Sociedad

La Prevención Del Suicidio En Jóvenes Mexicanos A Través De La Lectura



La Prevención Del Suicidio En Jóvenes Mexicanos A Través De La Lectura - Sociedad

Las extravagancias musicales que marcan el ritmo de otra época, la negativa a aceptar los cánones establecidos por la sociedad adulta, las frecuentes comparaciones que se hacen de los jóvenes de hoy y jóvenes de décadas pasadas, van quizá marcando la pauta de la diferencia.

Cada tiempo lleva su propia fuerza, en la actualidad los jóvenes de México no tienen las mismas aspiraciones que los jóvenes de décadas pasadas, el rumbo ha cambiado, la visión actual de la juventud en este país, es contrastante y efervescente.
Estamos viviendo en pleno siglo XXI y  México tiene una severa crisis en lo que concierne a sus jóvenes; cada vez son más los jóvenes que viven inmersos en las garras del narcotráfico y del crimen organizado, ya que por su intención de generar dinero fácil, se ven orillados a contribuir con estas plagas sociales para delinquir de alguna forma, y esto por supuesto opaca la visión que se tiene de los jóvenes de este país, ya que por décadas se ha tenido la idea de que los jóvenes son el futuro de este país, pero al ritmo que vamos avanzando en violencia y muerte, ¿Qué futuro nos espera como país?
¿Qué legado dejaremos a nuestros hijos y a las generaciones venideras?, esta es una pregunta sería para conducirnos a la reflexión, no podemos ser apáticos e ignorar este fenómeno social, que no ha hecho más que transgredir a la sociedad en su conjunto, los jóvenes son presa fácil para la delincuencia organizada y para algunos actores de bandas criminales.
Existe una fuerte decadencia en el sistema educativo, cada vez son menos los jóvenes que egresan de las universidades por distintos motivos, ya sea por problemas económicos o por huecas ideologías generacionales, que no nos han dejado avanzar como nación vanguardista. La mayoría de los jóvenes no  terminan sus estudios superiores, por consecuencia de esto se ocasiona que los jóvenes tengan un futuro truncado sin aspiraciones por querer vivir mejor o por tener una mejor calidad de vida, ganando el salario mínimo y a veces eso no es suficiente, pues todavía el Estado no ha podido garantizar las oportunidades de empleo y desarrollo para la juventud mexicana.

 

Se estima que en México 6.6 millones de jóvenes no estudia ni trabaja, entonces me pregunto  -¿ Dónde están?, ¿Qué están haciendo?, Si no se les ve en las escuelas ni en el trabajo.

 

¿A caso se encuentran inmersos en las garras de la delincuencia?, arriesgándose a perder la vida en algún conflicto armado por su falta de prudencia. Es por ello que este tema lo considero de suma importancia dado que refleja la salud mental, la escala de valores, la educación institucional y familiar de una sociedad.

 

Urge un cambio de criterio en la sociedad actual, en las fuerzas vivas de la comunidad, es prioridad impulsar efectivos programas de apoyo, dónde el gobierno pueda garantizar una educación de calidad en los distintos niveles educativos, solamente educando se puede lograr en cambio en los jóvenes.

Lo anterior no es privativo de una clase social, si no que lo observamos en todas las esferas sociales, los docentes no son los únicos responsables de este factor, sino que también en casa se deben impulsar fuertemente los valores fundamentales, que  han servido como ejemplo para miles de ciudadanos a través de los años, para lograr una auténtica pacificación social.

Otra gran parte de los jóvenes, se encuentra siendo dominada por las drogas o por  sustancias dañinas, que no hacen más que hundir más al individuo en la monotonía y en el oscurantismo, muchos de estos jóvenes se suicidan, es lamentable la cifra de jóvenes que recurren desesperados al suicidio.
Como consecuencia directa de las adicciones y de la delincuencia,  hay tres resultados infalibles cárceles, hospitales o la muerte.
Sin ir más lejos o ser acusado de alarmista, los jóvenes en México se encuentran en la cuerda floja, viven en la cultura del envase que desprecia el contenido, ahí es dónde la familia tiene que trabajar fuertemente, en crear lazos firmes de confianza, de diálogo directo con sus hijos, el futuro que queremos es responsabilidad de todos.

Basta ya de culpar a los entes de gobierno o a las escuelas del problema que aqueja a la juventud en México, todos tenemos parte en esta transformación que hasta hoy es una utopía, existen dos opciones de posturas a tomar referente a este tema, la primera: ignorar y seguir actuando de la misma forma que lo hemos venido haciendo hasta el día de hoy, con apatía y señalando arbitrariamente a otros de la responsabilidad colectiva o la segunda: contribuir a la medida de nuestra capacidad para sumar nuestros esfuerzos con la única arma infalible, la educación.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Noctámbulo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información