Literatura

La Realidad De La Depresión.

La Realidad De La Depresión. - Literatura

Según el proceso de vida nuestras funciones son: nacer, crecer, reproducirse y morir; algo que al enseñarnos puede ser sencillo, no tiene algo que pueda denominarse catastrófico hasta que lo vives, en especial las etapa de crecer. Porque cuando creces puede que se lleve a la perspectiva de cumplir un año y otro y otro pero en esa línea de tiempo existe una etapa en la que crecer se puede convertir en nuestro mayor temor. Aunque es contradictorio ya que cuando tenemos alrededor de seis o siete años nuestro mayor anhelo es crecer y experimentar la vida, disfrutar los placeres que esta te da y embriagarte de los mejores momentos. Sí, puede sonar maravillosamente perfecto, hasta como un cuento de hadas hasta que lo vives, porque cuando comienzas a vivir esa etapa de crecimiento lo que menos deseas es haberla comenzado a vivir.
Porque en todo en ese tipo se comienzan a caer muros, las murallas se destruyen y tus ojos dejan de estar vendados, la realidad del mundo nos pega fuerte como una ráfaga de viento y es terrible, porque la realidad de la vida no suena maravillosamente perfecta. Puede que para todo el camino de vida sea difícil, pero es mayor el porcentaje de caos que de calma, vivimos en una realidad difícil de aceptar.
En nuestra línea de tiempo hay una etapa que se llama adolescencia y es ahí donde se aplican las cosas antes habladas porque ahí es donde el caos se desata porque si no has tenido un crecimiento fácil eres tendente a encariñarte de dos armas mortales: La tristeza y el vacío. La tristeza y el vacío son sentimientos nefastos que todos en su momento debemos pasar porque sí, tenemos que experimentar la tristeza para valorar los momentos felices y el vacío para extasiarnos de recuerdos regocijantes; pero quedarte atrapados en ellos, eso puede convertirse en un desastre.
Es que estos sentimientos pueden ser seductores, son como una gripe. Se muestran inofensivos, algo sencillo de tu día a día, lo dejas pasar una y otra vez, tal vez mañana le prestes un poco más de atención y pidas ayudas, tal vez luego todo estará mejor, así es como a poco nos llenamos de esa palabra “tal vez” y no de “ahora” porque las cosas que no se cuidan pueden terminar produciendo caos, como esto que si no lo valoras a la final puede que tengas una fuerte neumonía o en su efecto una aberrante depresión.
Quiero profundizarte un poco más que es vivir con estos sentimientos, te relataré el día a día de una persona encerrada en la depresión: Se levanta con desgana, ha empezado un nuevo día en donde la felicidad al parecer nuevamente ha tomado un crucero por la Bahamas y anuncia con no volver, se mira al espejo luego de lavarse su rostro esa mirada perdida vuelve a ser su aparición. Come de manera lenta y pausada, no tiene ganas ni de levantar la cuchara para volver a servir el cereal, el dolor comienza desde ya a impregnarse; va a estudiar y verse rodeados de personas felices lo cohíben más, llega a su hogar luego de un nefasto día, intenta estudiar una y otra vez pero su mente siempre se va a lo mismo, a los dolorosos recuerdos que lo embriagan, todo comienza a salirse de control entonces apaga la luz de su habitación y en la penumbra de la noche se permite sufrir, volver a sentir el dolor en su pecho es algo habitual, hay veces en las que hasta le causa satisfacción, se apegó tanto al dolor que vivir con él ya no era difícil, la tristeza se había apegado fuertemente, a veces sentía como si se ahogara en esta y otras en las que no puede vivir sin ella, es su única acompañante, sus vacíos están a flor de piel y es así como se aferra más todo esto. Porque la depresión puede mostrarse como algo magnifico, pero no lo es.
Así puede que sea la situación de alguien en depresión sin embargo siempre han de existir aquellas personas que muestran las sonrisas más impecables y radiantes pero en su interior están viviendo el dolor más profundo.
Finalizaremos este recorrido con el hecho de que a tu alrededor puede haber alguien pasando la etapa de adolescencia, puede que sea rebelde, caótico y estresante, puede que se malhumorado y arrogante, puede que no lo soportes y puede que no lo quieras a tu lado pero comprenden, puede que esa persona no esté pasando un buen momento. No lo juzgues, es que en eso nos hemos rodeados en la actualidad, juzgar y señalar sin límites, somos tan superficiales que si alguien no tiene un aspecto físico “aceptable” no se puede catalogar como alguien correcto, cuando a la final lo único fundamental es la esencia del alma de esa persona, de lo que está rodeada y lo que tiene para dar. El mundo se ha convertido en algo distorsional, el amor se extingue cada vez más y la tristeza sobre abunda por el lugar. Son pocos los seres de luz, la oscuridad está apagándonos, ¿Dejarás perder tu fuego?

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

SMCMRT

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información