Anuncios
Política

‘la Manada’ Seguirá En Libertad Provisional

‘la Manada’ Seguirá En Libertad Provisional - Política

Escribo este post sin apenas prepararlo. De hecho, creo que será un post demasiado visceral. Aún así me veo en la necesidad de hablar sobre este tema, el cual me preocupa profundamente, porque se esta utilizando para posicionar a la sociedad en favor de determinadas medidas que, en realidad, son poco productivas.

Esta mañana saltaba la noticia: ‘La Audiencia de Navarra mantiene la libertad provisional a los cinco miembros de “La Manada”, por no percibir alteración alguna en las circunstancias que dieron motivo a su adopción.

A ver, comencemos. Porque hay mucha tela que cortar. Partamos de la existencia de un Estado de Derecho, ¿Qué significa esto? Significa que nuestro sistema está regulado única y exclusivamente por el Derecho, es decir, por el conjunto de normas reguladoras en diferentes ámbitos. Por lo que, las normas deben ser cumplidas voluntaria o imperativamente. Las normas no te dicen que ‘no puedes matar’, te dicen, que si matas, tendrás un castigo. Las normas nos alcanzan a todos. Pobres, ricos, guapos, feos, altos, listos, tontos, de izquierdas o de derechas. Todos tenemos que cumplir las normas (luego, bien es cierto que muchas veces no se cumple, pero es el fin de toda norma y todo Estado democrático de Derecho).

Un pilar fundamental de este Estado es la división de poderes. Todos lo hemos estudiado en el instituto. El poder legislativo, ejecutivo y judicial. Pero muchas veces no tenemos claro que significa, o que representa. La división de poderes significa la no injerencia de la política dentro de la justicia, para evitar así repetir las historias mas lamentables que a asumido la humanidad. La división de poderes es necesaria, porque nos defiende. Gracias a esa división tenemos libertad. La división de poderes no ataja solo a los políticos y representantes del Estado, sino que ataja también a la sociedad. Los jueces y magistrados son independientes de cualquier tipo de organismo y cualquier tipo de injerencia de tercera persona en su trabajo, su único sometimiento es la ley. Un juez “superior” no puede dar instrucciones a uno “inferior” sobre como tiene que actuar en un caso concreto. Los jueces son independientes de los propios jueces y de sus propios organismos y también lo son de la sociedad. No quiero decir que la gente no pueda llegar a formar una opinión, a favor o en contra, sobre algún tipo de resolución judicial, lo que trato de explicar es que es la justicia quien tiene que decir lo que está bien y lo que está mal. Yo, como ciudadano, no puedo permitirme el lujo de exigir a los jueces que tomen unas decisiones concretas. No puede hacerlo nadie. Repito, nadie. Yo como ciudadano puedo exigir al poder legislativo que cree normas para resolver una situación injusta, pero lanzarse contra los jueces y magistrados que cumplen con su trabajo me parece irritante. No es culpa de un juez que la ley este ‘mal’. Es culpa de la legislación, que es tema de políticos y no de jueces. Los jueces se limitan a interpretar y aplicar conforme a derecho. Por lo tanto, dejemos en paz a la justicia y abalancémonos sobre los políticos de turno.

Entrando al caso de la famosa ‘Manada’ quiero hacer una pequeña aclaración. Cuando se crearon los derechos humanos, se sabía que habría ocasiones que jugaría en contra de la sociedad. Me explico. Abolir la pena de muerte, en ciertas ocasiones fue y será contraproducente. Hay personas que no deberían tener derecho ni siquiera a la vida. Y yo creo que eso es una opinión que podemos llegar a comprender todos. Ahora bien. Se corre el riesgo de que se aplique en exceso, o que en ocasiones se aplique incorrectamente a un inocente. Por lo tanto, lo más beneficioso para la sociedad no es asumir el riesgo de poder condenar a muerte a un inocente, o poder asumir el riesgo de que a un gobierno se le cruce el cable y empiece a aplicarla a diestro y siniestro. Lo mejor es su abolición para no correr ese riesgo. Se correrán otros, como que haya asesinos sueltos después de muchos años de prisión, que en algunos casos no estarán rehabilitados, pero nos asegura una posición de confianza y seguridad en el Estado. Una confianza que nunca ha habido. La libertad provisional para estos tipos es un ejemplo muy bueno. ¿Por qué? Porque son unas personas que a mi juicio deberían entrar inmediatamente en prisión. Pero tenemos un problema, que se llama proceso. El proceso es aquel conjunto de normas que regulan la tramitación de un procedimiento judicial. Los procesos son lentos. Por eso se dice que la justicia es lenta. Pero los procesos llegan a buen puerto. Si no existiesen no habría una jurisdicción eficiente. Las normas procesales regulan los casos y circunstancias en las que una persona debe entrar en prisión provisional. Son casos tasados en los que se considera la prisión provisional como absolutamente necesaria. (Riesgo de fuga o cuando se intuya que seguirán delinquiendo) Pero esto tampoco es tan fácil como parece. Los aspectos que regulan si se considera que una persona supone un riesgo ya que se intuye que seguirá delinquiendo también están tasados. Es cierto que todo juez va a tener su punto de vista, porque es un ser humano y es imposible ser completamente imparcial. Pero su arbitrio es ínfimo en comparación con el peso de la ley. La ley regula toda nuestra vida, y si queremos cambiarla debemos acudir a los parlamentos.

Estos tipos mas pronto que tarde ingresarán en prisión. La justicia actúa. La ley es eficiente. A veces no es de nuestro agrado en un primer momento, pero acabara impartiendo justicia. Tiempo al tiempo.

 

Mi nombre es Vier21. Muchas gracias por su atención, en especial, a todos aquellos que no estarán de acuerdo con mis palabras. Les invito a seguirme para apoyar mi contenido. Muchas gracias.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 16 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Vier21

1 comentario

  • La Ley Orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, evidentemente es un logro significativo en materia de protección y seguridad para con la mujer, pero, ¿de qué sirve si unos señores subjetivamente interpretan y toman decisiones que podrán ser, judicialmente hablando, todo lo legítimas que quieran, si en nada amparan y garantizan esa protección prometida, la tranquilidad y el auxilio de las víctimas cuando se rompe ese derecho a la libertad de la mujer?
    Para que tengamos fe en la justicia primero la propia justicia tendrá que ganarse esa confianza, y eso sólo se consigue con una aseada, pulcra y noble respuesta judicial.
    Creo que todos estamos indignados con esta decisión. Buen artículo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información