Sociedad

La libertad de no sentirte observado en la era de la imagen



La libertad de no sentirte observado en la era de la imagen - Sociedad

¿Dónde está el límite de la intimidad pública?

No sé si seré el único que se siente así, pero estoy bastante cansado de ver a gente por la calle fotografiando o grabando cualquier cosa o detalle que pasa en su vida diaria. La idea de tener una cámara de fotos en tu teléfono es genial, pero deja de tener sentido cuando se abusa de la herramienta que la tecnología nos ha brindado. Pero más allá de esa obsesión que cada cual podrá ejercitar libremente, hay algo secundario en todo esto que me parece más importante. Es la libertad de no sentirte observado en todo momento.

Cuando uno sale a la calle a pasear o a hacer sus recados diarios, puede sin quererlo verse metido en medio de un continuo «ataque» de fotografías/vídeos. Imaginad este contexto. Estás en la playa, tumbado en la arena, a punto de entrar al agua a refrescarte, o simplemente paseando, y alguien, en la distancia corta o larga, fotografía algo que está a tu alrededor. Pero claro, eso tú no lo sabes. Así pues, quedas registrado en la imagen o vídeo de alguien a quien no conoces. Tu imagen queda plasmada en un archivo que puede quedar guardado en el disco duro de un desconocido, o en una red social que vete tú a saber cuanta gente terminará viendo. Y poniéndonos en lo peor, a lo mejor tu imagen acaba siendo usada para crear un meme. Y repito, tú no te enteras de nada.

Puede que la grandísima mayoría de la gente que hace una foto o graba un vídeo en un lugar público lo hace con fines honrosos. Nadie quiere perturbar la intimidad de desconocidos, pero cuando se intenta captarlo todo se corre el riesgo de captar más de lo necesario. Por tanto, me parece necesario hacer una reflexión respecto a esta era de la imagen en donde parece que los límites de la intimidad han quedado totalmente difusos. Creo que todo el mundo tiene el derecho de que se respete su intimidad, incluso cuando esa intimidad se enmarca dentro de un contexto público como puede ser una calle, una terraza, una playa o la grada de un estadio deportivo.

Todo esto me lleva también a una interesante reflexión. Resulta cuanto menos contradictorio que en los tiempos en los que vivimos casi todo el mundo se rasgue las vestiduras cuando se entera de la última filtración de datos de Facebook y demás redes sociales. Es curioso que todos queramos que nuestros datos personales estén a salvo, pero por otro lado queramos compartir cualquier detalle de nuestras vidas en una red social que por mucho que tengamos protegida de «ojos desconocidos»… nunca se sabe.

Hace unos meses se «viralizó» (qué palabra más odiosa, por cierto) un vídeo en el que un pasajero de avión no lograba meter su maleta en el compartimento de turno. Pues bien, ese vídeo mostraba lo disparatado de la escena, con un hombre incapaz de realizar una tarea que a priori parece sencilla, pero también, a un grupo de pasajeros que, en lugar de ayudar a la persona, se quedaba inmóvil, contemplando no sé muy bien qué. En el centro de la diana no estaba el pasajero en cuestión, sino la persona que grababa con su móvil la escena. En lugar de levantarse a ayudarlo, se limitó a grabarlo, con el objetivo evidente de subirlo a la red social para recibir uno de esos likes que tanto deseamos. Y a eso voy.

En lugar de preguntarnos si lo que fotografiamos o grabamos está invadiendo la privacidad de otras personas, por muy público que sea el lugar en el que se toma la imagen, nos limitamos a hacerlo porque creemos que lo «normal» ahora es tener un recuerdo de todo y porque queremos mostrárselo a todo el mundo para recibir una aprobación en forma de like o, pensando retorcidamente, para dar envidia a nuestros amigos.

Seguramente alguien pensará que lo que digo es algo bizarro pero, mi libertad empieza con mi propia imagen, incluso en una plaza, en una playa o en la grada del Bernabeú. ¿Seré yo el único que piensa así? Espero que no.

Pues eso quería decir.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

perher

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.