Sociedad

Las Brujas No Son Sexys

Las Brujas No Son Sexys - Sociedad

Las brujas no son sexys.
A mí me pasó, nadie me lo contó y mucho menos es algo que genero mi cabeza.Te narro esto que en el mejor de los casos hubiese querido que no pasara, y seguir creyendo que no existen o si existen están muy lejos de ti. Pero las escuche, las vi y me aterrorice.

¿Has oído hablar de las brujas?

Yo sí. Pero siempre pensé que no existían, que solo salían en Halloween a pedir dulces o andaban con sus escobas dándole vuelta al mundo.

Parece un poco chistoso, pero cuando me pongo a pensar de lo ocurrido creo entender un poco la canción que tantas y tantas veces bailamos en la escuela y nunca le había tomado sentido; “la bruja”. Un es jarocho muy popular; en dónde le preguntan a la bruja ¿y cuantas criaturas se ha chupado usted? Seguro el autor de la canción había crecido en un pueblo como el mío o mínimo su abuelita le habría platicado algo al respecto.

Bueno pues, les cuento. Cuando me embarace de mi primer bebe, muchas personas te dicen que hacer y que no durante ese periodo. Pues conmigo no fue la excepción escuchaba siempre recomendaciones muy precisas que toda mujer embarazada debía saber. Como que no saliera si había un eclipse, que siempre debería traer un ojo de venado, que el listón rojo y las tijeras en la almohada del bebé y esas cosas. Es ahí también cuando te dicen de las brujas y muchos otros comentarios. Aclaro que no soy muy creyente de eso, aún no creo que las brujas se espanten con unas tijeras debajo de la almohada. A decir verdad, ya no sé qué pensar.

Recuerdo claramente que vi el celular y eran ya las 2 de la mañana, minutos más minutos menos. Tenía muchas ganas de ir al baño, con mucha flojera me levante. Estaba sola con mí bebé por lo que me pare lo más suave posible, y de un momento a otro no me di cuenta en donde había puesto el celular. La luz de la calle hacía entrever un poco, por lo que tampoco quise prender la luz de la habitación. No quería despertar al bebe, fui al baño y de regreso escuche claramente como si una gallina revoloteaba o estuviera a torada, no se me hizo raro por que tenemos gallinas en el patio así que no le tome importancia. Sin embargo, había algo que emitía una luz que era del alumbrado público, ya que este se encontraba un poco más lejos. Así que me asome un poco por la ventana para ver si podía ver algo. Sentí como una sensación de miedo que recorrió todo mi cuerpo al ver lo que vi. Se trataba de una lucecita que brincaba de un lado a otro, no estaba muy lejos aproximadamente unos 10 metros de mi ventana. Me dio mucho miedo, eso que parecía una luz se seguía moviendo de un lado a otro muy rápidamente, como si se hubiera atorado en la maya de la cerca.

Tuve mucho miedo, me paralice no supe que hacer y pensé que lo más prudente era irme a la cama sin hacer nada. Pero de repente se me ocurrió prender la luz de afuera de la casa y ver qué pasaba, total yo estaba adentro. Así que me armé de valor y prendí la luz. Fue entonces que supe lo que era. Una vocecilla en mi cabeza me lo dijo, y me acordé de todas esas personas que me habían contado algo con respecto a las brujas. Sí claro es una bruja pensé. No tenia ni sombrero, ni venia en escoba, tampoco tenía una nariz puntiaguda con una verruga y mucho menos era color verde.

Enredado en la tela con un montón de alambres estaba un guajolote, negro a mi parecer era enorme, se escondía a la luz con sus plumas y entre y tanto alboroto estaba tratando de escabullirse. Yo tenía mucho miedo, sabía que esa criatura no era algo bueno. Y mientras lo pensaba adentro del baño, tenía cuidado a que no me fuera a ver y de repente sin más se fue. Lo que pasó después ya te lo has de imaginar, no pegue el ojo toda la noche, esperando a que amaneciera para poder contarle a mi vecina lo que había pasado.

Al otro día muy temprano me levanté, y fui a casa de mi vecina a contarle lo sucedido. Y en efecto me contó que le había pasado algo similar cuando tenía a sus hijos pequeños; escuchaba como los guajolotes andaban arriba de su casa. Y que la luz que vi y el guajolote se trataba de una sola cosa, una bruja que muy probablemente me quería hacer una visita, a mi hijo; principalmente.

Ya pasaron 4 anos de esto, mi hijo esta muy bien y ahora vivimos en casa de mis papas. Que es una zona un poco más urbanizada, y lejos de las brujas eso quiero pensar.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Mariel

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información