Literatura

La promesa



La promesa - Literatura

Era media noche cuando llegó a la orilla de ese mar embravecido, se dejó caer sobre la arena mojada de la playa bajo un cielo nublado sin estrellas ni luna. Los labios de color púrpura, la piel erizada por el frío y su única esperanza de volver a ver a su amor. Rota como el corazón que latía en su pecho. Lo había estado esperando desde que partió mar adentro, hacía ya una vida, con la promesa anhelada de que regresaría, pero el tiempo pasaba y no lo había hecho. Recordó sus palabras.
No importa cuánto tarde en volver, el tiempo no es ni será nunca un obstáculo para nuestro amor. Llevo una brújula en mi corazón que señalará siempre el camino que me lleve a ti. Mi único amor, sólo espérame.”
El tiempo corría atrevido y veloz, dejaba atrás los días, las semanas, los meses, los años y su sufrimiento llegó a ser tal que no podía permitirse esperar ni un instante más. Sacó la daga que escondía en su pecho, la levantó y atacó su corazón dolorido por la pérdida del amante ausente que  ese mar cruel le quitó traicionero, arrancándose el sufrimiento con la vida.
De su pecho brotaba abundante sangre, durante un momento creyó ver entre las sombras un movimiento sobre las encrespadas olas, pero ya sus ojos se cerraban esperando encontrar ese último sueño anhelado. De la oscuridad apareció una silueta, y una voz dulcemente familiar pronunció su nombre. Un gemido de dolor amargo por un sufrimiento profundo y devastado fue lo último que alcanzó a escuchar.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.87 - 16 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

5 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.