Medio Ambiente

La misteriosa Zona del Silencio

Patrocinado


La misteriosa Zona del Silencio - Medio Ambiente

Profundamente en el desierto del norte de México, entre los estados de Durango, Chihuahua y Coahuila, se encuentra la zona del silencio, conocida también como Zona Silenciosa Mapimí por su cercanía a la ciudad de Mapimi. La leyenda dice que en esta área las transmisiones electromagnéticas no pueden ser recibidas, la radio no funciona, las brújulas no apuntan al norte magnético, y la flora y la fauna tienen mutaciones anormales. A lo largo de los años, las historias de encuentros extraterrestres, la caída de “guijarros calientes” y todo tipo de actividades paranormales han estado atrayendo turistas y buscadores de curiosidades de todo el mundo.

zona_del_silencio12

El mito comenzó en julio de 1970, cuando la base militar estadounidense cerca de Green River, Utah disparó un misil de prueba Athena hacia White Sands Missile Range. El misil perdió el control y en lugar de aterrizar en el objetivo previsto continuó 400 millas al sur y cayó en la región del desierto de Mapimí. Inmediatamente, un equipo de especialistas llegó para encontrar el cohete caído. Cuando el cohete fue encontrado después de tres semanas de intensa búsqueda, se construyó una pista de aterrizaje para transportar los restos. Toda la operación era muy silenciosa, consistente con el sentido común gubernamental, y nadie se le dijo nada ni se le preguntó. La naturaleza reservada de la operación ya estaba estimulando rumores entre los residentes.

Una versión de la historia cuenta acerca de un tal local llamado Jamie que fue contratado por los militares para proteger el misil de vándalos y videntes. A Jaime le gustó la atención y el dinero que el misil había traído, y cuando los militares se fueron, él junto con dos terratenientes locales comenzaron a hablar de la posibilidad de construir un hotel en la zona para fomentar el turismo. Algunos dicen que fue Jamie quien empezó a jugar la importancia de la región para generar interés en el área, y junto con sus nuevos amigos comenzaron a crear una historia con mucha pseudociencia y folclore local, y lo alimentaron a los medios regionales. Los medios lo tragaron y nació una leyenda.

De acuerdo con esta extraña historia, extrañas anomalías magnéticas de la atmósfera impiden la transmisión de radio en puntos específicos y hacen girar las agujas en las brújulas magnéticas. Las ondas magnéticas son tan únicas que crean un vórtice que atrae material de la atmósfera superior, incluyendo el misil malogrado. El meteorito de Allende, que cayó en la región general de la Zona en 1969, es a menudo citado como prueba corroborante.

El fenómeno se afirma ahora que se informó por primera vez en la década de 1930 por Francisco Sarabia, un piloto mexicano, que afirmó que su radio había fallado misteriosamente para funcionar mientras volaba sobre la zona. Otros afirman haber visto OVNIs, y objetos cayendo de cielos despejados.

Ahora cientos de personas vienen de todas partes para experimentar el área. Los lugareños los llaman zoneros. Se sorprenden cuando encuentran sus radios y brújulas trabajando, sobre las cuales su guía – a menudo un local, para quien estos turistas representan una fuente de ingresos, les explica que las zonas se mueven y por lo tanto son difíciles de localizar.

Los propios residentes no creen en la Zona de Silencio. Cuando se les pregunta sobre fenómenos extraños, invariablemente responden que no ven cosas extrañas en el desierto, sólo personas extrañas. Mientras que algunos están realizando una vida convirtiéndose en guías o vendiendo sodas y comestibles a los turistas, otros encuentran a estos forasteros una molestia.

zona-del-silencio-22


5.00 - 3 votos

Patrocinado

Acerca del autor

LaraWinchester

Deja un comentario