los objetos uno de los trabajadores encontró una vieja silla olvidada en un rincón de el almacén. Tras un duro trabajo de limpieza y revisión de los artículos el trabajador decidió sentarse en aquella silla.

El trabajador estuvo desaparecido durante tres días, nadie supo de él, al parecer no volvió a casa aquel día, de hecho, murió, murió a los minutos de sentarse en aquella silla y estuvo allí, fallecido, hasta que otro trabajador encontró su cuerpo al tercer día.

Tras este desagradable suceso pasó el tiempo, el almacén no estaba terminado del todo, así que decidieron enviar a otro trabajador a terminar el trabajo de el trabajador fallecido. La sorpresa llegó cuando este segundo trabajador apareció fallecido en las mismas condiciones que el primero, sentado en la misma silla.

Aquél acontecimiento llamó la atención de aquella silla, la cual decidieron investigar, al parecer la silla había sido guardada allí a principios del siglo dieciséis, cuando la inquisición requisó dicha silla a un médico llamado Andrés de proaza.

Andrés de proaza, al parecer, era un médico que había sido detenido al ser culpado de la muerte de un niño que desapareció cerca de su casa, al interrogarlo y sacarle la confesión de asesinato descubrieron dicha silla, al no dejar Andrés de Proaza que nadie se sentara en ella.

Sus palabras fueron ¨Esa silla ha sido regalo de un nigromante de Navarra, si me siento en ella entraré en trance y obtendré el conocimiento que necesito para mis diagnósticos, pero no puede sentarse cualquiera, solo puede ser usada por un médico titulado, cualquiera que la use sin dicha titulación morirá¨

Sin duda una de las muchas leyendas españolas que recorren la historia, a día de hoy la silla aún existe, y hay una clara prohibición de sentarse en ella.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

StarCrow93

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información