Sociedad

La polémica del monumento a Los Últimos de Filipinas

La polémica del monumento a Los Últimos de Filipinas - Sociedad

En los últimos días estamos asistiendo en el Ayuntamiento de Madrid a un enfrentamiento entre los grupos parlamentarios de Ahora Madrid y el Partido Popular a consecuencia de la propuesta de levantar un monumento en Madrid a los supervivientes del asedio a la posición española sitiada en Baler entre 1898 y 1899, conocidos como «los Últimos de Filipinas». Ahora Madrid se niega a erigir dicho monumento alegando un sentido colonialista, mientras los populares quieren reconocer uno de los episodios más heróicos del ejército español.

Ambos grupos defienden sensibilidades legítimas y, en cierta, medida lógicas. No obstante, levantar un monumento a los Últimos de Filipinas puede tener varias lecturas, además de las defendidas por los grupos citados. Si buscamos la relación de supervivientes -que se puede encontrar fácilmente en Internet, como casi todo- observamos que la inmensa mayoría de ellos procedían de zonas rurales. Teniendo en cuenta que los ricos se libraban (porque podían pagar 1500 pesetas de la época para librarse de ir a la guerra), no hace falta tener mucha imaginación para hacernos una idea del perfil de aquellos soldados: campesinos, pobres, muy posiblemente analfabetos, y enviados a unos lugares donde tenían una alta probabilidad de no volver con vida, bien por acciones de los insurrectos o bien fruto de las enfermedades tropicales (en Cuba, el 90% de los más de 50.000 soldados españoles que murieron, lo hicieron a consecuencia del vómito negro y la fiebre amarilla).

Lógicamente no podemos saber si los soldados sitiados en Baler resistieron durante casi un año un asedio en el que no tenían ninguna posibilidad de escapar movidos por patriotismo o simplemente por instinto de supervivencia. En lo que no cabe duda es que se trataba de gente humilde, sin apenas recursos ni oportunidades, y que fueron enviados a miles de kilómetros a defender unas posesiones de las que ellos nunca sacarían provecho. Solo por estas razones está más que justificado el monumento a los Últimos de Filipinas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

eremita

1 comentario

  • Interesante artículo, amiga española. Sería muy bueno que erigieran ese monumento , honrando la memoria de esos soldados que le defendían los intereses a la realeza. Es injusto que alguien se oponga a eso. Me gusta tu tema, y si puedes escribir más de historia sobre la España y sus colonias, con gusto la voy a leer. Gracias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.