Sociedad

La manera más simple de detectar a un mentiroso

La manera más simple de detectar a un mentiroso - Sociedad

Una nueva investigación muestra cómo puedes convertirte en un experto para detectar a un mentiroso.

La capacidad de separar a un mentiroso de un cajero de la verdad es algo que la mayoría de la gente siente que necesita, pero que pocas personas realmente tienen. Estás hablando con alguien que acabas de conocer que dice conocer a tu mejor amigo de hace años, pero esto no suena así para ti. ¿Es posible que esta persona quiera algo de usted, como información personal que podría usarse en contra de usted o su familia de alguna manera? Eres reacio a divulgar cualquier cosa pero, por otro lado, ¿qué pasa si esta persona realmente conoce a tu amigo perdido hace tiempo?

En general, las personas no son tan buenas para detectar el engaño . La persona promedio confía, observan, en los signos de un mentiroso como comportamientos nerviosos, pero los mentirosos en realidad muestran menos señales no verbales que significarían que no significan lo que dicen. También es posible, sugieren los investigadores holandeses, que las personas no se equivoquen en sus suposiciones sobre los mentirosos, sino que, en cambio, las señales de comportamiento que sugieren que alguien está mintiendo simplemente no son tan fuertes. Stel y van Dijk probaron la hipótesis de que las expresiones faciales que significan emociones podrían proporcionar un conjunto más confiable de señales que los comportamientos del mentiroso.

La literatura sobre la detección de emociones engañosas, como señalan Stel y van Dijk, se complica por el hecho de que juzgar las sonrisas verdaderas vs. las posturas no es lo mismo que determinar si una persona que sonríe está mintiendo o no. Cuando un vendedor lo espera y le ofrece ayuda con una amplia sonrisa, probablemente no considere si esta sonrisa es genuina. Esperas ser tratado de manera amistosa, e incluso si la persona está actuando, realmente no te importa.

Las expresiones emocionales negativas presentan un desafío diferente porque los mentirosos en realidad no son tan buenos para parecer intencionalmente enojados, infelices o temerosos. Como señalan los autores holandeses, “aunque los engañadores tienen menos éxito en la falsificación de emociones negativas, los observadores ingenuos no parecen darse cuenta”.

A pesar de estas dificultades, Stel y van Dijk creen que los observadores podrían demostrar ser precisos al distinguir entre las expresiones emocionales de los mentirosos y los que cuentan la verdad si se les dan las instrucciones correctas. En lugar de pedirle a la gente que diga si alguien está mintiendo o no, sería mejor, proponen, pedirles que califiquen el grado en que esa persona está sintiendo la emoción supuestamente mostrada en la cara. Su estudio comparó estos dos enfoques con el engaño de detección, creyendo que la medida indirecta en la que los participantes calificaban la extensión de una emoción proporcionaría una mayor precisión que solo pedirle a los participantes que dijeran si la persona que califican está mintiendo o no.

En el primero de dos estudios, los estudiantes de pregrado vieron videos de caras de personas que estaban mintiendo o diciendo la verdad, viendo estos sin ningún tipo de audio. Los videos fueron creados pidiéndoles a los “actores” que mintieran o dijeran la verdad sobre cómo se sentían después de haber visto un fragmento de película de “Jungle Book” (emociones positivas) o “Sophie’s Choice” (emociones negativas). Luego, los participantes que vieron los videos ofrecieron calificaciones directas de mentiras, de decir la verdad y valoraciones indirectas del grado en que la persona sintió la emoción representada. Como se predijo, los participantes no pudieron proporcionar juicios categóricos precisos. Cuando se trató de evaluar el alcance de la emoción retratada, los participantes fueron más precisos al calificar las caras emocionales negativas que positivas.

El segundo estudio involucró un mayor número de participantes, más fragmentos de video y un conjunto más amplio de puntuaciones emocionales de las caras grabadas en video. La escala de emociones negativas incluía elementos que los autores creían que serían relevantes para el engaño, como la penitencia, el arrepentimiento, la culpa, la tristeza, la ira y la preocupación. Estos hallazgos confirmaron los del primer estudio, mostrando que los participantes no podían decir si las personas en los videos estaban mintiendo o no, pero podían calificar si las personas en los videos se sentían mal o no.

Al tomar en cuenta este efecto, los autores vuelven a la idea de que quizás las personas simplemente no son tan buenas para transmitir una mentira cuando se trata de una emoción negativa. También es posible, sin embargo, que los observadores cambien su enfoque cuando evalúan las emociones de alguien que parece triste, enojado, herido o arrepentido. Es bien sabido que las personas son mejores para hacer juicios cognitivos cuando están de mal humor. Recuerda más detalles, por ejemplo, de un partido deportivo importante cuando tu equipo pierde que cuando ganan Cuando ves a alguien que parece triste, se establece un contagio emocional y te sientes mal también. En ese punto, podrás juzgar mejor los matices de lo que parece estar sintiendo alguien. Los buenos estados de ánimo te hacen más global y, por lo tanto, menos precisos en tus juicios.

¿Cómo puede utilizar los hallazgos de este estudio a su favor cuando se encuentra en una situación de tratar de inferir si alguien está diciendo la verdad? Comience por no preguntarse si la persona está mintiendo o no. Lo más probable es que llegues a una conclusión incorrecta con este enfoque directo. En su lugar, retroceda un paso y vea si puede recopilar qué emociones experimenta realmente la persona a la que juzga. Aunque en el estudio holandés, los videos no incluyeron narraciones verbales, en realidad estás haciendo juicios de personas basados ​​en pistas vocales y visuales. Compara la emoción que crees que siente la persona con las palabras de la persona. Cuando la persona que te lastima expresa remordimiento, ¿es esa la emoción que también te viene a la mente?

Volviendo al caso del supuesto amigo de su amigo de la infancia, antes de despedir a la persona como un mentiroso, vea qué emociones experimenta al escuchar la narración de la persona. Si las emociones que se expresan son positivas, lo más probable es que no puedas tener un buen juicio de todos modos, y es mejor ser precavido antes de revelar algo sobre tu propio pasado. En cambio, convierta la conversación en experiencias más negativas y luego vea si cree que la persona es sincera.

En resumen, es difícil convertirse en un experto para detectar el engaño. Sin embargo, al hacerte una serie de preguntas diferentes a las de si la persona miente o no, tus juicios pueden parecer sorprendentemente cercanos a la verdad.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.60 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

PSICOLOGÌA Express

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información