Política

La Monarquía Española Es El Legado Del Franquismo

La Monarquía Española Es El Legado Del Franquismo - Política

“La última vez que le vi, apenas podía hablar. Pero la intensidad de su mirada lo decía todo. La última frase que salió de su boca en mi presencia, cuando ya se hallaba prácticamente en agonía, fue: ‘Alteza, prometedme que pase lo que pase mantendréis siempre la unidad de España’.”

 

Esto, como se intuye por el título, no viene ni de la Edad Media ni de una leyenda de caballeros y dragones. Son palabras literales de Juan Carlos I, el rey emérito de España, dirigidas a José Luis de Villalonga.

 

La cita sigue: “Más que sus palabras, lo que más me impresionó sobre todo fue la fuerza con que sus manos apretaron las mías para decirme que lo único que me pedía era que preservara la unidad de España. La fuerza de sus manos y la intensidad de su mirada. Era muy impresionante. La unidad de España era su obsesión. Franco era un militar para quien había cosas con las que no se podía bromear. La unidad de España era una de ellas”.

 

Y es que esa, la unidad de España, es la única petición que hizo el dictador a Juan Carlos, entonces todavía príncipe.

 

No es de extrañar, entonces, que justamente el sector no republicano sea justamente el que pertenece a la derecha más rancia. La del PP, la de Ciudadanos, la del Vox, la de la Falange, la de Democracia Nacional, la de España 2000… todas acaban siendo más parecidas entre sí de lo que ellas mismas desearían en muchos casos. Pero eso ya si eso en otro artículo.

 

Y es que, a la muerte del caudillo, bastó menos de un año para que el Rey, que tanto esperanzó a las masas con su discurso de coronación, admitiese que llevaba meses llorando por él.

 

Como es obvio, la situación no ha cambiado mucho ni con la abdicación de Juan Carlos, sucedido por su hijo Felipe. Y eso se demuestra, por ejemplo, con el discurso que este último pronunció después de las agresiones policiales del 1 de octubre del año pasado, en el que en vez de solidarizarse con los cientos de víctimas de tal brutalidad represiva en la que se dispararon bolas de goma -prohibidas en Catalunya- y se ocuparon los puertos con el famoso Piolín entre otras cosas, las culpó de lo que había sucedido y lo que dijo que era intolerable era que se hiciese un referéndum.

Es intolerable que, después de tantos años sin el tirano, se siga financiando con dinero público tanto a la Fundación Francisco Franco y siga siendo Jefe de Estado una persona a la que no ha votado nadie y cuya única función es simbolizar la unidad de España (¿a qué suena eso?).

 

De hecho, la cosa no se queda ahí. En las calles sigue habiendo construcciones y, de vez en cuando, hasta personas homenajeando al dictador que tantas vidas inocentes arrebató.

 

Y, aún más que eso, preocupa el hecho de ser el segundo país en fosas comunes. Preocupa que un sector tan grande de la población sea reacio a acabar con lo que supone el Valle de los Caídos. Preocupa tener un recuerdo tan constante del fascismo a través incluso de los partidos más votados (como el “viva el rey” de Pablo Casado).

Pero, por encima de todo, preocupa que la gente se preocupe tan poco de estos temas y que crea que la mejor solución es olvidar cuando, realmente, de lo que se trata es justamente de lo contrario

.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.17 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ivan Durà Farré

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información