Literatura

Las Confesiones De Un Tenista Profesional

Las Confesiones De Un Tenista Profesional - Literatura

Las confesiones de un tenista profesional

Si alguien te dijera que odia su trabajo probablemente pensarías que debería cambiar de profesión. Pero si ese alguien cree que no sabe hacer otra cosa, es casi imposible que lo deje. Es probable que esta situación sea muy común entre todos nosotros, en todos los ámbitos laborales, aunque si uno piensa en determinadas profesiones creerá que hay trabajos que no pueden despertar sensaciones de odio entre los que tienen la suerte de hacerlo. Y no es así. Si pensamos, por ejemplo, que los deportistas profesionales se sienten afortunados por lo que hacen, estamos equivocados. El caso más llamativo es el del tenista André Agassi, que se sinceró ante el mundo a través de sus interesantes memorias (Open).

André Agassi, uno de los tenistas más reconocidos de los últimos treinta años, afirma en Open que odia el tenis. Y lo ha odiado desde el primer momento en el que cogió una raqueta. Su padre lo obligó a jugar al tenis desde los cuatro años, y desde entonces ha llevado su relación de odio con ese deporte que tantos éxitos le ha dado. Aunque lo más increíble o interesante de estas memorias no es que Agassi repita muchas veces lo mucho que odia el tenis. Lo interesante es descubrir que la vida de un tenista profesional no es tan idílica como podamos pensar. Eso y, sobre todo, asistir al descubrimiento personal de Agassi, un tipo que durante toda su carrera profesional se preguntó qué estaba haciendo en una pista de tenis, hasta que por fin entendió lo que realmente quería hacer con su vida.

La vida de Agassi se despliega en las páginas de esta biografía que, pese a estar firmada por el propio tenista, tiene mucho del escritor y periodista J.R. Moehringer, quien le ayudó a escribirlas. El propio Moehringer declinó el ofrecimiento de Agassi para que cofirmara el libro porque según él, no podía aparecer en algo tan personal como unas memorias. El caso es que el resultado, cofirmado o no por Moehringer, es un libro extraordinario que se lee con gran facilidad y mucho interés. Cualquiera que lo haya leído llegará a la misma conclusión: es fascinante. Es fascinante conocer algo que más o menos intuíamos: la vida de los niños deportistas es un infierno. Así lo confiesa Agassi, que pasó una infancia de duros entrenamientos, sin poder disfrutar de las cosas que la vida ofrece a un niño. De ahí se deduce la tensa relación con su padre, un hombre que intentó con sus hermanos mayores lo mismo que con Agassi: crear un auténtico campeón en el mundo del tenis. Solo lo logró con el pequeño André que, al igual que su hermano y su hermana, acabó temiendo/odiando/amando a su padre.

En Open hay mucho que descubrir. Para empezar, uno puede llegar a conocer la personalidad de Agassi. El tenista tuvo que sufrir durante buena parte de su carrera el estigma de ser considerado un deportista mediocre, que vivía más de su imagen rebelde que de su propio juego. Aunque eso fue poco a poco cambiando, marcó bastante al tenista, que a lo largo de las páginas va confesando sus pensamientos ante los titulares que la prensa le dedica. La inseguridad y la ansiedad serán las que caractericen al Agassi de Open. Por otro lado, llegamos a conocer a su increíble equipo, en donde sin duda destaca un nombre propio, el de Gil Reyes, quien se llegó a convertir en una especie de padre/amigo/entrenador personal. Es probablemente, junto a Agassi, el personaje más interesante y entrañable de todo el libro. Una persona al que le acabas cogiendo tanto cariño, que parece merecer unas memorias aparte. Y al margen de todas las intimidades del tenista, lo que generaliza a Open es el tenis, visto desde la mirada de su protagonista: entrenamientos, sufrimiento, partidos, victorias, otros tenistas, derrotas, inseguridad en la pista, etc. Vamos, la historia del tenis desde finales de los ochenta hasta mediados de la primera década del nuevo siglo.

Open es una lectura adictiva. Creo que incluso no tiene nada que ver con el tenis. Sí, está ahí, pero da igual que no te interese lo más mínimo. Esta no son unas memorias de autocomplacencia. Son confesiones de un tipo que lo suelta todo, como si intentara desahogarse, aunque no era esa su intención. Open es el diario que le deja a sus dos hijos, y de paso, es el diario que le ofrece al mundo. Su lectura es imprescindible.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

perher

2 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información