Sociedad

La Navidad ¿la destestas o las adoras?

Patrocinado


La Navidad ¿la destestas o las adoras? - Sociedad

Y ¿por qué esas prisas?

En realidad ¿nos gusta tanto la Navidad?
Si eres de los que contestas sí a esta pregunta, es evidente que estás en tu salsa. Cada vez existen más tiendas especializadas en adornos y complementos navideños, además de existir cursos destinados a que si eres manitas seas tú mismo quien te los hagas.
Pero si por el contrario eres de los que la Navidad crea en él un mal estar general, un agobio desmesurado y unas ganas incontrolables de gritar ¡basta! Si eres de esos, amigos y amigas, entonces siento decirte que te queda mucho por pasar.
Porque si dejamos al margen el significado religioso que esta festividad conlleva y nos centramos en lo meramente comercial. ¿Cómo nos puede gustar la Navidad? Una fiesta en la que tu agenda se llena de compromisos de los que desearías poder escapar. Ni pizca de ganas de cenar y brindar con el rancio de tu jefe o el plasta de tu compañero que tras unas copas se pasará la noche tirándote los trastos, pero a ver quién es el guapo que no va. Los compromisos familiares son otro tema más espinoso que cada cual sabe de lo que va.
Por otro lado; está la posibilidad de que te invada la tristeza porque no tienes gente con la que poder compartir.
Una fiesta donde existe un denominador común “gastar” como si no existiera un mañana, como si la tarjeta de crédito se fuera a olvidar de pasarte el cargo cuando llegue el momento de la cuesta de enero.
Porque es Navidad, y si el resto del año miras el precio de las cosas, ahora en Navidad te da lo mismo, y es que sin tú quererlo de tu boca se escapa la frase más usada en estos días. «Total no pasa nada es un regalo de Navidad»
¿De verdad nos gusta todo esto? ¿Es esto en lo que el espíritu de la Navidad nos ha convertido?
Quizás eres de los que te acostarías el 24 de diciembre para levantarte el 7 de enero. Si es así te diré que ojalá pudiéramos hacerlo, porque el 7 de enero nos despertaríamos descansados, con la cartera llena, sin kilos de más y sobre todo sin esos capazos de hipocresía que recolectas en esas cenas familiares llenas de amor y paz, no mejor dicho  de cuchillos y lanzas medievales volando por el pasillo.
La única buena noticia es que por suerte Navidad solo es una vez al año.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.40 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.

Patrocinado

¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Chary Ca

Deja un comentario