Sociedad

LAS HIJAS DE LOS HOMBRES Y LOS HIJOS DE DIOS



LAS HIJAS DE LOS HOMBRES Y LOS HIJOS DE DIOS - Sociedad

Cuántas veces fuimos condenados a tener una vida llena de culpas?

No bastó con el castigo impuesto por la manzana que Eva hizo comer a Adán, sino que también cuando los hombres se fijaron en las mujeres ?

A partir del capítulo 6 del Génesis, se comienza a enredar todo, ya que allí se narra que cuando los hombres comenzaron a crecer en número sobre la tierra y les  nacieron hijas, entonces los hijos de Dios empezaron a fijarse en ellas, osea comenzaron a fijarse en las hijas de los hombres, porque ellas eran bien parecidas y las tomaron como esposas, situación que a Jehová no le pareció bien y dijo :» Ciertamente no obrará mi espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne, por consiguiente sus días tendrán que llegar a ser 120 años» …

Entonces se podría decir que solo los hombres son hijos de Dios y las mujeres  hijas del pecado? porque si no se sintió satisfecho de la cruza entre hombres y mujeres, claramente no fue por culpa del hombre, sino más bien por el hecho de que la belleza de la mujer los tentó  haciendo que cayeran en pecado.

Ahora la pregunta es, cómo se multiplicaron los hombres, siendo que las mujeres aparecieron luego de que éstos comenzaron a crecer en número sobre la tierra, o es acaso el hombre como la mala yerba?

René Magritte en su obra «El hijo del hombre» , pareciera hacer un resumen visual del género humano, utilizando la figura masculina como la representativa de nuestra raza, tal vez por la misma importancia que le dan las interpretaciones bíblicas, mostrando sus brazos en pose de absoluto conformismo frente a lo que le ha tocado vivir, casi depresivo, con un paisaje grisáceo de fondo como intentando mostrar el peso de la existencia humana, rematando este lúgubre espectáculo con la manzana cubriendo parte de su rostro, demostrándose así mismo y al resto que no importa quienes seamos o creamos ser, siempre llevaremos la culpa del pecado en nosotros.

Todo esto podría ser extremadamente frustrante para cualquier mujer que crea a pie juntilla en la Biblia, aunque muchas la llevan de peor forma por culpa de  hombres que aún no teniendo conocimientos bíblicos parecieran llevar en la sangre la insensatez de esas palabras allí  escritas. Así también para el hombre que pudiese sentir la culpa de haber mostrado debilidad frente a los encantos femeninos y de esta manera tener que cargar con algo que pudo evitar.

Para tranquilidad de todas, lo que debemos tener claro, es que no existe un manuscrito bíblico original, si es que alguna vez lo hubo y de ser así, cada quién lo acomodó a su conveniencia, con tal de mantener ese miedo, esa culpa y ese dominio sobre la humanidad.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.60 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

ulma

2 comentarios

  • No me corresponde a mí defender la biblia, ni ningún otro libro falsamente divino. Pero una lectura machista o feminista del Génesis, o del resto de los libros del canon bíblico, no es de recibo: porque en la Edad de Hierro no había machismo, ni feminismo, ni siquiera el concepto de proyecto de vida individual que manejamos hoy. Por la misma razón no podemos hablar de machismo en el islamismo, pese a que es una doctrina que machaca a la mujer y permite la esclavitud infantil o la ablación. El islamismo no es machista, sólo es una ideología que pone todo («totalitaria») al servicio de la expansión y poder del daemon, o espíritu creado a partir de los delirios de Mohammed. Si eso se consiguiera mejor haciendo que las mujeres dominaran a los hombres, sería así.
    Pues algo parecido ocurría en el Génesis. El Génesis es un batiburrillo de distintas tradiciones, cuyo significado original se ha perdido generalmente, y que los propios autores primeros no tomaban demasiado en serio. Por eso hay contradicciones flagrantes, que empiezan entre el segundo y el tercer capítulo (dos relatos de la Creación del Hombre distintos). Aunque con el tiempo se convirtió en objeto de culto (literalmente) el Génesis es una obra literaria más, digamos de propaganda, que ensalza el concepto de familia patriarcal (no en el sentido feminista, sino histórico): es decir, familias extensas, clanes en realidad, donde había un patriarca que actuaba como caudillo y que daba su nombre a su estirpe; llevar el nombre de alguien implicaba que ese alguien tenía que mantenerte y a tu madre si eras niño, y que tenías derecho a la herencia si el patriarca muere; también que estás sujeto o sujeta a las normas del patriarca. La mujer aparece sometida, no tanto al hombre, sino al dios promovido en el libro; por eso Adán no tiene nombre propio hasta el capítulo 4, mientras que Eva sí. Adán es llamado «ha adam», el ser de tierra, o golem. Eva es probablemente un epíteto de Asherah, la diosa consorte de Yahweh entre los judaitas y otras tribus, antes de la reforma que «inventó» el pueblo judío. En el cuarto capítulo, Adán pierde el artículo y es identificado como un primer patriarca (análogo al Adama conocido por los judíos en la religión babilónica) y Eva recibe sus hijos no de Adán, sino de Yahweh.

    Es poco aconsejable hacer lecturas personales o actuales de un texto antiguo, si creemos que es «la palabra de Dios». Si comprendemos que es sólo un texto para construir un daemon o espíritu (nacionalista en este caso, devenido en teológico) social, y no una revelación, entonces sí, podemos leer lo que queramos en el texto, como cuando leemos Caperucita Roja. Es entonces una interpretación original, nuestra, inspirada por las imágenes del libro en cuestión.

    • Hola Diego, discrepo contigo acerca de que en la edad de hierro no existía el machismo ni el feminismo. No por el solo hecho de no existir el concepto propiamente tal como hoy lo utilizamos, no significa que el comportamiento en sÍ no haya existido. De hecho, el comportamiento del ser humano en todos sus aspectos se ha mantenido prácticamente inalterable, pero equívocamente pensamos que hemos evolucionado a la par de la tecnología y no es así.
      La biblia no es solo un texto, sino que la recopilación de varias narraciones de diferentes autores, en donde se mezclan varios géneros literarios, incluso podría ser catalogada como literatura fantástica, pero en resumen, es una obra de arte y como tal, es subjetiva, toda interpretación dependerá del lector, incluso un mismo lector podrá interpretarla de diferente modo según sea su estado de ánimo o de acuerdo a los acontecimientos que estén ocurriendo a su alrededor.
      En cuanto al matiz feminista que puedes haber encontrado en el articulo, no es más que la interpretación que ha hecho una mujer en el siglo XXI, acerca de un par de párrafos, en donde claramente se deja a la mujer mal parada, mostrándola como la debilidad del hombre, lamentablemente no la puedo interpretar como si la estuviese leyendo en la Edad de Hierro, en donde capaz esa desigualdad existente pudo haber pasado inadvertida, aunque no lo creo, más bien creo era una forma de resignación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información