Literatura

Las personas y su raro «empoderamiento» en redes sociales.



Las personas y su raro «empoderamiento» en redes sociales. - Literatura

Una vez me preguntaron: “¿aún sigues con tu novio?”, yo, extrañada, respondí: “sí, claro, ¿por qué lo preguntas?”, y la persona que me preguntaba respondió: “es que no has publicado más fotos en redes sociales”. Yo quedé en shock, pasmada, estupefacta… quedé sorprendida.

¿Te ha sucedido algo como esto?, ¿alguna vez te han juzgado basado en el contenido de tus redes sociales?, o quizás ¿alguien ha hecho una suposición sobre algo de tu vida por los “post” que publicas?

Actualmente, algunas personas han decidido “empoderarse” a través de las redes sociales, y no de la forma “buena” o positiva, sino de una forma sarcástica, discriminatoria, y con el ego por las nubes. Particularmente considero que las personas que juzgan en las redes sociales y no les importa que la persona a la que están juzgando se sienta afectada, simplemente no se han percatado del daño que hacen.

Cada vez que leo un comentario negativo, mal intencionado, discriminatorio y pare de contar, me realizo un dialogo mental con esa persona en mi mente y le pregunto: ¿quién te crees? De esa pregunta se desarrolla todo: ¿quién se cree la otra persona para juzgar?, ¿quién se cree para andar emitiendo juicios de valor a diestra y siniestra?, ¿es que acaso tiene una vida perfecta?, y si de casualidad afirma que sí la tiene (hay que tener claro que absolutamente nadie es perfecto), ¿eso le da el poder de menospreciar la vida de los demás?

Para ti tengo un mensaje, pero para que puedas recibirlo primero tienes que preguntarte: ¿de cuál lado de la historia soy yo?, ¿de las personas que critican a través de las redes sociales sin importar qué sienta el otro?, o ¿de las personas que se sienten heridas y humilladas a causa de esos comentarios?

Si te has identificado a ti mismo como una persona con mucho ego y poca empatía (hay que ser bastante honesto para reconocerlo), tengo algo que decirte: en primer lugar quiero que entiendas que eres una persona valiosa, importante e inteligente, pero absolutamente NADA te otorga el derecho de juzgar la vida de otro, de acribillarlo, de sentirte bien cuando otro esté mal, de descargar tus rabias del día con esa persona que está al otro lado de la pantalla, de sentirte “valiente” porque a través de un teléfono le gritas TUS verdades a las personas, de proyectarte, de inmiscuirte en la vida del otro y que, sin conocer nada sobre esa otra persona, emitas juicios de valor.

Recuerda, las redes sociales no tienen por qué darte “valor” para botar toda tu basura mental encima de los demás.

¿No crees que el mundo sería un lugar mejor si todos nos apoyáramos?, ¿si miráramos lo bueno por encima de lo malo?, ¿si simplemente aceptáramos y entendiéramos a los demás, aunque no estuviésemos de acuerdo?

Las palabras hacen daño y a veces más que los golpes; ten esto en cuenta antes de juzgar a otro.

Por otra parte, he visto como en diversas redes sociales, las personas permiten que las traten mal, que las hagan sentirse avergonzadas de quienes son, de permitir que otro le imponga su forma de ver el mundo; si tú eres una de esas personas, quiero decirte algo: eres una persona valiosa, importante e inteligente, y NADIE tiene el derecho de hacerte sentir menos, de avergonzarte, de hacerte sentir tonta o estúpida, nadie tiene la potestad de decirte como vivir tu vida.

Una vez escuche la siguiente frase: nadie tiene el poder de hacerte sentir inferior sin que tú lo permitas.

Esa sencilla oración cambió mi vida, le dio un giro de 180 grados a mi forma de ver el mundo y a mi manera de pensar; con esa frase entendí: solo yo tengo el poder de mis sentimientos, soy yo la única que puede decirse a sí misma cómo actuar, cómo pensar y cómo sentirse, nadie tiene el poder de humillarme, de avergonzarme, de hacerme sentir inferior, solo yo lo tengo y no lo comparto.

Hoy te invito a que reflexiones sobre tu vida y tu comportamiento en las redes sociales; por supuesto, las redes sociales tienen un millón de cosas buenas, pero si las utilizamos imprudentemente pueden llegar a hacernos daño.

Ten algo claro: la atención, el sentimiento de aprobación y el amor que buscas, solo puedes encontrarlo dentro de ti.

¡Nuestra única misión en este mundo es ser felices, sin hacernos daño y sin dañar a otros!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Jaiberly Sánchez

9 comentarios

  • la crítica de los demás es necesaria y positiva; nuestra identidad e imagen se construye sobre todo en ese espejo. Esto no es malo, es como debe ser. Sin embargo, hay que comprender tres cosas al respecto:
    Primero, que la gente vive con mucha ansiedad y frustración, justificadas o no, reconocidas o no. Esto nos inclina a desahogarnos, y odiar y vilipendiar en las redes permite este alivio perverso, pero placentero. Hay que comprender entonces, que todo eso que nos dicen no es real, es sólo odio y frustración que busca manifestarse para no quedarse dentro y enfermar a las personas. En el fondo, no está dirigido a ti; tú sólo te has puesto delante.

    Segundo: no podemos pretender cambiar a los demás o que cambie el mundo; eso es muy «desempoderante», porque pone el control fuera de nuestro alcance. El que es cabrón, pendejo, webon, sinvergüenza, puta o un grande figlio di puttana, se comportará así. El que lo es sólo cuando maneja un carro o comenta en internet, será así en esas situaciones. Somos nosotros los que tenemos que cambiar, y adaptarnos; por ejemplo tomando estos comentarios como lo que son, estupideces pasajeras.

    Tercero: hay que poner distancia. Las mujeres en especial, según las estadísticas, son mucho más vulnerables a abusos verbales y comentarios. Esto es debido a que las otras mujeres prefieren atacar mediante camarillas y comentarios (bitching, como dicen en inglés) que con palizas y puñetazos, que es como recibimos el bullying los chicos de otros chicos. Por eso hay que poner mucho menos corazón en las redes sociales; y dejar las emociones para la vida íntima y cercana. En redes se puede uno sincerar lo justo, comentar lo justo de la vida personal, e implicarse emocionalmente lo justito. Si no, eres o serás una víctima propiciatoria.

    Cuarto: Los comentarios y reacciones de los demás son necesarios para construir nuestra auto-imagen. Esto se llama feedback social. Pero no hay que interpretarlos literalmente, sino «científicamente», teniendo en cuenta quién los dice, o cuando, o por qué. A veces, un insulto es un cumplido, según de donde venga: por ejemplo, a una mujer muy atractiva para los hombres otras mujeres la llamarán puta o zorra tarde o temprano, por envidia. Y si te dicen que vas mal peinada, significa que no encuentran defectos mayores en tu imagen que los que arregla una sesión de peluquería. Son cumplidos involuntarios, son datos útiles si los sabemos interpretar. Los comentarios son más valiosos en función de la capacidad del emisor; no insulta quien quiere, sino quien puede; y no alaba quien quiere, sino quien puede.

    • ¡Estoy de acuerdo con mucho de lo que escribes en el comentario! Sin embargo, solo quiero hacer una observación: por el hecho de que algunos comentarios o críticas no sean «reales», o no vayan dirigidos concretamente «hacia nosotros», por el hecho de que solo sea el reflejo de la basura emocional del que emite el comentario, por el hecho de que todo eso sea «cierto», no les da el poder de hacerlo, no les da el derecho de arrojar su «odio» o «frustración» donde caiga, y es eso, precisamente, en lo que quise hacer énfasis en mi artículo: nadie tiene el derecho de juzgar a otro. Ahora bien, eso de que «no insulta quien quiere, sino quien puede», es totalmente cierto, por eso explico la importancia de sentar límites y regalarle un mapa a los desubicados, sin permitir que esto tenga poder o relevancia dentro de nosotros… pero sin duda a veces es difícil. Gracias por tu valioso comentario. ¡Saludos cordiales!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información