Literatura

Las estrategias de comprensión lectora: una herramienta necesaria para el docente



Las estrategias de comprensión lectora: una herramienta necesaria para el docente - Literatura

Fuente de la imagen: laterjay (2015) Extraído de: https://pixabay.com/es/photos/la-lectura-la-escuela-la-educaci%C3%B3n-1090736/, el 26/06/2019

Si bien la lectura es un proceso que implica numerosas actividades cognitivas y metacognitivas, y que esto deriva en la existencia de diversas dificultades que impiden una adecuada comprensión; también es cierto que existen estrategias que permitirán al lector acercarse al texto de una forma más eficaz. Tradicionalmente, dichas estrategias se dividían según tres momentos: antes, durante y después de la lectura. Esta división se hace fundamentalmente con fines didácticos, pues en muchos casos las estrategias de un momento específico pueden utilizarse en otro momento; de igual forma, se debe destacar que las estrategias autorreguladoras, deberán siempre estar presentes durante todas las fases. A continuación se describirán de forma brevísima las principales estrategias aplicadas en el proceso:

1.- Estrategias antes de la lectura: Antes de iniciar una lectura, debe establecerse el objetivo o meta que se desea alcanzar con la lectura; son múltiples los objetivos, y es deber del lector determinar cuál será la que le fungirá como norte durante su proceso; de igual forma, es recomendable elaborar un plan de acción que le permita enfocar acertadamente lo que realizará. Además, es necesario elaborar preguntas que sean de importancia para la comprensión del texto, preguntas que se redactan a partir de la anticipación, mediante el título del texto, por ejemplo. Finalmente, es necesario utilizar los conocimientos previos, que permitan al lector facilitar su acceso a la lectura, pues de lo contrario, se corre el riesgo de caer en algunas de las dificultades que fueron descritas en el artículo “La lectura y sus dificultades” (Puede ingresar a través de este enlace: https://www.nocreasnada.com/la-lectura-y-sus-dificultades/?logged_in=10128)

En otras palabras, todas las estrategias previas a la lectura, permitirán al estudiante realizar un primer acercamiento a su proceso, y enfocar el mismo de acuerdo a sus necesidades, aprovechando sus experiencias personales y motivación personal, para facilitar el proceso.

2.- Estrategias durante la lectura: estas estrategias son aplicadas durante el proceso de lectura, y permitirán afianzar los conocimientos que esté aprehendiendo, más no solamente aprendiendo, el lector. La estrategia autorreguladora principal es la supervisión del proceso, la cual está estructurada por tres aspectos resaltantes: identificar qué es lo que se aprende, intensificar el proceso de lectura, y determinar y solucionar posibles dificultades. Este último es especialmente importante, puesto que determinar cuando se está comprendiendo y cuando se presentan fallas sintácticas, léxicas y semánticas (cohesión, coherencia), permitirá evaluar el propio proceso durante la lectura y, en caso de determinar algún tipo de dificultad, se aplicarán otras estrategias de comprensión, o en su defecto, algunas estrategias remediales que permitan al lector acercarse al entendimiento del texto, las cuales pueden ser: ignorar y continuar leyendo, inferir una definición y corroborar con la información que sigue, releer el contexto, consultar fuentes especializadas. A continuación, se enunciarán brevemente otras estrategias que se pueden aplicar paralelamente a la estrategia autorreguladora:

a) Identificar y jerarquizar la información más relevante, de la menos relevante. (primaria, secundaria y terciaria): procesar toda la información de forma ordenada e identificar la estructura global del texto, puesto que nuestra memoria no es tan amplia como para poder realizar todo de forma inmediata.
b) La elaboración de inferencias a partir del conocimiento previo: permite al lector deducir parte de la información implícita del texto, o lo que es lo mismo, leer entre líneas. Esto profundiza aún más la comprensión del texto, más requiere de un dominio al menos básico de la temática del escrito; esto debido a que a partir de estos conocimientos ya adquiridos, es que el lector podrá establecer dichas inferencias. Las mismas le permitirán llenar vacíos de la lectura, determinar significados o frases poco comprensibles (mediante el uso de claves contextuales), realizar hipótesis, determinar pistas implícitas del texto…
c) Estrategia estructural: esto permite al lector identificar la superestructura de un texto, determinando elementos claves que le permitirán extraer la información más relevante y. posteriormente, realizar una interpretación global basándose en la estructura que éste identificó durante la lectura. Esta estrategia es una de las más olvidadas en el aula, pues en general, la estructura más trabajada es la narrativa; olvidando, en consecuencia, otras más, como la instructiva, la expositiva y la argumentativa.
d) El subrayado: implica resaltar las ideas que el lector considere más pertinentes en el texto. Esto es especialmente necesario puesto que, si el lector es experto, podrá identificar las ideas principales del texto, o simplificar el proceso al momento de releer. Por tanto, es requerido que el docente enseñe a los alumnos a discriminar la información leída, de forma tal que al aplicar esta estrategia lo realicen eficazmente.
e) Tomar notas: es una estrategia especialmente importante cuando se lee para aprender; esto motivado a que requiere de una visión más compleja que el subrayado; por cuanto, al momento de determinar la información más relevante, se deberá escribir aplicando el parafraseo, de forma tal que el lector pueda posteriormente leer sus notas y comprenderlas fácilmente.

3.- Estrategias después de la lectura: son aquellas que se aplican al finalizar el proceso de lectura, o parte de esta. La más importante de todas viene a ser la actividad de evaluación, la cual permitirá determinar en qué grado se ha aprendido y se ha comprendido el texto; sin embargo, se debe destacar que esta evaluación, ya venía siendo aplicada desde el momento de la lectura, mediante la estrategia de supervisión; sin embargo, al final del proceso, se aplica una evaluación general, que permitirá establecer, si se logró concretar el objetivo planteado, o si aún se presentan dificultades que deben ser subsanadas mediante estrategias remediales. Las otras dos estrategias que serán descritas a continuación, se relacionan con el procesamiento de la macroestructura del texto, mediante la identificación e integración de los datos esenciales de la lectura. Estos son: la identificación de la idea principal y el resumen.

Con respecto a la idea principal, parte de determinar las ideas centrales que propone el autor para explicar el tema; lo cual se traduce en la necesidad del lector de determinar ciertos elementos claves que le permitirán identificar dichas ideas principales: establecer el tema del texto, discriminar la información primaria y secundaria de aquella que es irrelevante, y determinar la idea, después de analizar las ideas extraídas en el punto anterior. Por tanto, el docente debe formar a sus estudiantes con el objeto de desarrollar las habilidades cognitivas que le permitan identificar ciertas palabras y claves contextuales que se traducen en pistas para la extracción de la idea principal. Esto, motivado a que, el estudiante requerirá, no solo de lo que le ofrezca el texto, sino también de sus conocimientos previos y de las metas establecidas al momento de leer o, en otras palabras, de la pericia que posea el estudiante, al momento de observar con detenimiento el texto, de leerlos con precaución y detalle.

Otra estrategia posterior a la lectura, es el resumen, tal como se expresó en líneas anteriores. Esto parte de la microestructura, y requiere del uso de otros elementos, tales como: la paráfrasis, el uso de la coherencia, la cohesión local y global al momento de elaborar el resumen, e incluso el uso de ciertos marcadores semánticos que permitan identificar que el texto es un resumen, y que es coherente. Esta estrategia es especialmente importante puesto que permite profundizar en el texto, y asimilar una mejor comprensión del mismo; esto motivado a que se debe reflexionar sobre los distintos elementos conformantes de la lectura, en conjunto con la información plasmada en ella; por tanto, a pesar de que el resumen se intenta mantener fiel a la idea del autor, es una actividad compleja que requiere de distintas habilidades cognitivas. Para poder realizar el resumen, se debe hacer uso de todas las estrategias anteriores, pues las mismas facilitarán el proceso de creación del mismo; es aquí donde el docente cobra un papel protagónico, especialmente los de la segunda mitad de la primaria y los de media general, pues es aquí donde el resumen comienza a cimentarse más fuertemente en sus estructuras cognitivas.

En conclusión, los nuevos educadores deben motivar y establecer diversas acciones que permitan desarrollar en los estudiantes esta multiplicidad de estrategias, con miras a que estos se formen como lectores expertos, críticos y autónomos, capaces de determinar y corregir sus propias dificultades; subsanando así el grave problema de nuestro siglo: la lectura mecánica, basada solo en la decodificación. Es momento ya, de transformar los paradigmas, y superar los viejos estereotipos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Jesús Alfonso Peña Maldonado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.