Sociedad

Lectura eficaz



Lectura eficaz - Sociedad

El bloqueo que previene de la confusión y de la ausencia de significado es un enemigo del pensamiento eficaz. ¿Alguna vez has sentido que no sabes por dónde comenzar a desarrollar un tema o cómo continuar el aprendizaje de una disciplina compleja cuando empiezan a surgir muchas preguntas en el proceso? Si ese es tu caso, significa que eres una persona muy creativa; estaré encantado de poder ofrecerte algunas ideas que espero sean de mucha utilidad para ti, en el proceso de leer cualquier libro especializado (la lectura de una obra literaria exige un artículo aparte con temas distintos).

Primero que nada, comienza a relajarte

El flujo de pensamientos, centrado indefinidamente en el mismo objeto atencional, puede volverse muy estresante. Lo último que necesitas es sentirte sometido por la desesperación. Puedes comenzar a respirar profundamente concentrándose en tu ritmo de respiración y observar como éste se vuelve cada vez más suave… hasta que dejas de pensar en todo lo demás. De hecho, meditar antes de realizar alguna actividad física o intelectual mejorará notablemente el desempeño. Una vez has logrado un estado de relajación estimulante, puedes proceder a realizar lo siguiente.

Significado de la lectura

La principal razón por la cual alguien se distrae mientras está leyendo no es la falta de atención sino la ausencia de objetivos definidos. De ese modo, el hecho de que la lectura sea, por decirlo así, » indeterminada » termina prolongándola innecesariamente. ¿Qué significa ese aprendizaje para ti? ¿Tu motivación es interna –razones personales– o externa –sometimiento de las circunstancias–? ¿Qué utilidad tendría para ti? ¿Cómo podría ayudarte a comprender la realidad en la que vives? ¿Cómo podrías aplicarlo a tu vida? Las respuestas a estas preguntas crearán un contexto que te servirá de guía en tu camino.

Conceptos principales

Conocer los conceptos que conforman tu campo de estudio, te permitirá apreciar los componentes dimensionales y los procesos de cada objeto cognoscible. La lectura de complementos como glosarios o prólogos servirán para este fin. Si en el transcurso de conocer dichos conceptos aparecieron algunas dudas importantes, procura anotarlas para abrir nuevas líneas de investigación más tarde.

Análisis etimológico

Es normal encontrar términos poco comunes en los textos especializados, ya sean sobre medicina, derecho, economía, química, etc; por lo cual es imprescindible identificar la raíz etimológica de cada palabra a fin de encontrar exitosamente el significado más adecuado. Sin embargo, en algunos casos el origen del término no siempre estará asociado a la idea que representa, en el lenguaje, de la manera más obvia.

Quiero ilustrar el punto anterior con el siguiente ejemplo: El lóbulo temporal (ubicado arriba de las orejas) es llamado así porque los cabellos de la región donde se encuentra son los primeros en volverse canosos, es decir, en mostrar el paso del tiempo (de la voz latina tempo) en la vida del hombre. Como vimos, la tarea de asociar el término al concepto facilitará la comprensión y adquisición del lenguaje especializado de nuestro campo de estudio.

Organización de la información

En la medida que adquieras mayor agilidad en el uso de los conceptos principales de tu lectura, podrás ordenar toda esa información disponible en el formato que desees: mapa mental, cuadro sinóptico, cuadro comparativo, etc; a fin de realizar novedosas síntesis. ¿Cómo deberás comenzar? Observa las relaciones que existen entre las ideas de tu repertorio. ¿Cuál es la más fundamental, es decir, la que mejor explica la dinámica presente en tu campo de estudio porque está relacionada con el mayor número de ideas? Después de haber identificado el mejor punto de partida, tendrás que seguir el proceso aplicando el mismo criterio de búsqueda y notando los matices que existen entre tus objetos de estudio.

Resúmenes

Finalmente, una vez concluidas las tareas anteriores, deberás escribir un resumen de cada capítulo del libro y anexar los resúmenes de modo que puedas consultarlos periódicamente. Repasar tu material de estudio te permitirá recordarlo con mayor facilidad. De hecho, puedes ahorrar tiempo en la elaboración de tus resúmenes leyendo el sumario de cada capítulo.

Temas afines o nuevas relaciones

Por último, una buena idea para enriquecer tu aprendizaje sería encontrar temas relacionados con tu campo de estudio. ¿Tienes conocimientos sobre psicología? Podrías matizar ese conocimiento aprendiendo sobre Inteligencia artificial o incluso criminología. ¿Te gusta la filosofía? Puedes leer sobre historia universal para conocer el contexto social que vivieron tus autores favoritos. Sin embargo, una propuesta todavía más interesante es la de encontrar relaciones poco comunes entre campos del saber diferentes (en apariencia). Por ejemplo ¿Qué conexión puede haber entre la astrofísica y el psicoanálisis?

Si consideras que mi artículo te gustó lo suficiente, te invito a compartirlo en tus redes sociales y a escribirme un mensaje privado sobre tus opiniones o publicarlo en la sección de comentarios. ¡Lee mis artículos anteriores! ¡Sígueme para que puedas leerme mi contenido lo antes posible!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Efraín Ramírez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.