Sociedad

La revolución de la mujer: lo que realmente esconde



La revolución de la mujer: lo que realmente esconde - Sociedad

La revolución de la mujer es un timo y es responsable de la violencia de género. Hombres y mujeres somos víctimas de la famosa «Revolución de la mujer» que supone una extorsión a las féminas que ya no solo tienen que trabajar en casa sino también fuera del hogar. De ahí el tan manido tema de «cómo conciliar la vida laboral con la vida familiar». Los niveles de estrés se han disparado en los últimos años tanto para hombres como para mujeres. El hombre se ha convertido en víctima de una sociedad que le ha educado bajo las directrices del machismo impidiéndole aceptar el nuevo modelo de mujer. De ahí surge la violencia de género. Entiéndanme, no es que yo exima al hombre de culpa ya que llegar a las manos e incluso al asesinato es un delito penado por la ley pero todo esto, tiene su raíz en los tiempos, las épocas y lo que impera en cada una de ellas en la cuestión que nos ocupa: «La Revolución de la Mujer».

Desde el principio de los tiempos la vida familiar se ha basado en el patriarcado y el matriarcado. Ya en la Prehistoria era el hombre el que salía a cazar y conseguir el sustento mientras la mujer se quedaba bajo el cuidado del hogar y los hijos. Avanzando en la Historia y, más concretamente, centrándonos en la dictadura que vivió España con Franco, la mujer estaba discriminada en muchísimos aspectos:

1.- En el aspecto familiar: las estructuras familiares eran patriarcales, es decir, con dominio del hombre.

2.- En aspectos sexuales: inferioridad femenina en la sexualidad utilizando a la mujer como un objeto pasivo y complaciente. Incluso negación del deseo femenino.

3.- Aspectos económicos: infravaloración de la actividad profesional, puestos a ocupar siempre muy por debajo a los del hombre.

4.- Aspectos legislativos: la ley no ampara a la mujer ni la protege ya que las leyes no la representan y por tanto no hay una legimitación de su condición de ciudadana.

5.- Aspectos intelectuales: infravaloración de su inteligencia que se interpretaba como astucia con maldad. Se consideraba que tenían bajo coeficiente intelectual.

6.- Aspectos anatómicos: poco valor a la importancia del parto y el papel de la mujer en la reproducción.

7.- Aspectos históricos: no se habla y se esconde a las mujeres que han sido importantes en la Historia de la Humanidad.

8.- Aspectos culturales: mujer objeto, mujer florero.

Las mujeres durante el Franquismo también se vieron discriminadas en los siguientes puntos:

  • No tenían derecho a votar.
  • No tenían derecho a tener su propia cartilla bancaria ni a sacar dinero del banco a no ser que fuera bajo el consentimiento del marido.
  • No tenían opción a anotar.
  • El adulterio estaba penado para la mujer pero no para el hombre.
  • Exclusivamente eran las encargadas sumamente serviciales del cuidado del hogar, los hijos y el marido (matriarcado)

El perfil que tenía que ofrecer la mujer era: dulce, sumiso, servicial, buena cocinera, siempre de acuerdo con las opiniones del marido, sin mostrar su inteligencia, dócil.

Machismo y feminismo no son dos palabras opuestas como se suele cerrar. Tampoco es verdad que sea tan malo el machismo como el feminismo. Lo que sí es el otro extremo al machismo y tan radical y peligroso como el es el hembrismo. Para comprenderlo mejor veamos sus significados.

Definición de machismo: ideología que conlleva unas conductas, prácticas sociales, actitudes y creencias que directamente niegan a la mujer dentro del folclore, tradición, cultura o contexto. La mujer siempre queda relegada por debajo del hombre y minusvalorada en todas las facetas de la vida.

Feminismo o movimiento feminista: luchan contra las actitudes aprendidas, sexistas, realizadas en pro de que se mantengan las órdenes sociales en donde las mujeres son sometidas o discriminadas. Lucha por sus derechos y por llegar a una igualdad con los hombres.

Se debería escuchar más a la mujer, que realmente es muy valiosa. Piensa que si todas se negaron a quedarse embarazadas o abortara el mundo se acabaría.

Hembrismo: es un neologismo español. Es sinónimo de misandria. Una mujer misántropa odia y desprecia a los hombres. También discriminación sexual hacia los varones o sesgos de género que perjudica al sexo masculino en opiniones o acciones.

Sí se puede decir que machismo y hembrismo son términos opuestos y radicales. Por ello tan peligroso y perjudicial puede resultar tanto el uno como el otro.

Pero volviendo al principio del artículo yo replanteo. De verdad la Revolución de la Mujer es positiva? Su objetivo está claro que es justo pero también ha desencadenado una serie de hechos dañinos para la sociedad.

Nos vemos en un mundo de mujeres sometidas no ya al hombre sino a los dictados de una sociedad machista. La Revolución de la Mujer ha beneficiado realmente a esta? A últimos de los 80 y primeros de los 90 el boom de la mujer trabajadora dio oportunidad a la mujer de conseguir trabajos de mayor status social aunque siempre con sueldos por debajo de los hombres. Conciliar la vida familiar con la vida laboral es un tema que actualmente está en boga, igual que la violencia de género, que, aunque siempre ha existido, se disparó vertiginosamente con la Revolución de la Mujer. Tan acostumbrados al punto de vista machista bajo el que han sido educados, sexista, no pueden soportar el éxito (muchas veces mayor al suyo) en sus mujeres, de ahí que lleguen a violentar. Pero los hombres no son los culpables, son víctimas de una sociedad que les ha inculcado el machismo.

El feminismo no va a parar pero aún queda mucho camino para lograr un mundo igualitario entre hombres y mujeres.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lorena Caballero Ortega

4 comentarios

  • Yo pienso que la liberación de la mujer en realidad es una extorsión hacia su persona. Los hombres se limitan a trabajar mientras que a la mujer se le exige estar siempre bella y perfecta, atender casa e hijos, trabajar…
    Estoy a favor del feminismo visto como una lucha por la igualdad de valores entre hombres y mujeres. Somos extremistas, no se puede evitar, o no se tenía en cuenta a la mujer para nada o ahora tienen que ser una superwoman siempre ocupada. La educación sexista, la falta de información y educación en este aspecto y la amenaza que supone para el hombre el nuevo modelo de mujer es lo que hace que sigamos en la lucha.

  • Lo primero que todos debemos tener en cuenta al hablar de igualdad es que debemos centrarnos en igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, porque es sumamente importante diferencias entre la igualdad formal e igualdad real, porque de o contrario, podemos tener el espejismo de que todo está superado, cuando la realidad es que hoy en día siguen existiendo.
    Claro que se ha conseguido algún logro en igualdad formal, que podemos observar en la normativa jurídica. Pero la realidad que vive la ciudadanía es muy diferente a la que promulga la legislación. En España seguimos teniendo una brecha salarial entre mujeres y hombres del 23,25%. Y no olvidemos que desde el año 2003, casi 1000 mujeres han sido asesinadas en España sólo por el hecho de ser mujer. El objetivo, no es otro, que conseguir la igualdad real y efectiva para asegurar que deje de haber discriminación. ¿Cómo? Promoviendo cambios sociales que acaben con estas desigualdades y mejorando aún más la legislación para que su implantación sea la más adecuada. Todo lo demás es dejar que la cultura machista siga imponiendo sus normas.

  • Hay que seguir luchando, pero más centraditas…trabajar la idea de mujer objeto deseable y romper con muchos patrones. Y no permitir el machismo en nuestro entorno. Todo esto se hace desde casa. Es fácil. Yo empezaría por ahí y por la igualdad salarial y de oportunidades. Lo demás llevará tiempo y a ver de qué manera. Pero sí, radicales hay en todas partes y habrá un feminismo radical. Seguro.
    Saludos

  • Todo el artículo es un compendio de lugares comunes de la propaganda feminista. No se corresponden con la realidad, ni la Historia. La mente humana busca ahorrar glucosa y esfuerzo, porque trabaja mucho; por eso tendemos a asumir con agrado representaciones de la realidad simples, casi automáticas. Lo que pasa es que, precisamente, tenemos un cerebro tan potente para poder comprender el mundo más allá de estos relatos esquemáticos. En ello nos va la supervivencia. Las mujeres sois víctimas de un lavado de cerebro que antes sólo sufríamos los varones. Aún no teneis defensas, y ni siquiera reconoceis el ataque.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información