Sociedad

La primera educación de tu hijo, la más importante.



La primera educación de tu hijo, la más importante. - Sociedad

Esto lo he escuchado mucho y lo he leído por todos lados, «los primeros 7 años de tu hijo son los más importante para su desarrollo», yo diría que son los primeros años antes de entrar a la escuela y no es que diga que en la escuela no van a aprender nada, pues a eso van, pero sí creo que en la escuela, al menos en las de latinoamérica, la educación es muy lineal y vamos a aprender cosas que ya están programadas y todos los niños aprenderán los mismo, hasta que llegan a la universidad y entonces sí, ya eligen lo que realmente quieren hacer, pero esto es 18 años después de venir al mundo.

Y esto teniendo en cuenta que muchos niños ni llegarán a la universidad y ni van a elegir algo que realmente les apasione, pues en el transcurso de esos 18 años ya decidieron dedicarse a algo que más bien les impondrá la sociedad y que creen que les dará estabilidad económica y felicidad.

Desde mi punto de vista los primeros años de vida de un niño, antes de entrar a la escuela, son importantísimos  y los padres juegan un papel importantísimo para esto, pues mi hijo desde que estaba muy chiquito, siempre tuvo inquietud por los números y aunque yo como padre no adquirí esa habilidad, vi la forma de que esa inquietud se volviera un juego el cual jugábamos constantemente.

Entre muchos de esos juegos está uno que lo recuerdo mucho, en una ocasión le dije a mi hijo ¡vamos a jugar los números con bolitas! y él me dijo ¿cómo es eso papá? entonces le dije, mira, vamos a la papelería y vamos a comprar dos ábacos; él no sabía lo que era un ábaco, pero desde que le dije que jugaríamos al juego del ábaco, para él un ábaco se convirtió en un objeto de juego y no en un instrumento para la escuela; en resumen, el juego consistía en sumar dos números, por ejemplo el 4 más el 3, entonces le enseñé a recorrer 3 bolitas de un color hacia el lado izquierdo el ábaco y luego 4 bolitas de otro color hacia el mismo lado, luego le dije que las sumara todas y pusiera el resultado en una libreta con su lápiz, para esto, mi hijo ya sabía los número del 1 al 20, pues le ponía videos en su tablet sobre números y los había practicado en su pared didáctica, de la cual, hablaré más adelante; Cuando él terminaba de sumar las bolitas y ponía el resultado en una libreta, el premio del juego era ver si debajo de un vaso, salía el resultado que él puso en la libreta, obvio, yo ponía el resultado en un papelito debajo de un vaso previamente, cuando él levantaba el vaso y veía el resultado, saltaba de felicidad y me decía, ¡otra vez papá, me gusta este juego!

«Juego del ábaco»

Así es como mi hijo empezó a ver la educación como un juego y no cómo una tarea que debía hacer, este es un juego de estre tantos que le puse antes de entrar a la escuela y ¿cual es el resultado ahorita?, muy buenas calificaciones en la escuela; y no escribo esto para exaltar mis habilidades de buen  padre, lo comento porque por experiencia propia sí funciona mucho el que tú como mamá ó papá, le des las primeras lecciones escolares a tu hijo y se las hagas ver como un juego y no como una tarea ya que son niños y lo que quieren es jugar.

Comentaré algo más que funcionó de maravilla y es la que llamé «La pared didáctica» y consistía en pegar varias hojas bond en tamaño carta en una de las paredes de la casa, en cada hoja había un aprendizaje, por ejemplo, en una hoja estaba todo el abecedario en mayúsculas y en otra hoja todo el abecedario en minúsculas, otra hoja tenía las figuras geométricas básicas, en otra los números del 1 al 10 y así, cada una le enseñaba algo; a mi hijo le gustaba repasar cada hoja, pasaba por ahí y se detenía a ver y a aprenderse algo, a veces me decía, ¡papá, vamos a jugar a la pared! y para él, el juego consistía en que yo le preguntará algo de ahí y él contestaba.

«La pared didáctica»

Hace 10 años no había tanto material como hoy en día para que un niño aprenda, mi hijo aprendió el abecedario a los 2 añítos y esto fue de la misma forma, jugando, compré unas tarjetas que parecían de juego en cada tarjeta estaba una letra y a eso jugábamos, a que me dijera el nombre correcto de cada letra, aquí les dejo un video de cómo jugaba con él a las cartas.

Como conclusión invitó a los papás que tienen hijos muy chiquitos a que juegues con ellos, invénteles juegos, no es difícil y no tiene que correr a internet a buscar los que ya existen, ustedes con un poco de creatividad pueden jugar con ellos, tampoco tienen que correr al centro comercial a comprar juegos de mesa carísimos y que terminan en un ropero, inventes con ellos y enséñenles que ellos están ávidos por aprender.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Guatsine42

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.