Sociedad

La Tercera Juventud

La Tercera Juventud - Sociedad

Llega un momento en la vida que cada día es un regalo. Se acabaron las prisas, el trabajo sin descanso, la crianza de los hijos y de los hijos de nuestros hijos. Hemos llegado a la última parada: la tercera juventud.

Ahora importan y cuentan los pocos amigos que nos quedan y la familia que no se nos despega. Nada nos sobra porque lo que hacía bulto se ha ido quedando por el camino o se ha muerto. Sólo quedan las historias grabadas a fuego lento en la memoria. Esas que nos deleita repetir y que a los nuestros atormentan.  

Cada instante irrepetible se convierte en los últimos minutos de una película original. Donde cada recuerdo es un diamante pulido a medida, engarzado en la memoria que todavía queda viva. 

La existencia se torna atemporal, todo lo que permanece es lugar y la memoria de los espejos que no mienten. Te recuerdan quién fuiste y quién eres todavía. Delante de ti mismo no puedes engañarte. Eres la prueba viviente del paso del tiempo, el último punto de inflexión antes de regresar a la casa de todas las almas.

El marco de la historia, es de pronto un permanente aquí y ahora, dónde sólo importa lo cotidiano, algunas arrugas pintorescas, el descanso entre horas y unas pocas caras que se cuentan con los dedos de las manos.

Resulta una paradoja pensar desde ya, en una vida en la que el tiempo es sólo anécdota más entre tantas, la antesala de un momento concreto, un último viaje especial, tan emotivo como el primero, donde sólo cambia el sabor de las lágrimas de quienes te llorarán.

En la vejez ocurre como en la niñez, todo pierde importancia. Ya no toca aprender sino desaprender, donde un pedo es un accidente sin mayor drama. Donde olvidar el pasado es tan complicado a veces como necesario y entregarse al futuro aún más, porque la desconfianza y la testarudez son pecados capitales de la vejez y no hay médico que los cure. 

Aquí moverse lo justo es legal y aguantar la incertidumbre con confianza es sabiduría, porque la mayor lección de esta etapa es elegir entre ser feliz como nunca o sufrir por lo que no fue. 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Eridana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.