Literatura

La redención de un hombre cruel. Parte IV



La redención de un hombre cruel. Parte IV - Literatura

El camino a casa de Daisy transcurrió sin ningún problema, sus calles vacías alumbradas de unas solitarias farolas fueron testigos de los vaivenes de James.

Ya en casa sólo quedaba rematar el tan ansiado plan. Sin más tiempo que perder, Daisy y James fueron a la acogedora habitación, donde seis meses atrás pasaba tan buenos momentos con su querido Tom.

– Porque no te pones cómodo, mientras busco algo más ligero y sexy – dijo Daisy – mostrando sus ojos un brillo resplandeciente.

– Claaaroo, guaapetonaaa – dijo James – cuya cabeza empezo a dar vueltas al sentarse en la cama.

Unos minutos fueron suficientes para despojarse de la ropa, cubriendo su voluptuoso cuerpo.

Entrando Daisy en la habitación, encontró a James tumbado en la cama, sin percibir su llegada.

– Te gusta jugar, he traído unas cuerdas, será más emocionante Daisy, sólo esperaba el si.

– Claaarooo, eeeres muuu juugueetonaaJames, su cabeza era una noria en su punto máximo de velocidad.

Tumbado como un muñeco de trapo, un hilo de saliva empezó a salir por su boca, dejando ver sus picados dientes, a la espera de un inimaginable sexo. Daisy utilizando el nudo espinal, más para una práctica de bondage, le ató fuertemente al cabecero de la cama. Totalmente a su merced, Daisy término de rematar la faena, introduciendo un calcetín en tan húmeda boca.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Crono

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información