Literatura

LEYENDAS Y OTROS RELATOS CORTOS

LEYENDAS Y OTROS RELATOS CORTOS - Literatura

EL RENACER DE BÁLDER

Cuando el nuevo Sol coronó el cielo, y una nueva Luna renació para guardar los sueños de los mortales, Bálder, único superviviente del Ragnarök, contempló las negras cenizas de la batalla que cubrió el mundo durante siete largos años.
Luego, todo empezaría de nuevo, pues una nueva edad de los hombres se proyectaba ante sus ojos. Los antiguos dioses habían muerto, y Bálder, último vestigio de otra era, debía buscar consuelo en un nuevo y único Dios, al cual, se encomendaban ahora las nuevas generaciones de hombres y mujeres que debían repoblar la tierra de sus ancestros.

LA LEYENDA DE WOLIN Y MILDRET ( Acto final)

– ¡Vete, corre!- gritaba la princesa Mildret mientras los guardias la retenían.

El joven campesino la miraba sin saber que hacer, pues no quería abandonar a su amada. De pronto, una flecha silvó en el viento atravesando el pecho del muchacho y apagando fulminantemente su mirada. La saeta había salido del arco del Rey Rodes, padre de la muchacha.

-¡No!-gritó la joven desconsolada.-¡Wolin, amor mio!

Las lágrimas brotaban heladas por el rostro de Mildret mientras caía de rodillas al suelo. En un descuido del guardia que la retenía, la princesa consiguió arrebatarle el puñal que llevaba al cinto y escapar corriendo hacia donde se encontraba el cuerpo sin vida de su amado campesino. Al llegar, le arrancó la flecha del pecho, con la esperanza de que todavía continuara con vida; pero no era así. Le besó dulcemente, y dirigiendo una mirada de ira a su padre, se quitó la vida, clavándose el puñal en el corazón y cayendo en los brazos de Wolin. Finalmente, los dos consiguieron escapar juntos y perpetuar su amor por los siglos de los siglos, aunque eso les llevara a la muerte.

Dios, que contemplaba la escena, se conmovió tanto con lo que les había ocurrido a esos dos muchachos, que les concedió un lugar en las estrellas para que su amor pudiera brillar para toda la eternidad.

 

ERA

Era tan hermosa, tan fiera, tan libre, que podría haber estado con cualquier hombre que se propusiera, pero por algún motivo que todavía no alcanzo a comprender, ella me eligió a mi. Yo, un simple mortal, perdido en mi propio camino, y sin más pretensión que la de sentirme libre, sentirme realmente feliz por una vez en la vida y olvidarme del mundo que me rodea, incluso de mi propio ser, fui a parar a los brazos de esa semidiosa. Era tan hermosa, tan fiera, tan libre, tan mujer.

 

BIENVENIDOS A NUEVA ROBOT

Ese maldito montón de chatarra, escondía tras su afilada sonrisa y sus industriales ojos celeste, una pequeña, pero potente cámara panorámica que lo abarcaba todo a su alrededor. Nada escapaba a quien se encontraba tras los mandos de ese metálico ser de aspecto humanoide, que simulaba ser el atento y educado chófer de la empresa de transportes Robotaxi. A su lado, en el salpicadero del vehículo, se descubría una licencia de trabajo, y en ella, se podía ver la fotografía de un hombre de mediana edad, pelo oscuro, y pequeños ojos negruzcos en medio de un rostro de aspecto tranquilo y afable. Durante el trayecto, el hombre que minutos antes había parado el robotaxi para dirigirse al centro de la ciudad de Nueva Robot, se preguntaba que desde donde controlarían estas máquinas, y que si este sistema era seguro. Además, ¿sería el hombre de la licencia el verdadero controlador del vehículo? y si no era así, ¿por qué conducen los robots y no los hombres en este lugar?

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

miquelangelo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.