Deporte

La Última Ambición De La Estrella

La Última Ambición De La Estrella - Deporte

Es imposible hablar de la NBA de los 2000 sin mencionar a «la ceja caída más famosa del baloncesto». Tracy McGrady debutó en la liga Americana sin pasar por la universidad. Así, «a pelo», pasó sus primero años a caballo entre los Raptors de Toronto y los Magic de Orlando. En estos años (1997-2004), Tracy se abrió hueco entre los mejores de la liga consiguiendo que los equipos rivales tuvieran que crear estrategias «a medida», únicamente para poder paliar el daño que este jugador hacía en la cancha. Van Gundy, entrenador de los Rockets en aquellos momentos, fue el único que consiguió diseñar una estrategia efectiva: «si no puedes con tu enemigo, únete a él».
Fue así como el primo de Vince Carter comenzó su andadura en el equipo de Houston. Como muchos entendidos/as del tema aseguran, fue aquí, en este momento de su carrera, cuando T-mac terminó de pulir sus habilidades junto a la «Muralla China», Yao Ming. Fue su «época de oro». Fue, vistiendo la camiseta blanca y roja de los Rockets, la etapa en la que consiguió la hazaña de meter 13 puntos en 35 segundos, récord NBA que aún hoy en día es continuamente comentado en pabellones y vestuarios. Los Houston Rockets fueron la cima del jugador nacido en Florida. Sin embargo, una vez culminada la montaña «toca bajar».
El precio por triunfar en Houston fue caro. Entrado recientemente el 2010, nos encontrábamos un McGrady «tocado por las lesiones», y con una concepción de sí mismo no demasiado clara. Era una estrella, pero el tiempo, las lesiones, y el protagonismo de otros jugadores, habían logrado que Mac fuera más un bonito recuerdo que un jugador real. No obstante, «el que tuvo retuvo», así que los Knicks de Nueva York le ofrecieron contrato. Tracy respiraba de nuevo, y tenía en mente esforzarse para volver a ocupar el lugar que le correspondía. Sin embargo, una salud cada vez más delicada impidió a la leyenda desarrollar minutos en la cancha. El jugador «tuvo que huir». ¿Acaso pensaba el veterano entrenador de los Knicks que había incorporado a sus filas al mismo Tracy McGrady que intimidaba a todos los equipos años atrás?
En su camino de huida, la desconcertada estrella compartió minutos con los Pistons, los Hawks, los Eagles de China (si, intento encontrar respuesta en el país natal de su amigo Yao), y, por último, con los Spurs de San Antonio (2013). En este momento la que fue «la ceja caída más famosa del baloncesto», había asumido su destino: solo quedaba el exilio. McGrady se retiró y dedicó gran parte de su tiempo a trabajar con la fundación benéfica que regenta. En este momento de su vida tuvo tiempo para encerrarse en sus pensamientos: tras el auto-análisis y guiado por la adrenalina y la furia, Tracy considero que aún no había dicho su última palabra bajo los aros. Consideró que aún no había cerrado el círculo. El 2014 estuvo marcado por los rumores: ¿Tracy McGrady en los Lakers? Corrieron ríos de tinta, por parte de la prensa, pero, finalmente, el último deseo de la estrella, su última aspiración, no se hizo realidad. Ahora, a los fanáticos, solo nos queda el recuerdo. Siempre podemos volver al pasado buscando en nuestra memoria, buscando a aquella leyenda que cambió la forma de concebir el baloncesto.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.45 - 74 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Sarvatore

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información