Literatura

Laberinto (Parte 1 De 2)

Laberinto (Parte 1 De 2) - Literatura

Iluminada, con listeza que pone a gravitar a cualesquiera que se haga pasar de listo, de cabello umbroso y piel fresca, su sonrisa de fausto y la mirada activa. Una chica como pocas de nombre Alemán, Dagna. Que falleció en una habitación que reflejaba inexistencia.

El último otoño, ese cuarto atestiguó y escondió la muerte. Nadie sabía qué había pasado, solo ese cuarto febril y quebrado. Lo más divertido de aquella habitación se centraba en el escritorio de Dagna, pues es la única parte que parece tener más vida, como la aurora de pensamiento sobre la convicción de la muerte ¿Es paradójico verdad? Muerte y vida que convergen en un solo punto, ese rudimentario escritorio.

Habían fotos en ese escritorio. En el cajón central se ubicaban. Sus fotos eran hermosas. Flores, clavicordios, paisajes sublimes y pedestres. Sin embargo en las últimas, se podía percibir un giro radical. Eran calles desérticas de naturaleza sombría.

Clare su amiga al ver esas fotos, se dio cuenta inmediatamente que estaban vinculadas a su muerte y la gran pregunta es ¿Cuál es ese sentido que hizo pensar a Clare que su amiga vinculó su muerte a esas fotos? Es raro, pero no imposible. Todos somos neuróticos. No es ilógico pensar que ella hizo de su muerte algo teatral, con emociones complejas, luchando con la crisis de su alma. Pero pensar en hilar todo esto, es también raro.

Hoy es el gran día. Hoy enterrarán a Dagna y creo que a nadie le importa que ella muera. Soy su amiga, pero me es suficiente serlo para apreciarla como a una hermana.

A nadie conté que lloré como una niña desprotegida. ¿Quién pensaría que una niña alocada como yo, iba a llorar por ella? Solo fui una amiga o eso piensan todos. Yo fui más y nadie piensa eso. La mirada baja siempre me sirvió para focalizar el dolor y hacer que piensen los demás que no me sucede nada.

Ahora sé qué es lo que le pasó. Mi amiga Dagna falleció por mí, por mi dolor. La sociedad no demostró nunca tener razón en esto. Yo siempre le mostré a Dagna el laberinto que representan estas calles. Es un laberinto. ¿No me creen? Pues se los enseño.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Geraldinsky

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información