Anuncios
Cine y Televisión

Las Cinco Vías De La Responsabilidad

Las Cinco Vías De La Responsabilidad - Cine y Televisión

Tal vez sea el cortometraje de Pixar, “Day & Night”, original de Teddy Newton, quien mejor retrate la dicotomía que existe entre el mal y el bien o entre un valor y un antivalor. En verdad, la realidad del hombre es que debe convivir con este tipo de bifurcaciones y no sólo eso sino que debe procurar convertirlas en un matrimonio necesario para sacar provecho de ello. De ahí, que tomo del cortometraje como primera vía, el siguiente valor: La responsabilidad.

Ante tal planteamiento, usted se preguntará ¿qué tipo de responsabilidad estoy esbozando en el presente ensayo? Bueno, me refiero a la responsabilidad de comprender la dualidad a la cual estamos condenados como seres humanos. Veamos, a nuestro alrededor convergen casi siempre dos visiones o dos caminos, por ejemplo: La luna y el sol,  la noche y el día, la amistad y la enemistad, el Conductismo y el Constructivismo, el amor y el odio, el blanco y el negro, el cielo y el infierno, la tierra y el agua, la bondad y la maldad, el Individualismo y el Colectivismo,  el hombre y la mujer, el Socialismo y el Capitalismo, lo doméstico y lo salvaje, etc. Sin duda, aquellas sociedades que no comprendieron tal condena terminaron en guerras inútiles, discordias históricas, separaciones de clases, marcaje de fronteras y divisiones estériles. De ahí, que tomo del cortometraje una segunda vía: la aceptación del otro.

Particularmente, la aceptación del otro conlleva implícita la acción de observar sus defectos y sus virtudes y sin saberlo ponemos en juego el grado de nuestros defectos y virtudes; reza un dicho popular: “cada quien juzga por su propia condición”. Por tanto, aceptar al otro es una de las mayores responsabilidades humanas. En consecuencia, reconocer al semejante es auto-reconocernos y admitir que tenemos fuerzas negativas que nos impulsan a mejorar. La batería, por ejemplo, tiene un lado positivo y otro negativo, la unión de esas fuerzas produce su energía.  Asimismo, el escritor Ernesto Sábato, aseguraba que las personas se construyen luchando contra las potencias malignas de su ser. Ya vemos, que no todo lo malo trae algo malo. De ahí, que la tercera vía que me inspira el cortometraje, es la siguiente: somos capaces de los peores sentimientos, pero también somos capaces de perdonar.

Sin embargo, perdonar es tan difícil a veces, sobre todo si las consecuencias de lo hecho son irreparables. Aun así, no debe ser opcional  ¡hay que perdonar! Por favor, pregúntate esto: ¿Es responsable perdonar?  Verbigracia, el suegro de mi hermano murió bajo sus cuidados y en sus brazos pero siempre recordaba con humor, como lo buscó con machete en mano por haberse “Sacado” a su hija.  En este caso, el afecto y el perdón pudieron más que el daño moral y emocional de aquel momento y eso le hizo la vida más feliz a cada uno de ellos; el tiempo lo corroboró. En verdad, la segunda actitud del suegro fue más responsable. Cabe recordar aquí, la afirmación del filósofo escocés David Hume: “Todo conocimiento deriva en última instancia de la experiencia sensible”. De ahí, que mi cuarta vía inspiradora es una enseñanza: Puede llevar cierto tiempo conocer las virtudes del otro.

En este aparte, el de las virtudes de los demás, quiero finalizar. De tal manera, puedo  afirmar, sobrepasando el extenso abanico de mi ignorancia, que los grandes males de las relaciones humanas pueden evitarse. ¿Cómo? Bueno,  haciendo el sencillo ejercicio de intentar poner por encima los aspectos positivos de nuestros semejantes. No obstante, ¿Es este mero ejercicio una utopía? ¿Se minimizarían muchos antivalores? ¿Está en crisis uno de los pilares de la educación: convivir?  Dios mío, tu eres grande, mete tu mano.

Así pues, confiemos en Dios y cumplamos con nuestras responsabilidades dejando de ser los profetas de la negatividad. En efecto, “Day & Night”, me ha mostrado que la noche tiene estrellas pero que el día tiene arcoíris, que la noche amanecerá y que el día vivirá su crepúsculo.  Allí,  he podido ver el punto en donde se unen agua y aceite.  Es que ese punto, es el punto de la victoria humana en donde ganó la amistad, el punto que retrató las cinco vías del valor de la responsabilidad; y fíjense que fue saliendo de un anochecer y entrando en él.  Ah, esto es lo que he tomado de un cortometraje inspirador que una vez un amigo responsable me recomendó ver: Quinta vía.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Profesor Marino

1 comentario

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información