Sociedad

La solidaridad, un sentimiento que debemos aprender.

La solidaridad, un sentimiento que debemos aprender. - Sociedad

Nunca sabes lo que la vida te puede deparar, por eso nunca pierdas tu solidaridad. En ocasiones, las personas dejan de lado uno de los valores principales, ya sea por miedo, por resignación o porque no toleran el bienestar de los demás.

Pero… ¿Qué es la solidaridad?, es una pregunta que resurge en la modernidad y deja desconcertados a más de un erudito o sabio, que se muestra atónito ante tal cuestionamiento. Para ello, son muchos los especialistas, que desde su rama de conocimiento, intentan plantear soluciones eficaces para el término.

Los sociólogos proponen que es un concepto asociado al bienestar común, que permite gestar una unidad entre los ciudadanos, apoyándose en principios y valores propios de una comunidad. Además, que la naturaleza de la solidaridad, se manifiesta directamente en situaciones extremas, como lo son epidemias, guerras, catástrofes, accidentes y otras circunstancias que alteran el normal funcionamiento social. Indudablemente, en estas instancias se dejan de lado disputas religiosas, ideológicas, culturales, raciales, étnicas y otras.

Los economistas, con una mirada más pragmática y menos integral, sostienen que la solidaridad se observa cuando las personas con mayores ingresos, colaboran con aquellos desfavorecidos, cuyo nivel de carencias y necesidades, es diametralmente opuesto a los lujos de las clases pudientes. Aquí surgen las nociones de instituciones solidarios, que pueden ser fundaciones, empresas con responsabilidad social empresarial (RSE) y promotoras de acciones que propician el crecimiento de la comunidad en la cual se encuentran inmersas.

Los filósofos, suelen darle un perfil analítico a la cuestión, estableciendo que es una condición propia del ser humano. Entablan una relación directa entre la vida en sociedad y las acciones del ser humano. Se determina que la solidaridad, permite a los pueblos sustentarse y sentar bases para el crecimiento espiritual de las personas. Incluso, llegan a emplear el concepto de “altruismo”, entendiéndolo como la ayuda desinteresada que una persona brinda a otro, relegando sus propios intereses a un segundo plano.

Finalmente, los literarios o linguístas, buscan la etimología latina de la palabra que se refiere a “solidus”, cuya traducción es “solidario”. Siguiendo una línea tradicional, manejan el mismo coloquio que la sociedad en general, es decir, definen a la solidaridad como el acto de ayudar a terceros, interesándose por sus motivaciones, causas, conflictos, intereses y metas.

Sea cual sea la percepción que cada sociedad adopte, respecto del término solidaridad, es innegable que se constituye como la base de otros valores humanos en su máxima expresión. Es así que el amor, la amistad, el respeto, la empatía, el perdón y tantos otros valores cristianos, desembocan de una manera u otra en una solidaridad con distintos grados de intensidad.

La causa principal de la solidaridad es el apoyo hacia el prójimo, forjándose como un compromiso moral que surge con fuerza en momentos extremos o de necesidades urgentes. Por ello, la solidaridad se aprende con la propia experiencia de la vida.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gabriel

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.