Humor

Las Aventuras De Don Carmelo



Las Aventuras De Don Carmelo - Humor

El Gallito  Pendenciero

Y dicen que  en esa  noche  todo  tuvo su final,  aquel que desde  mucho  tiempo se llenaba la boca  diciendo  que no había nadie que  lo asustara, que ni los difuntos  lo podían sacudir,  pues  esa  noche  como  no hubo  mas  lugar  en el  pueblo  a  donde  se quedara, comenzó a caminar bajo  la  luz de  la luna  llena, como tenia  el mal habito de  andar  con la  boca abierta, de  repente  y se le  metía  sin pedir  permiso  una  que  otra  luciernaga, Zancudo o mosquito, caminaba como si lo empujaran,  ya  otros  le  habian dicho  pando.

Esa noche se  quedo a dormir por la  quebrada,  en la  frescura  de la  noche, siempre  andaba  un costal  y una  cobija  para  cubrirse, sin embrago  como no la lavaba desde hace mucho,  no desprendía un olor agradable,  y lo pior  fue  cuando  se  quito los zapatos, nombre  de puro  milagro no cayo  uno de los zopes  que  volaban esa  noche.

Quería dormir  pero  algo no lo  dejaba, ese  día  era  diferente  a otros  en los  que nomas  se  sentaba  y ya  cerraba los  ojos, pero  esa   noche no, se  puso  a fumar  un puro, disque  para agarrar valor, sin embargo  solo era  excusa, en el fondo  sentía algo raro, así como un presentimiento.

Se quitaba el  sombreo  y se lo volvía  a poner, de repente miraba hacia atrás, hacia  los  lados , hacia  arriba  y hacia  abajo,  sujetaba su fiel guarisama, con la  que  a muchos había  hecho  callar.

Cuando rayaban las  2 am  estaba  cubierto de pies  a cabeza  en el costal, cuando de repente  se escuchaban pasos suaves  que  estremecían las  hojas, por el abrevadero, nomas  escucho  y se sujeto a  la guarisama y a un escapulario  que  andaba  en el cuello. y mas se cubría  en la  medida  que los pasos  se hacían mas evidentes… y cuando menos sintió  que lo rozaron, se  le fue  el  valor  y comenzó  a  sudar  y a rezar… diciendo que  si de esa  lo salvaban  que  ya  no seria arrogante.. y así  paso  poco a poco  los pasos  fueron mas  suaves  hasta que  ya no se escuchaba  nada.

Hasta ahi llego  el valor del  temerario, que  finalmente se volvió temeroso

Daniel Moreno

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

mm981014

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información