Cine y Televisión

La naranja mecánica y la psicologia



La naranja mecánica y la psicologia - Cine y Televisión

¿Se imaginan que se pudiera modificar la conducta de un individuo mediante estímulos desagradables?

Esto es lo que propone una de las películas más inquietantes de la historia del cine, estoy hablando de La naranja mecánica (1971, 137min.) dirigida por Stanley  Kubrick (por cierto, uno de mis directores de cine preferidos). El film está basado en el libro del mismo título del escritor británico Anthony Burgess escrito en el año 1962. En esta película encontramos  una buena muestra de lo que en psicología se denomina conductismo. El conductismo es una teoría la cual considera que el ser humano tiene que ser estudiado por su comportamiento, es decir, observando su conducta delante de diferentes situaciones. Esta corriente fue postulada por el psicólogo americano John Broadus Watson (1878-1958). Dicha teoria afirma que el conductismo está presente en nuestras vidas  desde la educación por tanto, esta será básica a la hora de tener una u otra conducta.

Pero… volviendo a nuestra película ¿qué tiene que ver el conductismo aquí? Pues básicamente que al protagonista Alex, miembro de los drugos y, quizá el más violento del grupo, le aplican el método Ludovico. Remitámonos ahora a la famosa imagen con la cual he ilustrado este artículo, esta imagen resume muy bien lo que es dicho método. Pero ¿qué es en realidad? El método Ludovico es ficticio, pero trataba de modificar la conducta del sujeto mediante estímulos desagradables para que asociara las imágenes de violencia y sexo con sensaciones repugnantes para así, modificar su conducta. De esta manera podía ser reconducido dentro de la sociedad. Mediante este método, nuestro protagonista quedará incapacitado (aunque no para siempre), para realizar cualquier tipo de acto violento incluso aunque sea en defensa propia. Método ficticio, aunque muy peligroso, acabará por anular toda la personalidad y voluntad del individuo.

Si no han visto la película, la recomiendo encarecidamente. Seguro que no les dejará indiferentes.

Imagen extraída de:   https://www.revistaarcadia.com/agenda/articulo/encuentran-la-secuela-perdida-de-la-naranja-mecanica-de-anthony-burgess/74063

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

MARTA MAYOR

4 comentarios

  • Tal vez nos podamos preguntar, ¿dónde están los sentimientos y estados de la mente? ¿De qué están hechos? La respuesta más lógica sería decir que están localizados en un mundo de dimensiones que no son físicas, osea, en la mente. Pero entonces, ¿cómo puede un hecho mental causar o ser causado por un hecho físico?
    Skinner decía que el conocimiento es el resultado de la interacción de un organismo con el entorno. Por ello, dice que no es correcto entender como Locke el conocimiento como el resultado de una copia de lo que hay fuera del organismo en el interior de las mentes inicialmente en blanco.
    Quizás el conocimiento es una invención del organismo, un subproducto de la interacción del organismo con el entorno. Hasta se podría decir que por el mero hecho de que el conocimiento pasa por el organismo, pudiera ser una modificación del mundo externo, o simplemente un producto.
    Un tema muy interesante el que abres con tu artículo. Y una película que marcó un hito en su día.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.