Sociedad

La otra cara del feminismo



La otra cara del feminismo - Sociedad

La otra cara del feminismo.
Por Erika Cantú.
El rol de la mujer en la sociedad ha cambiado drásticamente a través de los años. La necesidad económica y la libertad alcanzada por décadas de lucha nos permite en la actualidad desempeñarnos en cualquier ámbito laboral y llegar a tener percepciones a veces mayores de las de los hombres. Esa nueva condición nos concede un panorama más privilegiado pero, al ser esposas y madres de familia, a la vez de la libertad de elegir como y con quién decidimos compartir nuestra vida y la opción sexual que mejor nos acomode. Incluso la información y la libertad de ser madre cuando y con quién se desee así que hay muchos tipos de familias . Existen mujeres que tienen que salir adelante solas pues su pareja no se hizo cargo. Esto puede provocar a veces frustración y ansiedad pero a la veces el amor de la familia recompensa con creces cada esfuerzo. Hay también algunas que gozan del apoyo de sus padres y viven casi como solteras. Así mismo, aún quedan muchos hogares donde padre y madre trabajan y educan a sus hijos juntos. También existe otra clase de mujeres, las que anteponen la comodidad y holgura económica que representa no tener hijos para emplear su tiempo en ellas mismas. Decisión muy respetable que cada persona es libre de tomar. Disfrutar la condición de ser mujer no significa vivir odiando a todos los hombres y viéndolos como imbéciles no es empoderamiento ni feminismo sino amargura. Para mi punto de vista, tanto el machismo radical como lo contrario no son justos y absolutamente todos los seres humanos somos importantes y valiosos. Nuestro rol, sea cual sea, es parte del equilibrio de nuestro sistema. Todos hacemos girar al mundo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 8 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

ErikaI Cantu

2 comentarios

  • Hemos oído hablar mucho de los derechos de las mujeres en los últimos 200 años; tomando más y más derechos y sin renunciar a los que eran privativos de su sexo -como no ser obligadas a ir a la guerra-. Sin embargo, poco o nada se ha oído sobre los deberes que asumen las mujeres del siglo XXI. ¿Las mujeres no tienen deberes? Los hombres sí los tenemos, y con mucho orgullo: defender nuestro país, defender a nuestra familia, trabajar y ganar dinero, respetar a las mujeres. Yo no creo que se pueda considerar hombre quien no busca cumplir todos estos compromisos.
    Pero poco o nada se ha oído sobre los deberes de la mujer. Nunca, en ninguna pancarta o manifiesto, se me ha hecho saber cuáles son esos deberes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información